sábado, 12 de junio del 2021 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡La Curiosidad! La madre del saber

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Recordando el pasado    ~    Comentarios Comments (2)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Buscando Historias del Pasado

 

                      ¡Qué bonito sería si las piedras pudieran hablar!  ¿Qué nos contarían éstas?

Todos los asiduos a este lugar, sabéis de mi curiosidad insaciable por las cosas, por lo que pasó, por las Civilizaciones antiguas, por los misterios que la materia encierra, y, en fin, por el Universo y las historias de las criaturas que lo pueblan y que, en la antigüedad,  estuvieran aquí.

Los templos antiguos más fascinantes de Asia10 magníficos templos de AsiaLos templos antiguos más fascinantes de AsiaLos 20 Palacios más Bellos del Mundo ❤️ - Los Viajes de Domi

Hipótesis de los antiguos astronautas - Wikipedia, la enciclopedia libreHipótesis de los antiguos astronautas - Wikipedia, la enciclopedia libre

Existen lugares en los que, se han conservado más vivos y realistas los recuerdos del pasado y, en la India, donde al contrario que en la China, no cruzan el cielo los Dragones, serpientes o Aves monstruosas, nos dicen que fueron máquinas, las que, para el asombro de todos, cruzaban el cielo. En las dos últimas imágenes queda representada la hipótesis de los antiguos astronautas.

JAMES CHURCHWARD – ZOGI DE MUJames Churchward - Alchetron, The Free Social Encyclopedia

“Siendo Coronel Aviador del Ejército Británico, viajaba constantemente, realizando tareas para su País. Por el año 1868 cumplió funciones en la India, como oficial de Inteligencia para el Gobierno Británico. Aquí conoció en un templo Hindú, a un Sumo Sacerdote Budista, colaborando con él en su obra. Así se forjo entre ambos, una franca y sincera amistad.
El monje por condescendencia y amabilidad, le enseñó varios sets de antiguas tabletas de arcilla que estuvieron escondidas en las bóvedas del templo por varios siglos. Estaban ya quemadas por el sol y abandonadas por los sacerdotes del templo los últimos años.
Churchward logró el acceso a todos estos registros, después de superar la renuencia inicial del sacerdote, para sacar las Tablillas y mostrarlas todas.
Con la ayuda de su nuevo amigo, aprendió como descifrar las inscripciones de las antiguas tabletas y mientras las traducía, se dio cuenta que se había tropezado con la increíble historia de un gran continente perdido.
Una tierra más allá del gran mar oriental, una zona del océano Pacífico conocido hoy, como “Anillo de Fuego del Pacífico”.
Después de haber dominado este idioma, descubre en la lectura, que las tablillas se originaron en el lugar donde el hombre apareció por primera vez en el planeta, el continente Mu.”

Map from 1926
“Lost Continent of Mu Motherland of Man”

by James Churchward

 

 

“Las Tablillas estaban escritas por los Naacals en, Naga-Maya, una lengua muerta antigua. Supuestamente perdido, hacia ya mucho tiempo. Y sólo otras dos personas más en la India, podían descifrarlas.
Las tablillas hablaban de una gran civilización que se había alzado, florecido y decaído mucho tiempo antes que todas las conocidas por los estudiosos. Era el gran continente de Mu, la madre patria de todas las razas de la tierra.

“Y la hipótesis de Churchward parecería confirmarse, ya que los jeroglíficos de la cultura del Indo eran sorprendentemente parecidos a los de la isla de Pascua, cercana a la ubicación más conocida de Mu.”

El conocimiento en partes quedó incompleto, ya que las tabletas disponibles eran fragmentos de textos mayores. Por esto, Churchward busco y busco, siguió los pasos de esta nueva civilización misteriosa por los confines de la tierra. Fue poniendo juntas todas las piezas de un gran rompecabezas. Así, fue adquiriendo más y más información, hasta que una maravillosa imagen se empezó a formar. Era la impresionante figura de un vasto continente del océano pacífico, que junto nuevamente con sus habitantes, también desaparecidos muchísimos años atrás.

ESCENARIOS El continente de Mu

Así renació MU. Cobro nuevamente vida y esplendor, en la mente y el corazón de Churchward.
El resultado final, de la inmensa labor de investigación y acopio que realizó, lo plasma en la publicación de su libro “El continente perdido de Mu: patria del hombre”. En donde según él, demuestra la existencia de este continente, perdido en el Océano Pacífico.
Churchward relata que: de acuerdo con el mito de la creación leído en las tablillas, por efecto de la expansión de los gases volcánicos subterráneos, Mu se había levantado por encima del nivel del mar. Y su desaparición, ocurrió después de una serie de terremotos y erupciones volcánicas. Fue completamente arrasada casi en una sola noche. La tierra rota, fue cayendo en ese gran abismo de fuego y cubierta por cincuenta millones de kilómetros cuadrados de agua. Según Churchward, Mu se extendía desde algún lugar al norte de Hawai y hacia el sur, hasta Fijis y Mangaia. Y se extendía de este a oeste, desde las Marianas, a la Isla de Pascua.”

El Jardín del Edén, ¿estaba en el continente perdido de Mu? - Google GroupsBIOGRAFÍAS DE ARTISTAS PLÁSTICOS ,ESCULTORES Y MUSEOS DEL MUNDO.: El Jardín  del Edén, ¿estaba en el continente perdido de Mu?CRÓNICA DE ATLANTIS, el blog: 2017Naacal - Yog-SotheríaEL CONTINENTE PERDIDO DE MU - PDF Descargar libre

Las tabletas de Naacal y registros escritos en Maya, Egipto y la India, que cuentan la destrucción de Mu.

Arte_Historia_Estudios: Capítulo 10 - Arquitectura HindúVijayraghav Mandir, Ayodhya.jpg

                       Templo de Rishi en Ayhodya.

James Churchward, el desconcertante estudioso inglés cuyas investigaciones no son nada desdeñables, siempre y cuando no se aproximan a las especulaciones teosofistas, nos habla de un manuscrito que contiene la descripción de una nave aérea de hace 20.000 años.

“La energía” –detalla en una obra redactada varios lustros antes de que se hablara de astronaves y satélites artificiales- se obtiene de la atmósfera de manera simple y poco costosa. En la obra daba una amplia explicación del motor y sus compartimentos y cámaras y de las increíbles propiedades que la nave tenía que, incluso, podía quedar estática en el aire, o, salir disparada como un rayo hacia lo más alto del cielo hasta desaparecer de la vista.

¿Fantasías? Escuchemos un relato de la Academia Internacional de Investigaciones sánscritas de Mysore: “Los manuscritos cuya traducción del sánscrito presentamos, describen varios tipos de “vimana” (naves que se mueven por sí mismas), capaces de viajar por su propio impulso por tierra, agua y aire, y, asimismo, de planeta a planeta. Parece que los vehículos aéreos podían detenerse en el cielo hasta quedar inmóviles, y que estaban dotados de instrumentos capaces de señalar, incluso a distancia, la presencia de aparatos enemigos.

(El relato fue publicado en la India por el especialista Maharshi Bharadaja con el título Aeronáutica del pasado prehistórico.)

Numerosísimos testimonios nos vienen a confirman ampliamente lo anterior. Por ejemplo tenemos una amplia muestra en  el Samaranganasutradhara que narra la historia de vuelos fantásticos realizados por el mundo, y hacia el Sol y las estrellas. Un documento de época precristiana nos suministra una detallada descripción del carro celeste de Rama. La narración nos dice: “…el carro se movía por sí solo y era grande y estaba bien pintado; tenía dos pisos, muchas habitaciones y ventanas…”, cuyas hazañas, canta Valmiki el Herodoto indio: “El carro celeste, que posee una fuerza admirable, alada de velocidad, dorado en su forma y en su esplendor… El carro celeste ascendió por encima de la colina y del valle boscoso…alado como el rayo, dardo de Indra, fatal como el relámpago del cielo, envuelto en humo y destellos flameantes, rápida proa circular” (del Ramayana, que narra la epopeya de Rama).

Centenares y centenares de historias semejantes nos podemos encontrar a lo largo de las tradiciones hindúes: “ahí va la divina Maya volando en un carro de oro circular, que mide 12.000 codos de circunferencia, capaz de alcanzar las estrellas”, y, hete aquí el “caballo metálico del cielo” del rey Satrugit y el “carruaje del aire” del rey Pururavas. También el siglo IV de nuestra era encontramos a un héroe aeronauta, el monje budista Gunarvarman, quien se va desde Ceylán a Java en un aparato similar a los antiguos, sacado quién sabe de dónde.

Según se deduce de estos antiquísimos manuscritos en sánscrito, aquellos hindúes prehistóricos (o lo que realmente pudieran ser), no utilizaban aquellos ingenios voladores para excursiones de placer, sino que, según nos cuentan los relatos, las acciones bélicas eran también cotidianas que describen terribles batallas.

File:Angkor Wat 005.JPG

Un bajorrelieve en Angkor Wat (Camboya) representa a Rávana  Rávana peleando en la batalla de Lanka, el clímax del Ramaiana.

Rávana, el rey de los demonios de Ceylán, enemigo mortal de Rama, “voló sobre los adversarios (según nos narra un manuscrito del año 500 a, de C.) haciendo caer ingenios que causaron grandes destrucciones. Finalmente, fue capturado y muerto, y su máquina celeste cayó en manos del capitán hindú Ram Chandra, quién, sirviéndose de ella, voló a la capital, Adjhudia…”

Y esto no son más que bagatelas. “El Bhisma Parva –recuerda Drake- menciona armas como la “verga de Brahma” y el “Rayo de Indra”, cuyos efectos se parecen a los producidos por la energía nuclear. El Drona Parva nos habla del “señor Mahadeva” y de sus terribles lanzas volantes (¿misiles?) capaces de destruir ciudades enteras fortificadas…, y describe las fantásticas armas de Agni, que aniquilaron ejércitos completos y devastaron la Tierra como bombas de Hidrógeno.”

¿Es posible que no se hayan conservado trazas de estos alucinantes conflictos? Los restos existen, y numerosísimos –responden los investigadores-. Basta que nos tomemos la molestia de ir en su busca. No es una empresa fácil, desde luego, puesto que, desde hace milenios la jungla se ha espesado sobre las ruinas, pero si consiguiéramos localizar todas las “ciudades muertas” de la gran península, constelaríamos el mapa de la India de tantos puntos como los que, en un Atlas, nos indican los centros de población actuales.

De vez en cuando aparecen descripciones a este respecto que nos dejan perplejos. El explorador De Camp, por ejemplo, refirió haber visto, en la zona que se extiende entre el Ganges y los montes Rajmahal, ruinas carbonizadas por algo que no podía ser un simple incendio, por violento que éste fuera. Algunas piedras gigantescas aparecían fundidas y desenterradas en varios puntos, “como bloques de estaño afectados por la salpicadura de una colada de acero”.

Más al Sur, el oficial británico J. Campbell se topó, en los años veinte, con ruinas similares, y quedó sorprendido por un extrañísimo detalle: en el pavimento semivitrificado de lo que debió de ser un patio interior, parecían haber sido impresas, por una fuerza desconocida, formas de cuerpos humanos.

Otros viajeros refieren haber descubierto en el corazón de los bosques indios ruinas de edificios nunca vistos, con paredes “semejantes a gruesas losas de cristal” asimismo perforadas, resquebrajadas y corroídas por agentes desconocidos. Y habiendo penetrado en una de estas construcciones, parecida a una cúpula baja, el explorador y cazador H. J. Hamilton se encontró con la mayor sorpresa de su vida.

“En una parte –recuerda-, el suelo cedió bajo mis pies con un extraño crujido. Me puse a seguro y, luego, ensanché con la culata del fusil el boquete que se había abierto, y me introduje en él. Me encontré en una estancia larga y estrecha que recibía luz por una grieta de la bóveda. Al fondo, vi una especie de mesa y un asiento del mismo “cristal” de que estaban hechas las paredes.

En el asiento, se enroscaba una forma extraña, e contornos vagamente humanos. Observándola de cerca, me pareció, al principio, que se trataba de una estatua deteriorada por la acción del tiempo, pero, luego, descubrí algo que me llenó de horror: bajo el “vidrio” que revestía aquella estatua, ¡se podían distinguir claramente los detalles del esqueleto!”.

Muros, muebles y seres humanos vitrificados… ¿Qué tremendos secretos se esconden entre las líneas del Mahabrata y del Drona Parva?

Si nos perdemos por los laberintos de las historias que nos cuentan del pasado… Nos llevarán a conocer otros mundos inimaginables.

emilio silvera

 

  1. 1
    José Luis
    el 6 de diciembre del 2013 a las 14:05

    Querido Emilio. sin curiosidad no hay inquietud, sin inquietud no hay motivación, sin motivación no puede haber conocimiento, sin conocimiento no hay investigación científica, sin investigación científica no hay desarrollo humano, sin desarrollo humano, no hay bienestar, sin no hay bienestar no se pude bienser, si no hay bienser, no se puede tener bientener. sin bientener no se puede ser bienfeliz, sin no se es bienfeliz, no se puede ser saludable en todos los niveles humanos. Bien entonces la curiosidad sera el principio de todas las cosas, quiero pensar que como curiosidad dio inicio esta pagina web, al menos así fue en mi caso la primera ves que entre a ella, me motivo, me gusto su contenido, vi la oportunidad de aprender, he investigado en libros, los contenidos encontrados de tu pagina, me siento satisfecho con lo aprendido y siento estar creciendo, aun a mi alta edad, como humano, como ingeniero, como maestro. como padre y abuelo que soy.
    Recibe un fuerte abrazo desde México
    J.L.G.Q. 

    Responder
    • 1.1
      emilio silvera
      el 7 de diciembre del 2013 a las 7:31

      Estimado José Luis:
      Dices bien, y puede que la curiosidad sea la semilla a partir de la germina todo eso que dices. Lo “curioso” del caso es que, generalmente, se suele decir que la curiosidad se da más fuerte en los jóvenes, toda vez que, los de más edad, habiendo vivido muchas experiencias, tienen esa parte de su Ser más limitada. Sin embargo, no es así en mi caso que, de manera continuada siento la necesidad de seguir curioseando sobre aquellos temas y cuestiones que me interesan y, desde luego siento, que es mucho lo que me queda por saber.
      Como decía Feynman: ¡El placer de descubrir! Es mucha la satisfacción personal que podemos llegar a sentir cuando se llega a comprender el por qué de los comportamientos de la Naturaleza. Nunca nos cansaremos de buscar y, como muy bien dices, de ese querer saber vienen todos los adelantos y mejoras que nuestra especie ha conseguido durante miles de años en los que, soportó las inclemencias y observó para evitarlas dentro de lo posible mientras sus mentes evolucionaban sin dejar de sentir esa “curiosidad” que nos lleva, en volandas, hacia el futuro.
      La curiosidad es un ingrediente que está presente en muchos seres vivos, y, en nuestra especie, es tan fuerte que nos lleva hacia lo desconocido que, no en pocas ocasiones, conlleva un peligro que nos puede costar un alto precio, el desvelar el misterio que tratamos de desvelar. Sin embargo, ahí estamos. La curiosidad unidad a nuestros pensamientos complejos y a nuestra imaginación desbordante, nos lleva mucho más allá de lo que realmente, podemos lllegar. Ese “motor” hacieron posible empresas y logros que parecían imposible.
      El día que nuestra curiosidad no esté con nosotros… ¡Habrá comenzado la decadencia de la especie!
      Es cierto que, de alguna manera, este lugar comenzó por la inquietud de interaccionar con todos vosotros, los visitantes de la Web, para comportir ideas y pensamientos y comprobar en qué podía desembocar el experimento. Lo cierto es que, el recorrido ha sido muy satisfactorio y los rendimientos altamente positivos, ya que, no tratándose de conseguir ninguna clase de beneficios monetarios, sino que, por el contrario, se trataba de intercambiar ideas, pareceres y pensamientos sobre un variado conjunto de saberes de la Humanidad en las distintas disciplinas científicas y, desde luego, todos hemos aprendido alguna cosa de los demás. La experiencia ha sido buena y seguiremos alimentando la curiosidad de muchos a la vez que la propia.
      Un abrazo amigo y que la salud te acompañe.
       
       
       

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting