sábado, 25 de mayo del 2024 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Todo cambia, nada permanece

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en General    ~    Comentarios Comments (2)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

El ciclo de las estrellas

 

Sobre las estrellas - Estrellario

Dependiendo de sus masas, al final de sus “vidas” serán enanas blancas, estrellas de neutrones, o, agujeros negros. Se habla de la posible existencia de estrellas de Quarks (que estarían situadas en la escala entre las de neutrones y los agujeros negros), estas estrellas, si existen, estarían formadas por materia extraña de Quarks-Gluones.

El ciclo de vida de las estrellas comienza con la nube de gas y polvo en el espacio, llamada nebulosa, que se colapsa bajo la influencia de la gravedad. A medida que la nebulosa se contrae, su temperatura y presión aumentan hasta que la fusión nuclear comienza en su núcleo, y se convierte en una estrella.

 

El principio de exclusión de pauli | PPTPrincipio de exclusión de Pauli - Wikipedia, la enciclopedia libre

Estrellas como el Sol, de poca masa, al final de su vida en la Secuencia Principal, se convierte en Enana Blanca después de haber pasado por la fase de Gigante Roja. Expulsa las capas exteriores al Espacio Interestelar y forma una Nebulosa Planetaria.

El resto de la ingente masa se contrae sobre sí misma obligada por la Gravedad, y, cuando los electrones (que son Fermiones, sometidos al principio de exclusión de Pauli), se ven tan juntos, sienten una especie de “claustrofobia y se degeneran, y, entonces, comienzan a moverse con velocidades relativistas hasta el punto que frena a la Gravedad, y, lo que queda es la estrella enana blanca que radia en el ultravioleta rabioso que ioniza a la Nebulosa Planetaria como la que abajo vemos.

 

Nebulosas planetarias: qué son y por qué se llaman asíNebulosa planetaria - Wikipedia, la enciclopedia libre

    Nebulosa Planetaria y en el centro el punto blanco que es la enana blanca

Lo cierto es que pasados muchos años, la enana blanca se va enfriando hasta terminar como un cadáver  estelar, que es el fin de estrellas como nuestro Sol después de fusionar elementos sencillos en otros más complejos durante miles de millones de años.

Emilio Silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 8 de mayo del 2024 a las 10:59

    Es cierto, todo cambia y nada permanece.

    Alguna vez hemos oído decir “Polvo eres y en polvo te convertirás”.

    La frase tiene mucho sentido si tenemos en cuenta que somos ¡Polvo de Estrellas! En realidad la frase se refiere a que, estamos hechos de los materiales (elementos), creados en las estrellas durante miles de millones de años que, desde una Nebulosa dio lugar a la formación de nuevas estrellas y nuevos mundos, y, ¿por qué no? Nuevas formas de vida.

    “Nació” el Universo en aquella (supuesta transición de fase, no hemos encontrado nada mejor), y, con el también nacieron el Tiempo y la Entropía.

    desde entonces, el inexorable transcurrir del Tiempo ha permitido que la Entropía haga su trabajo, y, lo nuevo se convierte en viejo, los objetos se transforman y se convierten en algo distinto a lo que en un principio fueron, esa es la regla, el Principio inamovible que impone el Universo para renovarse así mismo y todo lo que contiene incluido los seres vivos sin importar de que planeta o galaxias puedan ser.

    ¿Es nuestro propio planeta igual ahora que lo fue en el Pasado? NO, claro que no, los cambios del clima han sido algo natural y lo seguirá siendo independientemente de nuestra presencia en el.

    A lo largo de la Historia no pocos lo han intentado, buscaron la gloria tratando de encontrar esa “Quimera” de la Inmortalidad. Y, claro, la inmortalidad, como la Eternidad o la Nada no existen.

    Las reglas del Universo son inamovibles, los cambios naturales son imparables, todo se irá renovando, las transformaciones son continuas e imparables, y, nunca podremos saber si al final del camino “infinito” de todo ese proceso… ¡Las cosas irán a mejor! Lo más seguro será que NO.

    Aunque eso sí, sin perder la esperanza de que, de lo que quede en ese final, surgirá algo nuevo y maravilloso que dará lugar a un nuevo comienzo.

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 22 de mayo del 2024 a las 8:41

    Creo que la velocidad del Tiempo es inexorable y una Constante de la Naturaleza, no creo que nada exterior la pueda cambiar, y, si acaso, la única posibilidad que se vislumbra de ese posible cambio pueda estar en su paso por los alrededores de una inmensa fuerza gravitatoria que lo pueda ralentizar, y, para ello, ¿Qué duda nos puede caber? Habría que explicar somo se ralentiza algo que no tiene masa?

    Me refiero al Tiempo, que discurre desde que “nació” en el Big Bang, y, hasta donde podemos saber, su caminar es siempre el mismo, nada lo puede frenar ni acelerar, es una constante natural que ninguna fuerza exterior puede cambiar.

    El que los viajeros de una nave muy rápida puedan “ver” como se ralentiza el Tiempo si la nave viaja a la velocidad de la luz… ¡Es dudoso! Más bien puedo creer que es la nave la que adelantó al Tiempo corriendo más que él, y, los viajeros, se quedan con la falsa sensación de que es el Tiempo el que se paró.

    Cuando miramos por la ventanilla del automóvil que viaja a toda velocidad, vemos como los árboles de los laterales del camino “corren” al igual que otros objetos que estén por allí estacionados. Sin embargo, no es así, corremos nosotros, lo otro es una sensación.

    Esto de la paradoja de los gemelos nunca me llegó a convencer. NI los relojes atómicos viajeros tampoco.

    El Tiempo corre como corre y, por mucho que hagamos nosotros, su velocidad será constante siempre. Es decir, un segundo siempre será un segundo y un minuto un minuto. Dejando de lado el Tiempo de Plancks.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting