lunes, 28 de noviembre del 2022 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡El Universo! ¡Qué maravilla!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en General    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Es tan vasto del Universo que, las preguntas sin respuestas forman montañas. Las respuestas que podemos dar, no siempre están sujetas a la realidad y, son teorías y conjeturas de lo que creemos que podría ser. Quizás algún día, dentro de algunos miles de años (si es que aún seguimos aquí), podamos contestar a ese ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Hacia donde vamos?

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 21 de noviembre del 2022 a las 11:39

    Lo cierto es que no nos cansamos de hablar del Universo, de los miles de millones de galaxias que lo conforma y de los objetos más o menos exóticos que en el están presentes, de la asombrosa aparición de la vida en nuestro planeta y, sobre todo ello no paramos de especular, y, a medida que transcurre el Tiempo, las especulaciones se acercan más y más a la realidad de lo que, en cada momento pudo pasar.

    Es verdaderamente encomiable que nosotros, una especie “recién llegada” (en el contexto temporal del Universo -13.760.000 de años-, sólo llevamos aquí el tiempo que se tarda en parpadear), llevados por nuestra curiosidad y afán de saber, confinados en un pequeño planeta de una perdida Galaxia de entre cientos de miles de millones, hallamos podido idear tecnologías que suplan nuestras carencias y nos hallan permitido llegar hasta los confines del Universo, tomar imágenes de lo que existe en lejanas regiones del Cosmos, tratando de descifrar los enigmas que la Naturaleza tenía profundamente escondidos.

    De la Vida, podemos decir otro tanto, ya que hemos hurgado en las entrañas de la Tierra buscando fósiles de especies perdidas y de la nuestra propia para saber sobre los origines de nuestros lejanos antepasados y de como pudimos evolucionar desde la materia “inerte” hasta los pensamientos.

    Una cosa está más que demostrada, cuando no sabíamos alguna cosa y teníamos algún hueco por rellenar, siempre encontrábamos la explicación (al principio) en alguna divinidad, y, más tarde (con muchos más conocimientos), con alguna conjetura plausible que pudiera ser aquella respuesta que incansablemente estábamos buscando. La “materia oscura” es un buen ejemplo de ello.

    Y, a pesar de lo mucho conseguido, seguimos sin poder responder aquellas preguntas:

    ¿De dónde venimos? ¿Para qué estamos aquí? ¿Hacia dónde vamos?

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting