martes, 15 de junio del 2021 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡El Universo! ¿Sabría que íbamos a venir?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Universo y la Vida    ~    Comentarios Comments (12)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 Resultado de imagen de La formación de los mundos

Como se trata de una Ciencia que estudia la naturaleza Física del Universo y de los objetos contenidos en él, fundamentalmente estrellas, galaxias y la composición del espacio entre ellas, así como las consecuencias de las interacciones y transformaciones que en el Cosmos se producen, aquí dejamos una breve secuencia de hechos que, suceden sin cesar en el ámbito del Universo y, gracias a los cuales, existe la Tierra…y, nosotros.

La evolución cósmica de los elementos nos lleva a la formación de los núcleos atómicos simples en el big bang y a una posterior fusión de estos núcleos ligeros para formar otros más pesados y complejos en en el interior de las estrellas, para finalizar el ciclo en las explosiones supernovas donde se plasman aquellos elementos finales de la Tabla Periódica, los más complejos y pesados.

Hay procesos en el Universo que, si pudiera ser posible contemplarlos en directo, serían dignos del mayor asombro. Por ejemplo, a mí me maravilló comprender como se podía formar Carbono en las estrella y, de cómo éstas se valían del llamado “Efecto Triple Alfa” para conseguirlo.

Resultado de imagen de Efecto Triple Alfa"

La fusión en el centro de las estrella se logra cuando la densidad y temperatura son suficientemente altas. Existen varios ciclos de fusión que ocurren en diferentes fases de la vida de una estrella. Estos diferentes ciclos forman los diferentes elementos que conocemos. El primer ciclo de fusión es la fusión del Hidrógeno  hacia Helio. Esta es la fase en la que se encuentra nuestro Sol.

En las estrellas con temperaturas muy altas ocurren otros ciclos de fusiones (ciclos CNO ). A temperaturas aún más altas , el helio que se quema produce Carbono. Finalmente, a temperaturas extremadamente altas se forman los elementos más pesados como el Hierro.

 Resultado de imagen de Cadena Protón-Protón

                                  Cadena Protón-Protón

cadena-pp

En estrellas mucho más masivas que el Sol, en lugar de la cadena protón-protón, la fusión de hidrógeno en helio se produce de una manera más compleja por medio del denominado «ciclo C-N-O (Carbono – Nitrógeno – Oxígeno)», en el cual también se libera gran cantidad de energía, neutrinos electrónicos y fotones —al igual que en la «cadena protón-protón» de nuestro Sol—, pero utilizando esos tres elementos como catalizadores.

Las reacciones internas que ocurren en las estrellas forman a los neutrinos que llegan a la Tierra. Al detectar estos neutrinos, los científicos pueden aprender sobre las fusiones internas en las estrellas. En el proceso de fusión nuclear denominado reacción Protón-Protón las partículas intervinientes son el protón (carga positiva), el neutrón (carga neutra), el positrón (carga positiva, antipartícula del electrón) y el neutrino.

Archivo:Keplers supernova.jpg

En las explosiones supernovas que viene a ser el aspecto más brillante de estos sucesos de transformación de la materia, literalmente, es que la explosión de la estrella genera suficiente energía  sintetizar una enorme variedad de átomos más pesados que el hierro que es el límite donde se paran en la producción de elementos estrellas medianas como nuestro Sol.

Pero, en las estrellas masivas y supermasivas gigantes, con decenas de masas solares, cuando el núcleo de hierro se contrae emite un solo sonido estruendoso, y este retumbar final del gong envía una onda sonara  arriba a través del gas que entran, el resultado es el choque más violento del Universo.

La imagen es un zoom del centro de la galaxia M82, una de las más cercanas galaxias con estrellas explosivas a una distancia de sólo 12 millones de  luz. La imagen de la izquierda, tomada con el Telescopio Espacial Hubble (HST), muestra el cuerpo de la galaxia en azul y el gas hidrógeno expulsado por las estrellas explosivas del centro en rojo.

Más arriba decíamos que aquí está el choque más violento del Universo. En un momento se forjan en la ardiente región de colisión toneladas de oro, plata, mercurio, hierro y plomo, yodo, estaño y cobre. La detonación arroja las capas exteriores de la estrella al espacio interestelar, y , con su valioso cargamento, se expande, deambula durante largo tiempo y se mezcla con las nubes interestelares circundantes.

El más conocido remanente estelar, la Nebulosa del Cangrejo cuyos filamentos nos hablan de complejos materiales que la explosión primaria formó hace ya mucho tiempo, y, que actualmente, sirve de estudio  saber sobre los procesos estelares en este tipo de sucesos. No todos saben que en su interior alberga un pulsar que abajo podemos ver.

El pulsar de la nebulosa del cangrejo, en rojo del hubble

 dejamos una relación de materiales que pueden ser formados en las explosiones supernovas y, cuando se condensan estrellas nuevas a partir de esas nubes, sus planetas heredan los elementos forjados en estrellas anteriores y durante la explosión. La Tierra fue uno de esos planetas y éstos son los antepasados de los escudos de bronce y las espadas de acero con los que los hombres han luchado, y el oro y la plata por los que lucharon, y los clavos de hierro que los hombres del Capitan Cook negociaban por el afecto de las tahitianas.

     En esta región, las estrellas parecen Joyas

La muerte de una estrella supergigante, regenera el espacio interestelar de materiales complejos que, más tarde, forjan estrellas nuevas y mundos ricos en toda clase de elementos que, si tienen suerte de caer en la zona habitable, proporcionará a los seres que allí puedan surgir, los materiales y elementos necesarios para el desarrollo de sus ideas mediante la construcción de máquinas y tecnologías que, de otra manera, no sería posible. Incluso, sin estos materiales, ni esos seres podrían surgir a la vida.

¿No os parece una maravilla? Comenzando con el Hidrógeno, Helio Berilio y Litio en el Big Bang, se continuó con el Carbono, Nitrógeno y Oxígeno en las estrellas de la secuencia principal, y,  más arriba explicaba, se continúa en las estrellas moribundas con el Sodio, Magnesio, Aluminio, Silicio, Azufre, Cloro, Argón, Potasio, Titanio, Hierro, Cobalto, Níquel, Cobre, Cinc…Uranio. ¡Que maravilla!

El Hubble ha captado en los cielos profundos las más extrañas y variadas imágenes de objetos que en el Cosmos puedan estar presentes, sin embargo, pocas tan bellas como las de nuestro planeta Tierra que, es tan rico y especial, gracias a esos procesos que antes hemos contado que ocurren en las estrellas, en las explosiones de supernovas y mediante la creación de esos materiales complejos  los que se encuentran la química biológica para la vida.

Si a partir de las Nebulosas que se forman cuando las estrellas masivas llegan al final de sus vidas, pueden surgir planetas  la Tierra, y, si la Tierra contiene la riqueza de todos esos materiales forjados en las estrellas y en el corazón de esas inmensas explosiones, y, si el Universo está plagado de galaxias en las que, de manera periódica suceden esas explosiones, nos podríamos preguntar: ¿Cuantas “Tierras” podrán existir incluso en nuestra propia Galaxia? Y, ¿Cuántos seres pueden haberse formado a partir de esos materiales complejos forjados en las estrellas?

¡Qué gran secreto tiene el Universo! ¿Cómo se las arregla para crear, las precisas condiciones que dan lugar al surgir de la Vida?

emilio silvera

 

  1. 1
    Fandila Soria
    el 30 de abril del 2019 a las 19:18

      
    ENTRE METAFÍSICA Y FÍSICA
    La consciencia es sentirse como individuo autónomo. Somos lo que sentimos, y al fin y al cabo lo que nuestro cerebro es capaz de detraer del exterior y de lo memorizado.
    Por qué la conciencia. Se es consciente en ese “punto” de la mente siempre en candelero como un pensamiento, aun en la vigilia. Ese punto siempre en candelero que rige las funciones mentales e incluso a su manera, aquellas que se dicen inconscientes. Si el pensamiento fuera múltiple, nuestra consciencia también lo sería. Como si en un mismo país existieran muchos presidentes. Es esa consciencia única y seguramente localizada lo que nos rige, y ese sentimiento tan localizado y casi puntual pero movimiento es el que nos hace saber lo que somos y donde estamos.
    Como todo lo que existe, lo que es, es, porque sigue las normas de las que el natural Universo se dota.
    Y la vida no es menos. Elementos y estructuras son el resultado de combinaciones y recombinaciones probables. La probabilidad de que todo lo existente, es, porque era  posible, y lo fue porque tal probabilidad no tiene límite. Mucha más todavía que la de nuestra imaginación, pues al cabo solo somos una parte insignificante del Todo. Y salvo que el Todo fuera según las mismas leyes nunca nos será posible aprehenderlo en su integridad.

    ¿Por qué yo, como tal, estoy aquí y ahora? Qué tengo de especial que no tenga cualquier otro organismo, y que si su consciencia se lo permite, se haría la misma pregunta. Qué tenemos de más que los animales que también se dotan de cierta consciencia. ¿Somos unos elegidos? ¿En razón a qué? ¿A nuestra mayor perfección e inteligencia? Cómo saber una tal superioridad a lo largo y ancho de algo tan inmenso.
    Qué tenemos de más o de menos que la compleja estructura de un protón  o de la un electrón, que se repiten y repiten hasta la saciedad. ¿Que nuestra gran estructura es mayor, como lo pueda ser, en menor término, el protón respecto a sus componentes? Pero en relación a qué.
    Acaso nosotros no podríamos estar replicados en otros lugares de esa infinitud cuyas condiciones nos fueran favorables.
    Porqué yo estoy aquí y ahora, a lo que nos parece una una probabilidad tan escasa, y que ya no me repita según las inmensas probabilidades según cierta variabilidad más que nada anecdótica
    Por lógica nuestro yo ha de estar multiplicado en la Inmensidad, o nuestra posibilidad de ser sería única.

    Cómo será lo probable.
     
    Saludos

    Responder
  2. 2
    Pedro
    el 30 de abril del 2019 a las 20:52

    “Todo lo que existe, es lo que es porque sigue las normas de las que el natural universo se dota” . Acerca de esá afirmacion: Se me ocurre y ¿Un foton tiene conciencia de foton? Y si decidiara cambiar su identidad en un impostor, el afecto túnel sería otro cantar, y todo se tornaría en un imposible. Osea podríamos decir que la conciencia es consecuencia de violaciones de las propias leyes de la naturaleza, que no se gustaban así mismo o bien quedaron incompletas y de un salto cuantico surgió el cinismo . 

    Responder
    • 2.1
      Fandila Soria
      el 1 de mayo del 2019 a las 18:07

      No entiendo muy bien lo que  quiere decir Pedro. ¿Que acaso todo sea un maremagnum cambiable porque cualquier partícula posea, por ejemplo, libre albedrío?
      El libre albedrío no es lo mismo que la libertad y no hay “libertad sin cadenas” pues a qué se refiere sino a desligarse solo de ciertas ataduras. Depende de a qué ataduras nos refiramos. Claro que “pensar no ocupa lugar”. El “libre” albedrío no existe, pues el margen de llevarlo a la practica depende de todo aquello que nos rodea y pueda cohibirlo. El Universo es una inmensa conjunción de seres sin la cual ninguno de ellos podría ser, en el presente se refiere, pues sería inocuo, inofensivo… e inerte. Ni siquiera una singularidad poseerá esa tal singularidad. El efecto túnel nada tiene que ver con el libre albedrío sino con la capacidad de la onda (Onda partícula) de adaptarse a una estructura y atravesarla, modificándose en su amplitud, frecuencia, velocidad… que luego recupera o cambia según el medio al que surja. No es el fotón el que decide sino el ambiente el que lo deforma. Un fotón es poca cosa frente a la infinidad que al cabo lo mantiene. La consciencia más viene modificada en nuestra propia introspección en el devenir cambiante y por el cambio externo. Cordiales saludos

      Responder
      • 2.1.1
        Pedro
        el 2 de mayo del 2019 a las 20:05

        Remarcando tu frase quería indicar :Si todo está sujeto a las leyes que impone la naturaleza, eso significa que ni libre albedrío ni libertad es posible, determinismo absoluto. Por ejemplo toda la materia y radiación, su interacción es reglada osea supeditada. Osea tiene impuesta una finalidad clara. Pero resulta que ha irrumpido eso que llamamos conciencia, eso significa o bien una de dos o las leyes de la  naturaleza no son fijas, inmutables, perpetuas, sino dinámicas, o bien alguna violacion de sus leyes en algún punto se produce, y como consecuencia surgen los seres vivos creativos en símbolos, entre otros espectros posibles. 
        Todos sabemos que la conciencia es una consecuencia producida por nuestra necesidad en sobre llevar, solventar la adversidad. 
        Osea consecuencia de una interacción con el medio, 
        No obstante un foton también se enfrenta al medio,¿que nos diferencia? 
        Pues que no padece la adversidad del medio y nosotros si, pero, claro que tiene un afán implícito que es irradiar, impetuosidad enérgica. Bueno tampoco me hagas mucho caso. 
        Quiero decir conceptos como conciencia, tiempo, espacio, no son más que entelequias, artificios noseologicos. 
        Lo que hay verdaderamente son partículas, radiación, y campos donde interactuan.  Lo que llamamos leyes no se distinguen en nada de entelequias como el espacio, tiempo, servidumbre y o lenguaje. De hay que materia solo interactua con otra materia u campos adyacentes, Vacío cuantico. 
        La materia no interactua con ninguna entelequia llamada tiempo, ni conciencia sino con otra materia radiación u campo electromagnético u gravitacional, cuantico del vacío. 
        Pongo un ejemplo:un sujeto, analizamos su cerebro morfológicamente, donde reside que sea experto en idiomas indoeuropeas. Osea toda su impetuosidad se desvanece sin más. Pues lo mismo con toda clase de conceptualizacion.. 
        Resumen:Al igual que las partículas interactua unas con otras con mensajeros bosonicos, la conciencia es el virtual mensajero bosonico entre nosotros y el medio. 

        Saludos atodos

        Responder
        • 2.1.1.1
          Emilio Silvera
          el 3 de mayo del 2019 a las 0:10

          Conjeturas y teorías que cuando son debidamente comprobadas pasan a la categoría de Ley. Las leyes fundamentales de la Naturaleza son precisamente llamadas así por el hecho de que han sido comprobadas una y mil veces en distintos lugares y por distintos medios. Esas leyes y esas constantes que hemos llegado a descubrir y que están presentes en nuestro Universo, inciden en toda la dinçamica de nuestro mundo, del sistema solar, de la Galaxia y del Universo en fin. Y, de alguna manera, todo está relacionado y deja notar su presencia (noi importa que lo podamos o no lo podamos ver).

          El Espacio se expande y arrastra con él a los cúmulos de galaxias que cada vez están más separado haciendo más frío el Universo. El paso del Tiempo (aunque tampoco lo podamos ver), deja su huella en todas las cosas y en todos los seres vivos. El Tiempo no es materia y, sin embargo, incide en ella haciendo que cambie y se transforme con su inexorable transcurrir, nada permanece, se van cumpliendo los designios que marca la Entropía en cualquier sistema cerrado, y, va creciendo procurando el deterioro y cambiando lo nuevo por lo viejo.

          La materia interacciona con la materia, con las energías presentes desprendidas o no de la misma materia o generada por fenómenos de fuerzas que no siempre llegamos a comprender, y, entre toda esa vorágine… ¡Surgimos nosotros (y, muy probablemente) otros muchos seres inteligentes provistos de consciencia!

          Somo demasiado jóvenes para poder disponer de los medios necesarios que nos posibiliten llegar a esos otros mundos situados en estrellas demasiado lejanas para nuestros conocimientos actuales, El Universo tiene 13.750 millones de años, y, nosotros, como aquel que dice, llevamos aquí tres días. Como decía el sabio: “Todo se andará… A su debido Tiempo”. Algún día, situado muy lejos en el futuro, quizás nuestra especie domine las técnicas necesarias para poder burlar a la velocidad de la luz y hacer posible viajar a las estrellas.

          Las Civilizaciones (según la Historia conocida), no duran para siempre, y, desaparecen para dejar paso a otros más adelantadas, y, quizás la que venga detrás de la nuestra posea los medios y los conocimientos que les permita, hablar con propiedad y con los conocimientos de causa necesarios de cuestiones que ahora nosotros comentamos por medio de conjeturas y teorías que no han podido ser probadas.

          Así somos, de lo que no sabemos nos inventamos una historia que trata de justificar nuestra ignorancia y, a veces, hasta hemos acertado.

          Saludos cordiales.

  3. 3
    emilio silvera
    el 1 de mayo del 2019 a las 6:18

    “La consciencia es un enigma, probablemente el mayor enigma tanto en filosofía como en ciencia. Las cuestiones fundamentales que plantea son: ¿qué es la consciencia? ¿de dónde procede? y ¿para qué sirve? El filósofo australiano David J. Chalmers distingue entre los “problemas fáciles” y el “problema duro o difícil” (hard problem) de la consciencia. Los problemas fáciles tratan la consciencia como una facultad mental más y analizan temas como la discriminación entre estímulos sensoriales, la integración de la información para guiar el comportamiento o la verbalización de estados internos, cómo se integran los datos sensoriales con la experiencia del pasado, cómo focalizamos la atención o lo que distingue el estado de vigilia del sueño. Pero el “problema difícil” de la consciencia es saber cómo los procesos físicos cerebrales dan lugar a la consciencia, cómo las descargas de millones de neuronas pueden producir la experiencia consciente, la experiencia subjetiva.

    La consciencia no es un fenómeno todo-o-nada, sino que existen diversos niveles de consciencia. Y la transición de la inconsciencia a la consciencia no es simplemente un cambio de una inactividad a una actividad neuronal, sino que supone un cambio en lo que hacen las neuronas, cambio que hoy por hoy es desconocido. El dualismo que subyace a algunas de las teorías sobre la consciencia plantea la cuestión de cómo superarlo, ya que este dualismo no ha podido aclarar cómo es posible que un ente inmaterial pueda interaccionar con la materia que es el cerebro. Estamos lejos de comprender el salto cualitativo que supone pasar de la actividad neuronal del cerebro a la experiencia subjetiva de la consciencia.” 
     
    Por Francisco J. Rubia.

    Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 1 de mayo del 2019 a las 6:36

    La conciencia ha sido, desde siempre, un gran enigma para los filósofos que, no pudiendo explicar el Ser, echaron mano de la metafísica, es decir, aquello que va más allá de la física, ya que, al fín y al cabo, la consciencia no se puede tocar, es algo inmaterial que trasciende a niveles superiores al de la simple materia.

    Hemos llegado a saber sobre temas muy complejos que, ocultos en las entrañas de la Naturaleza, pudieron ser desvelados gracias al estudio, a la observación y al experimento (sin olvidar la inmensa imaginación de la que hemos sido dotados). Pudimos desentrañar los componentes de las estructuras de la materia y desde las infinitesimales y minúsculas partículas, llegamos al núcleo de los átomos y supimos ver todo el entramado que allí existía, los átomos, las moléculas, las células, las sustancias y los cuerpos.

    Estudiamos los mecanismos que estaban presentes en las estrellas y supimos desvelar los procesos mediante los que se formaron los elementos que todo lo conforman, y, cómo se formaban los mundos y las estrellas, imaginamos de mil maneras como se pudio formar la vida a partir de ciertas condiciones en las que intervenían procesos múltiples de temperatura, radiación, luz, el agua, la atmósfera con los ingredientes de Oxígeno, Nitrógeno y otros y un sin fin de parámetros que hicieron posible nuestra presencia en el Universo.

    ¿Qué duda nos puede caber? La consciencia es el enigma mayor de nuestro Universo, está muy por encima de todo lo demás. Ni las estrellas supergigantes y sus transformaciones, o, cualquiera de los fenómenos que en el Cosmos esté presente, ninguno podría ni acercarse a esa maravilla que, partiendo de la “materia inerte” evolucionó hasta la conciencia, los pensamientos, la construcción de ideas, la imaginación, el poder comunicarse mediante el habla, la escritura y las matemáticas…

    La inteligencia en el Universo podría ser, tiene que ser su máximo exponente, y, aunque por separados, todos los seres inteligentes que puedan poblar los infinitos mundos presentes en las galaxias, es posible que al seguir la evolución que no cesa, todos los seres vivos y conscientes, es posible, que alcancen un nivel en el que, confundidos con la luz podamos deambular por el Universo sin restricciones materiales y los límites mortales que ahora transportamos.

    Somos algo que va mucho más allá de nuestro entendimiento, y, como decía el sabio: “Todo lo que podamos imaginar lo podremos hacer realidad con el paso del Tiempo”. Y, algún día, lejos aún en el futuro, quizás hasta lleguemos a comprender.

    Responder
  5. 5
    emilio silvera
    el 2 de mayo del 2019 a las 6:30

    Nuestras Mentes pueden elucubrar tratando de recorrer caminos que no siempre conocemos. Por otra parte, si tenemos en cuanta el entorno y las circunstancias de cada cual, no podemos decir que exista eso que llamamos el Libre Albedrío, nadie puede hacer lo que quiera en todo momento, y, aunque algunos tengan más posibilidades que otros, el tenerlo todo… ¡Nadie lo tiene! Siempre hay “cadenas” que tienen atados y nos supeditan, de una u otra manera a lo que podemos o no podemos hacer. Y, en cuanto a la libertad se refiere, nadie es libre… del todo.

    En el ámbito de la física, muchas son las suposiciones y los escenarios que nos podemos imaginar, y, desde luego, una cosa es lo que podamos imaginar y otra muy distinta lo que en realidad coincida con lo que es. 

    Suponer, imaginar, conjeturar. escenificar situaciones… Todo eso se nos bien e inventamos teorías que unas veces se confirman y otras no. Cuando nos adentramos en lo que conocemos por mecánica cuántica, hay que ir con pies de plomo, no correr demasiado porque, perdemos de vista la perspectiva de la realidad, los fenómenos que allí podemos observar son tan distantes en relación al “mundo” real que… ¡Parece que estamos en un extraño mundo donde pasan cosas ajenas al sentido común!

    Fotones, saltos cuánticos, fluctuaciones de vacío, partículas virtuales, energía de punto cero, materia extraña…

    ¡La luz!

    Sí, tendremos que esperar algún tiempo para que, las nuevas generaciones puedan descifrar las incógnitas que actualmente tienen paralizada la física e impide que, por ejemplo, convivan como buenas amigas las teorías de Planck y de Einstein, es decir, la Relatividad y la mecánica cuántica que, hasta el momento no se soportan.

    Cuando juntamos mecánica cuántica y relatividad, aunque lo expuesto esté racionalmente planteado, al final aquello salta por los aires y aprecen infinitos no renormalizables, no quieren estar juntas. Precisamente por eso, en el Modelo Estándar de la física de partículas, la Gravedad está ausente.

    Sin embargo, es curioso como en la Teoría de cuerdas, ambas teorías conviven tranquilamente al disponer de más dimensiones. Según las matemáticas de esa avanzada teoría, lo que ocurre es que en las Cuerdas subyace la Teoría cuántica de la Relatividad.

    Lo dicho, nos queda mucho que aprender.

    Responder
  6. 6
    Fandila Soria
    el 2 de mayo del 2019 a las 21:42

    Mi enésimo y largo comentario se volatizó.

    Responder
    • 6.1
      Emilio Silvera
      el 2 de mayo del 2019 a las 23:49

      Los duendes de Internet andan sueltos.

      Responder
  7. 7
    Fandila Soria
    el 2 de mayo del 2019 a las 22:34

    Estoy de acuerdo en lo que comentas. Sin embargo lo que dices del fotón, que no se enfrenta a la adversidad del medio, no es. El fotón envejece como nosotros, puede que quizá en mucho más tiempo. Como más complejos, nosotros somos más vulnerables y la adversidad del medio nos deteriora antes.
    “Virtual mensajero bosónico entre nosotros y el medio”.  Y con nosotros mismos.
    La consciencia no es algo concreto que se pueda pesar y medir, ni en realidad podría localizarse en el cerebro dentro de nosotros. Viene a ser una virtualidad como lo son los pensamientos. La globalidad de los pensamientos puede ser interrumpida o desmejorada por los accidentes cerebrales, el coma, o el mal de alzheimer. ¿Qué será la consciencia, porqué cada cual posee la suya? Una función del pensamiento que nos hace sentirnos  lo que somos y podríamos ser. La consciencia “inconsciente” es más parecida a los sueños, cuyo sentido no es muy lógico ni acorde con nuestros sentimientos de individualidad. Aunque haberlos haylos.

    Saludos.

    Responder
    • 7.1
      Emilio Silvera
      el 2 de mayo del 2019 a las 23:49

      Totalmente de acuerdo con todo lo que comentas, así, hasta donde sabemos, son las cosas. Y, desde luego, partimos de la base de que nos queda mucho camino por recorrer, es decir, las preguntas son más abundantes que las respuestas y, gracias a ello, nuestro interés y la curiosidad siguen vivos dentro de nosotros que, mientras llevemos esos “ingredientes” en nuestras mentes, las cosas irán bien. Lo malo sería el creernos que lo sabemos todo, se apoderaría de nosotros el desinterés, desaparecería la curiosidad, y, caeríamos en el más profundo pozo de depresión, nada nos importaría y poco sentido tendría nuestra presencia aquí.

      Lo curioso del caso es que, como bien apuntas, esos pensamientos y esa consciencia, inmateriales o virtuales, que no los podemos ver ni tocar y que, sin embargo, tienen una fuerza descomunal al poder plasmarse en hechos reales, ya que, tenemos la potestad de poderlos expresar y, a veces, convertirlos en realidad.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting