domingo, 24 de octubre del 2021 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Energías de nuestro propio planeta

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Ciencia futura    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Estamos en una época en la que existe la convicción de que buena parte del desarrollo tecnológico del futuro dependerá de la capacidad que tengamos para fabricar dispositivos con un tamaño comprendido entre el de los átomos (< 1 mm) y el de los dispositivos actuales (≈ 100 nm). Con estas dimensiones, la materia presenta comportamientos peculiares, en muchos casos de origen cuántico, que no resultan de una simple extrapolación de sus propiedades macroscópicas (mecánicas, electrónicas, magnéticas, químicas u ópticas), y que por ello son, a menudo, sorprendentes. Estas dimensiones corresponden al territorio límite entre la química molecular y supramolecular, y la física del estado sólido. El estudio de la materia a escala nanométrica y su utilización para la fabricación de compuestos (componentes) y dispositivos con prestaciones avanzadas y novedosas reciben el nombre de, respectivamente, nanociencia y nanotecnología.

 Desarrollo de dispositivos nanométricos.

El IDM está trabajando en el desarrollo de “puertas nanoscópicas moleculares” mediante el anclaje de moléculas que actúan de “puerta” en las aperturas de los poros de sistemas mesoporosos y que permiten el control del acceso o salida de sustancias del interior de los poros a la disolución o viceversa.

Curiosamente, existe una creencia bastante arraigada en amplios sectores de la comunidad científica de que la fotónica (conjunto de tecnologías relacionadas con la luz) es un campo que cae fuera del universo de la nanotecnología. La creencia se apoya en el clásico criterio de Rayleigh de que la resolución espacial de un sistema óptico está limitada por la longitud de onda de la luz (≈ 500 nm), y por ello es próxima al micrómetro, muy lejos de los requisitos de la nanotecnología. Por otra parte, cuidado con los aprovechados que tratan de utilizar estos medios en su parte pseudocientifica para captar dinero de los ignorantes.

La “Reflexología Celular por Estimulación Fotónica”, que se vende a 200€ la sesión, asegura un rápido exito en acabar con el tabaquismo, asegurando que aplica la física para conseguir desengancharse del tabaco. Sin embargo, analizando las bases de la supuesta revolución médica no encontramos más que pura charalatanería típica de cualquier remedio mágico.

Yo, por mi parte, estimo que esta división es sin duda errónea, y hoy en día la fotónica está íntimamente implicada con la nanotecnología, e incluso se puede hablar propiamente de nanofotónica, de igual manera que se puede hablar de nanoelectrónica o de nanomagnetismo.

La nanofotónica es una de las tecnologías del futuro y por eso nos interesa . Puede parecer que la nanofotónica es alta tecnología sólo apta para aplicaciones industriales e informáticas, sin embargo cuando esta tecnología esté lo suficientemente desarrollada tendrá su influencia en todos los ámbitos del día a día de las personas.

La Nanofotónica es la ciencia que se ocupa del estudio de las interacciones entre la materia y la luz a escala nanométrica, así como de la fabricación de material nanoestructurado que procesan ondas de luz. La fabricación de materiales nanoestructurados es la ciencia e ingeniería que recibe el nombre de nanotecnología. La nanofotónica es, por tanto, una nanotecnología que se basa en la fotónica como medio.

¡Qué maravilloso cuando, dentro de muchos años, podamos dominar técnicas que ahora nos parecerían milagrosas! Algún día construiremos instrumentos que, como un pequeño reloj de pulsera, creará a nuestro alrededor un campo capaz de repeler los electrones de una pared, de tal manera que, sin dificultad alguna, nos permita traspasarla como si fuéramos un fantasma. Sí, suena a ciencia ficción, pero será posible como el transportar objetos de un lugar a otro mediante máquinas que desintegran la materia en Madrid, y en una fracción de segundo, la enviarían a Londres.

Pero a pesar de ello, de tanto adelanto y tantos conocimientos, el milagro reside en otra parte: ¡necesitamos querer y que nos quieran! ¡Podemos llorar y reír! ¡Sentir esos momentos fugaces que, aunque efímeros, conforman la felicidad!

 

 

Las fuerzas que mueven el mundo, esas que están dentro de nosotros y que no podemos refrenar. Nos llevan a querer y hacer que nos quieran y, a partir de ellas, obtenemos la continuidad, es nuestra manera de luchar contra la Entropía siempre destructora que con el paso del tiempo todo lo transforma. Bueno, todo no, el Amor si es verdadero es infinito y perdura para siempre.

¿Cuantas veces, por ignorancia, ahn sido confundidos los valores de las cosas? En lo sencillo, ahí reside lo que realmente tiene valor humano. La sonrisa de un niño cuyos brillantes ojos reflejan la felicidad de su inocencia, la cálida mirada de la amada que, arrobada te envía un silencioso mensaje que sólo tú, puedes comprender, ese momento que, cogidos de la mano, contemplamos la fascinante puesta de Sol con el horizonte del océano infinito que se pierde en la lejanía, un simple vaso de agua fresca en el hastío veraniego, el calor del hogar en el frío invierno, ese otro calor de inigualable dulzura que, con su amor, te ofrece el ser amado…¿Qué se puede comparar a todo eso?

La vida es corta, el tiempo pasa a más velocidad de la que podemos percibir, y, cuando queremos darnos cuenta, puede ser muy tarde para remediar o suplir algunas carencias o dejaciones que por el camino dejamos. Así que, amigos míos, os aconsejo que, prestéis más atención a las personas queridas, esas que día a día os cuidan y a las que, seguramente, pocas veces les decís cuánto las queréis.

¡Mañana será tarde! Id, remediad lo que aún está a tiempo y, sobre todo, dedicad vuestra dulzura y atenciones a aquellas personas que, realmente lo merecen, esas que, sin pedir nada a cambio, os cuidan silenciosas llevadas por esa energía invisible que proporciona el verdadero amor.

¡Vaya hombre! hoy me he levantado sentimental. ¿Cómo he llegado aquí? ¿No estaba hablando de la nanotecnología y la fotónica?

emilio silvera


 

  1. 1
    floren
    el 23 de noviembre del 2012 a las 17:06

    No es que te hayas levantado sentimental, sino que te dejaste llevar por la energia del amor, y como nó, el articulo andaria incompleto si no hubieras mencionado esa energia, la que todo lo mueve, la que forma parte del Todo para que la vida sea posible, y seguramente tenga más poder e influencia en nuestras vidas, y nuestro entorno, de lo que nosotros podamos percibir y ser conscientes de ello. Tiene un poder transformador, que deberíamos analizar inteligentemente, e ir construyendo nuestro interior y nuestro entorno, entre sus bellos entramados.
    No podiaas hablar de las energias del planeta, y dejar de lado la más importante.
    Amor para todas/os.  

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting