martes, 27 de julio del 2021 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿El futuro? Si no espabilamos…

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en la realidad presente    ~    Comentarios Comments (4)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

File:Red Giant Earth.jpg

 

En cualquier parte que miremos nos dirán que, el que arriba comntemplamos puede ser el panorama de la Tierra cuando nuestro Sol se convierta en una gigante roja para crear una Nebulosa planetaria y convertirse de manera definitiva en una enana blanca. Para entonces ya hará mucho tiempo que la especie humana no andará por aquí. Pero echemos una mirada al devenir del Sol, de la Tierra y… de nosotros.

El futuro del planeta Tierra vendrá determinado por diversos factores, como el incremento de la luminosidad proveniente del Sol, la pérdida de energía calorífica del núcleo de la Tierra,  perturbaciones originadas por otros cuerpos del Sistema solar y variaciones a nivel bioquímico de la superficie de la Tierra. La teoría de Milankovich predice que el planeta seguirá sufriendo ciclos de glaciaciones a causa de la excentricidad de su órbita, la oblicuidad de la eclíptica y la preecesión del planeta. Como parte del ciclo de formación de un sipercontinente, la tectónica de placas la  dará lugar probablemente a un supercontinente dentro de unos 250-350 millones de años. Por ello, en algún momento de los próximos 1500-4500 millones de años, la oblicuidad de la Tierra podría comenzar a sufrir variaciones caóticas, con cambios en la oblicuidad de la eclíptica superiores a 90º.

Entre 1000 y 2000 millones de años en el futuro, también se verá incrementada la radiación solar a raíz de la acumulación de helio en el núcleo del Sol, lo que conllevará la pérdida de los océanos y el cese de la derivas continental. Este proceso proseguirá acentuándose dentro de 4000 millones de años cuando el incremento de temeperatura en la superficie terrestre causará un efecto invernadero descontrolado. Llegados a este punto, la mayoría de la vida en la Tierra, si no toda, ya se habrá extinguido. Finalmente, el destino último más probable del planeta será la absorción por parte del Sol en unos 5500 millones de años, después de que la estrella entre en una fase de gigante roja y se expanda (posiblemente) más allá de la órbita de la Tierra.

El futuro del planeta está estrechamente ligado al del Sol. Como resultado de la acumulación constante de helio en el núcleo del Sol, la luminosidad total de la estrella irá poco a poco en aumento. La luminosidad del Sol crecerá en un 10% en los próximos 1.1 Ga (1100 millones de años) y en un 40% en los próximos 3.5 Ga.  Los modelos climáticos indican que el aumento de la radiación podría tener consecuencias nefastas en la Tierra, incluyendo la pérdida de los océanos del planeta.

Se espera que la Tierra sea habitable por alrededor de otros 500 millones de años a partir de este momento, aunque este periodo podría extenderse hasta 2300 millones años si se elimina el nitrógeno de la atmósfera. El aumento de temperatura en la superficie terrestre acelerará el ciclo del CO2 inorgánico,  lo que reducirá su concentración hasta niveles letalmente bajos para las plantas (10 ppm para la fotosíntesis  C4) dentro de aproximadamente 500 millones a 900 millones de años. La falta de vegetación resultará en la pérdida de oxígeno en la atmósfera, lo que provocará la extinción de la vida animal a lo largo de varios millones de años más. Después de otros mil millones de años, todas las aguas superficiales habrán desaparecido y la temperatura media global alcanzará los 70 °C. Incluso si el Sol fuera eterno y estable, el continuo enfriamiento interior de la Tierra se traduciría en una gran pérdida de CO2 debido a la reducción de la actividad volcánica y el 35% del agua de los océanos podría descender hasta el manto debido a la disminución del vapor de ventilación en las dorsales oceánicas.

El Sol, siguiendo su evolución natural, se convertirá en una gigante roja (como veis en la imagen del comienzo) en unos 5 Ga. Los modelos predicen que el Sol se expandirá hasta unas 250 veces su tamaño actual, alcanzando un radio cercano a 1 UA (unos 150 millones de km). El destino que sufrirá la Tierra entonces no está claro. Siendo una gigante roja, el Sol perderá aproximadamente el 30% de su masa, por lo que sin los efectos de las mareas,  la Tierra se moverá a una órbita de 1.7 UA (unos 250 millones de km) del Sol cuando la estrella alcance su radio máximo. Por lo tanto se espera que el planeta escape inicialmente de ser envuelto por la tenue atmósfera exterior expandida del Sol. Aún así, cualquier forma de vida restante sería destruida por el aumento de la luminosidad del Sol (alcanzando un máximo de cerca de 5000 veces su nivel actual).  Sin embargo, una simulación realizada en 2008 indica que la órbita de la Tierra se decaerá debido a los efectos de marea y arrastre, ocasionando que el planeta penetre en la atmósfera estelar y se vaporice.

File:South pacific.JPG

Así las cosas, dentro de algunos miles de millones de años (o quizás antes), la escena que arriba contemplamos será cosa del pasado y, para cuando eso llegue, esperémos que la Humanidad haya sabido evolucionar lo suficiente como para poder haber buscado otros mundos donde instalarse. Pero, ¿qué pasó antes de todo esto?

File:BlueMarble-2001-2002.jpg

Sabemos que en la actualidad, la Tierra proporciona el único ejemplo de un entorno que ha dado lugar a la evolución de la vida.  Se cree que procesos químicos altamente energéticos produjeron una molécula auto-replicante hace alrededor de 4000 millones de años, y entre hace 3500 y 3800 millones de años existió el último antepasado común universal El desarrollo de la fotosíntesis  permitió que los seres vivos recogiesen de forma directa la energía del Sol; el oxígeno resultante acumulado en la atmósfera formó una capa de ozono (una forma de oxígeno molecular [O3]) en la atmósfera superior. La incorporación de células más pequeñas dentro de las más grandes dio como resultado el desarrollo de las células complejas  llamadas eucariotas. Los verdaderos organismos multicelulares se formaron cuando las células dentro de colonias se hicieron cada vez más especializadas. La vida colonizó la superficie de la Tierra en parte gracias a la absorción de la radiación ultravioleta  por parte de la capa de ozono.

ARN Primigenio

Los microbios encontrados en Yellowstone son los organismos más primitivos que se conocen y son los parientes más cercanos del antepasado original de la vida, estos datos llevan a suponer que la vida tuvo lugar en ambientes calientes, se ha comprobado en los geiseres de las profundidades marinas que arrojan fluidos calientes de metales y compuestos energéticos que pueden desencadenar algunas reacciones químicas necesarias para la evolución de la vida,todo esto en el Precambrico. Era de vida microscópica ,se desarrollaron dos moléculas de fosfato aldehido que unidas forman un fosfato de azúcar posible precursores del ARN. La aparición de seres que se autoreplicaban “genes” (o su equivalente) ocurrió, cuando se llegó a producir fenómenos físico – químicos en un “caldo orgánico: Pre – biótico”;. experimentalmente se han sintetizado sustancias orgánicas, dentro de las cuales están las que conforman el ARN y el ADN.

En la década de 1960 surgió una hipótesis que afirma que durante el período Neoproterozoico, desde 750 hasta los 580 Ma, se produjo una intensa glaciación en la que gran parte del planeta fue cubierto por una capa de hielo. Esta hipótesis ha sido denominada la “Glaciación global” “, y es de particular interés ya que este suceso precedió a la llamada explosión del Cámbrico, en la que las formas de vida multicelulares comenzaron a proliferar.

Tras la explosión del Cámbrico, hace unos 535 Ma se han producido cinco grandes extinciones en masa.  De ellas, el suceso más reciente  ocurrió hace 65 Ma, cuando el impacto de un asteroide provocó la extinción de los dinosaurios no aviarios, así como de otros grandes reptiles, excepto algunos pequeños animales como los mamíferos que por aquel entonces eran similares a las actuales musarañas.  Durante los últimos 65 millones de años los mamíferos se diversificaron, hasta que hace varios millones de años, un animal africano con aspecto de simio, conocido como el orrorin tugenesis, adquirió la capacidad de mantenerse en pie.Esto le permitió utilizar herramientas y favoreció su capacidad de comunicación, proporcionando la nutrición y la estimulación necesarias para desarrollar un cerebro más grande, y permitiendo así la evolución de la raza humana. El desarrollo de la agricultura y de la civilización permitió a los humanos alterar la Tierra en un corto espacio de tiempo como no lo había hecho ninguna otra especie, afectando tanto a la naturaleza como a la diversidad y cantidad de formas de vida.

El presente patrón de edades de hielo comenzó hace alrededor de 40 Ma y luego se intensificó durante el Pleistoceno, hace alrededor de 3 Ma. Desde entonces las regiones en latitudes altas han sido objeto de repetidos ciclos de glaciación y deshielo, en ciclos de 40-100 mil años. La última glaciación continental terminó hace 10 000 años. Del resto de la Historia hasta llegar a nosotros, ya tenemnos más datos y sabemos (más o menos lo que pasó) pero, ¿que nos espera como especie aparte de lo que contamos arriba?

Si miramos el mundo de hoy no podemos tener muchos motivos para estar orgullosos…del todo. Siguen las guerras, discriminamos a otros seres humanos por razones de su raza o religión, nos hemos habituado a contemplar escenas ibhumanas de niños que mueren por el hambre y viven en un mundo infrahumano lleno de todo tipo de carencias y, mientras tanto, tenemos robots en el espacio exterior y en otros planetas, construímos inmensos  aceleradores de partículas queriendo llegar a las profundidades de la creación y, nos creemos ese extendido mito de que somos un “mundo civilizado” pero, ¿lo somos?

 

Hablamos de ciudades flotantes

 

 

De viajar a otros mundos

 

 

Y, mientras tanto, seguimos consintiendo que excenas como esta de arriba sean una realidad en nuestro mundo lleno de hipocresías y de Sociedades construídas sobre la base de falsas democracias y leyes que, la mayoría de las veces, sólo benefician a los poderosos, No existe la igualdad y, mientras eso no sea una realidad…¿qué clase de humanos somos?

Si somos inteligentes para haber llegado a saber todo lo que pasó y (posiblemente) lo que pasará, sabiendo todo eso, conociendo lo efímero de la vida, ¿cómo podemos consentir que seres humanos como nosotros estén postergados y condenados desde su nacimiento sin tener el más mínimo derecho a un futuro mejor?

¡No tenemos remedio!

emilio silvera

 

 

 

 

  1. 1
    Fandila
    el 8 de noviembre del 2012 a las 9:49

    A lo mejor el el encuentro de nuestra galaxia con Andromeda, que tampoco habría de ser tan catastrófico, remediaba la situación.
    Estaría bien que nuestro Sol recibiera un aporte energético a su medida, que sé yo, por multitudes ingentes de pequeños impactos de una protoestrella, cuyo disco se ha dislocado por los efectos de la interacción galáctica. Volveria a rejuvencerse antes de llegar a extremos irreversibles. Pero claro, que no fuese peor el remedio que la enfermedad.
     
    Lo que no sé es cuando podría ocurrir el encuentro con Andrómeda. Aunque puestos a imaginar, la hipotética Némesis también podría ser benefactora de su compañero, todo depende de la evolución del hipotético sol negro repecto a su compañero. 
     
    En ciencia ficción se dan colosales ingenierías cósmicas, por no menos colosales inteligentes de tecnologias y dominios de las fuerzas muy avanzados. Quién sabe a lo largo de 1000 millones de años, qué metas podrían alcanzar nuestros descendiente. Lo difícil será que hasta entonces nos entendamos y nos procuremos recursos para todos, porque para obras tan colosales, pese a la tecnología, todas las manos serán pocas. Y echar mano de los extraterrestres, no valdría, que a lo mejor van a lo suyo. Y es lo que se dice: la realidad supera a la ficción. Claro que eso depende de que realidad se trate.
    Cordiales saludos

    Responder
  2. 2
    Fandila
    el 8 de noviembre del 2012 a las 11:25

    Aunque no lo parezca, el escollo para resolver tanta necesidad y penuria está dentro de nosotros mismos. Nuestro poder más que en otra arma reside en nuestra mente. Pensamos más que sentimos, y lo peor es que a veces tergiversamos nuestros sentimientos. Es problema es de todos, y pese a la abundancia, el instinto, porque es ciego, nos requiere la ambición. ¿Por qué no encaminarnos hacia querencias de calidad y no de cantidad? así sobraría para todos. Queramos o no esa corrección es difícil, pero al tiempo tan fácil como desearla. Y no se ganó Zamora en una hora. Benditos aquellos que han crecidosin más necesidad que la necesaria y han sabido permanecer en esa tónica, pues por lo visto la ambición se contagia como el peor de los virus. Tampoco es necesario tanto, si nos habituamos a vivir a la justa medida.
    Es cierto que en un mundo inestable pueden sobrevenir las vacas flacas. Esa es la valentía que hay que echarle, entender que la vida es un riesgo continuo en cualquier orden. ¿Por que nos empeñamos que cualquiera de ellos puede evitarse con la cantidad, que es prima hermana de la ambición? Si algún día la mentalidad  cambiase, los riesgos de vivir se corresponderían con sus soluciones y solo en la globalidad compartida de todos los seres humanos, existiría la fuerza   para una evolución ética y materialmente sana, porque lo que uno no es el otro se lo suple, y no a la inversa.
    Deberíamos pensarlo y no hacernos los longi.

    Responder
  3. 3
    andres
    el 9 de noviembre del 2012 a las 1:24

    Creo que equella frase que dice que ciertos privilegios conllevan ciertas responsabilidades es una gran verdad en la cual nadie incurre ,solo queremos privilegios y si tomamos responsabilidad en algo es debido a algun privilegio posterior , esto me da mas que pensar que no es que no tengamos remedio sino que huimos de nuestras responsabilidades pensando que por esa causa se acabaran nuestros privilegios lo cual es mas dramatico que carecer de cosciencia como le ocurre al tiburon. muy interesante sigue asi.

    Responder
    • 3.1
      emilio silvera
      el 9 de noviembre del 2012 a las 7:54

      ¡Hola, Andres!
      Siempre eres bienvenido por esta tu casa.
      Saludos cordiales.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting