sábado, 12 de junio del 2021 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Nebulosas Planetarias y estrellas enanas blancas

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Nebulosas y estrellas    ~    Comentarios Comments (3)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 File:Ngc2392.jpg

                                 NGC 2392 es una nebulosa planetaria en la constelación de Gérminis

En la imagen de arriba contemplamos la Nebulosa del Esquimal o del Payaso, NGC 2392, que forma un conjunto vistoso. Por su curiosa apariencia, que recuerda a la cara de una persona rodeada por una capucha, recibe también los nombres de Nebulosa Esquimal. Se encuentra, según autores, a unos 3000 o/ 5000 años-luz de la Tierra.

La edad de NGC 2392 se estima en unos 10.000 años, y está compuesta por dos lóbulos elípticos de materia saliendo de la estrella moribunda. Desde nuestra perspectiva, unos de los lóbulos está delante del otro.

Se cree que la forma de la nebulosa se debe a un anillo de material denso alrededor del ecuador de la estrella expulsado durante la fase de gigante roja. Este material denso es arrastrado a una velocidad de 115.000 km/h., impidiendo que el viento estelar, que posee una velocidad mucho mayor, empuje la materia a lo largo del ecuador. Por el contrario, este viento de gran velocidad (1,5 millones de km/h) barre material por encima y debajo de la estrella, formando burbujas alargadas. Estas burbujas, de 1 año luz de longitud y la mitad de anchura, tienen filamentos de materia más densa. No obstante, las líneas que van de dentro a afuera en el anillo exterior (en la capucha) no tienen todavía explicación, si bien su origen puede deberse a la colisión entre gases de baja y alta velocidad.

La Nebulosa del Esquimal fue descubierta por William Herschel  el 17 de enero de 1787.

http://vignette4.wikia.nocookie.net/masseffect/images/7/75/Nebulosa_Reloj_de_Arena.jpg/revision/latest?cb=20150421183346&path-prefix=es

                                                               La Nebulosa Reloj de Arena

Una nebulosa planetaria es una nebulosa de emisión consistente en una envoltura brillante en expansión de plasma y gas ionizado,  expulsada durante la fase de rama asintótica gigante que atraviesan las estrellas gigantes rojas  en los últimos momentos de sus vidas.

Las nebulosas planetarias son objetos de gran importancia en astronpmía,  debido a que desempeñan un papel crucial en la evolución química de las Galaxias,  devolviendo al medio interestelar metales pesados  y otros productos de la nucleosíntesis de las estrellas (como Carbono, Nitrógeno, xígeno, Calcio… y otros).  En galaxias lejanas, las nebulosas planetarias son los únicos objetos de los que se puede obtener información útil acerca de su composición química.

File:NGC6543.jpg

La Nebulosa Ojo de Gato.  Imagen en falso color (visible y rayos X) tomada por el tomada por el Hubble.

La gama y diseños de Nebulosas Planetarias es de muy amplio abanico y, en esa familia de Nubulosas podemos admirar y asombrarnos con algunas que, como la famosa Ojo de Gato (arriba), nos muestra una sinfonía de arquitectónica superpuesta que ni la mente del más avispado arquitecto habría podido soñar.

Enanas Blancas son estrellas misteriosas que, como residuos de otras que fueron, se resisten a “morir” y quedan envueltas en ese manto precioso de nebulosas planetarias durante siglos. Las formas y colores de estas maravillosas figuras han llamado desde siempre la atención de los astrónomos y astrofísicos que se han devanado los sesos para averiguar los mecanismos que allí se han tenido que producir para que esas nebulosas se dejen ver con esas fabulosas formas de exóticas figuras.


fisica

Una enana blanca es una pequeña y densa estrella que es el resultado final de la evolución de todas las estrellas (por el ejemplo el Sol), excepto las muy masivas. Según todos los estudios y observaciones, cálculos, modelos de simulación, etc., estas estrellas se forman cuando, al final de la vida de las estrellas medianas, agotan el combustible de fusión nuclear, se produce el colapso de sus núcleos estelares, y quedan expuestas, cuando las partes exteriores de la estrella son expulsadas al espacio interestelar formar una Nebulosa Planetaria. En el centro de la Nebulosa, queda desnudo un puntito blanco que es, la estrella enana blanca.

El Núcleo se contrae bajo su propia gravedad hasta que, habiendo alcanzado un tamaño similar al de la Tierra , se ha vuelto tan densa (5 x 10 ^8 Kg/m3) que sólo evita su propio colapso por la preseión de degeneración de los electrones (los electrones son fermiones que estando sometidos al Principio de exclusión de Pauli, no pueden ocupar niguno de ellos el mismo lugar de otro al tener el mismo número cuántico y, siendo así, cuando se juntan demasiado, se degeneran y comienzan una frenética carrera que, en su intensidad, incluso frenar la implosión de una estrella -como es el caso de las enanas blancas).

Las enanas blancas se forman con muy altas temperaturas superficiales (por encima de los 10 000 K) debido al calor atrapados en ellas, y liberado por combustiones nucleares previas y por la intensa atracción gravitacional que sólo se ve frenada por la degeneración de los electrones que, finalmente, la estabilizan como estrella enana blanca.

estrellas

tipo de estrellas, con el paso del tiempo, se enfrían gradualmente, volviéndose más débiles y rojas. Las enanas blancas pueden constituir el 30 por ciento de las estrellas de la vecindad solar, aunque debido a sus bajas luminosidades de 10 ^-3 – 10 ^-4 veces la del Sol, pasan desapercibidas. La máxima máxima posible de una enana blanca es de 1,44 masas solares, el límite de Shandrasekhar. Un objeto de masa mayor se contraería aún más y se convertiría en una estrella de neutrones o, de tener mucha masa, en un agujero negro.

Visión artística de una enana blanca, Sirio B – Crédito: NASA, ESA y G. Bacon (STScl)

Las enanas blancas son estrellas calientes y pequeñas, generalmente del tamaño de la Tierra, por lo que su luminosidad es muy baja. Se cree que las enanas blancas son los residuos presentes en el centro de las nebulosas planetarias. Dicho de otra manera, las enanas blancas son el núcleo de las estrellas de baja masa que quedan después de que la envoltura se ha convertido en una nebulosa planetaria.

El núcleo de una enana blanca consiste de material de electrones degenerados. Sin la posibilidad de tener nuevas reacciones nucleares, y probablemente después de haber perdido sus capas externas debido al viento solar y la expulsión de una nebulosa planetaria, la enana blanca se contrae debido a la fuerza de gravedad. La contracción hace que la densidad en el núcleo aumente hasta que se den las condiciones necesarias para tener un material de electrones degenerados. Este material genera presión de degeneración, el cual contrarresta la contracción gravitacional.

                         Procyon B, una débil enana blanca.

Al ser estudiadas más a fondo las propiedades de las enanas blancas se encontró que al aumentar su masa, su radio disminuye. A partir de esto es que se encuentra que hay un límite superior la masa de una enana blanca, el cual se encuentra alrededor de 1.4 masas solares (MS). Si la masa es superior a 1.4 MS la presión de degeneración del núcleo no es suficiente detener la contracción gravitacional. Este se llama el límite de Chandrasekhar.

Debido a la existencia de este límite es que las estrellas de entre 1.4 MS y 11 MS deben perder masa para poder convertirse en enanas blancas. Ya explicamos que dos medios de pérdida de masa son los vientos estelares y la expulsión de nebulosas planetarias. Sin embargo, existen otras posiblidades que se puedan dar en este tipo de estrellas que son muy densas. Por ejemplo, si cerca de alguna de ellas reside otra estrella que esté lo bastante cerca, la enana blanca, poco a poco, puede ir robándole masa a la estrela compañera hasta que, llegado a un punto, ella misma se recicla y se convierte en una estrella de Neutrones.

enanas
A esto da lugar la unión de dos enanas blancas o una enana blanca colisionando con una estrella de neutrones

Después de que una estrella se ha convertido en enana blanca, lo más probable es que su destino sea enfriarse y perder brillo. Debido a que las enanas blancas tienen una baja luminosidad, pierden energía lentamente, por lo que pueden permanecer en etapa en el orden de años. Una vez que se enfrían, se vuelven rocas que se quedan vagando por el Universo. Este es el triste destino de nuestro Sol.

La detección de enanas blancas es difícil, ya que son objetos con un brillo muy débil. Por otro lado, hay ciertas diferencias en las enanas blancas según su masa. Las enanas blancas menos masivas sólo alcanzan a quemar hidrógeno en helio. Es decir, el núcleo de la estrella nunca se comprime lo suficiente como alcanzar la temperatura necesaria para quemar helio en carbono. Las enanas blancas más masivas sí llevan a cabo reacciones nucleares de elementos más pesados, es decir, en su núcleo podemos encontrar carbono y oxígeno.


Comparación de tamaños entre la enana blanca IK Pegasi B (centro abajo), su compañera de clase espectral A IK Pegasi A (izquierda) y el Sol (derecha). enana blanca tiene una temperatura en la superficie de 35.500 K.

Allá por el año 1908, siendo Chandrasekhar un avanzado estudiante de física, vivía en Madrás, en la Bahía de Bengala (En cuyo Puerto trabajó Ramanujan), y, estando en  aquella ciudad el célebre científico Arnold Sommerfeld, le pidió audiciencia y se pudo entrevistar con él que, le vino a decir que la física que estudiaba estaba pasada, que se estaban estudiando nuevos caminos de la física y, sobre todo, uno a cuya teoría se la llamaba mecánica cuántica que podía explicar el comportamiento de lo muy pequeño.



blancas
                  El joven Chandrasekhar

Cuando se despidieron Sommerfeld dio a Chandrasekhar la prueba de imprenta de un artículo técnico que acaba de escribir. Contenía una derivación de las leyes mecanocuánticas que gobiernan grandes conjuntos de electrones comprimidos en volúmenes pequeños, por ejemplo ( este caso) en una estrella enana blanca.

A partir de aquel artículo, Chandrasekhar buscó más información y estudió estos fenómenos estelares que desembocaban en enanas blancas. Este tipo de estrella habían descuibiertas por las astrónomos a través de sus telescopios. Lo misterioso de las enanas blancas era su densidad extraordinariamente alta de la materia en su interior, una densidad muchísimo mayor que la de cualquier otra cosa que los seres humanos hubieran encontrado antes. Chandrasekhar no tenía forma de saberlo cuando abrió un libro de Eddintong que versaba sobre la materia, pero la lucha por desvelar el misterio de alta densidad le obligaría fibnalmente a él y a Eddintong a afrontar la posibilidad de que las estrellas masivas, cuando mueren, pudieran contraerse para formar agujeros negros.

astrofisica

De las enanas blancas más conocidas y cercanas, tenemos a Sirio B. Sirio A y Sirio B son la sexta y la séptima estrellas en orden de proximidad a la Tierra, a 8,6 años-luz de distancia, y Sirio es la estrella más brillante en nuestro cielo. Sirio B orbita en torno a Sirio de la misma manera que lo hace la Tierra alrededor del Sol, pero Sirio B tarde 50 años en completar una órbita a Sirio y la Tierra 1 año al Sol.

Eddintong describía como habían estimado los astrónomos, a partir de observaciones con telescopios, la masa y la circunferencia de Sirio B. La masa era de 0,85 veces la masa del Sol; la circunferencia media 118.000 km. Esto significaba que la densidad media de Sirio B era de 61.000 gramos por centímetro cúbico, es decir 61.000 veces mayor que la densidad del agua. “Este argumento se conoce ya hace algunos años -nos decía Eddintong-” Sin embargo, la mayoría de los astrónomos de aquel tiempo, no se tomaban en serio tal densidad, Sin embargo, si hubieran conocido la verdad que conocemos: (Una masa de 1,05 soles, una circunferencia de 31.000 km y una densidad de 4 millones de gramos por cm3), la habrían considerado aún más absurda.

teorica

Arriba la famosa Nebulosa planetaria ojo de Gato que, en su centro luce una estrella enana blanca de energéticas radiaciones en el ultravioleta y que, a medida que se vaya enfriando, serán de rayos C y radio que, dentro de unos 100 millones de años vieja y fria, será más rojiza y se habrá convertido en un cadáver estelar.

Aquellos trabajos de Chandraskar y Eddintong desembocaron en un profundo conocimiento de las estrellas de neutrones y, se llego a saber el por qué conseguian el equilibrio que las estabilizaba a través de la salvación que, finalmente encontraban, en la mecánica cuántica, cuando los electrones degenerados por causa del Principio de esclusión de Pauli, no dejaban que la fuerza gravitatoria continuara el proceso de contracción de la estrella y así, quedaba estabilizada como estrella de neutrones.

De la misma manera, se repetía el proceso estrellas más masivas que, no pudiendo ser frenadas en su implosión gravitatoria por la degeneración de los electrones, sí que podia frenarse la Gravedad, mediante la degeneración de los Neutrones. Cuando esa estrella más masiva se contraía más y más, el Principio de exclusión de pauli que impide que los fermiones estén juntos, comenzaba su trabajo e impedía que los neutrones (que son fermiones), se juntaran más, entonces, como antes los electrones, se degeneraban y comenzaban a moverse con velocidades relativistas y, tan hecho, impedía, por sí mismo que la Gravedad consiguiera comprimir más la masa de la estrella que, de manera, quedaba convertida, finalmente, en una Estrella de Neutrones.



Enanas Blancas, estrellas misteriosas



Al formarse la estrella de neutrones la estrella se colapsa hasta formar una esfera perfecta con un radio de tan solo unos 10 kilómetros. En este punto la presión neutrónica de Fermi resultante compensa la fuerza gravitatoria y estabiliza la estrella de neutrones. Apenas una cucharilla del material que conforma una estrella de neutrones tendría una masa superior a 5 x 10 ^12 kilogramos.

Los modelos de estrellas de neutrones que se han logrado construir utilizando las leyes físicas presentan varias capas. Las estrella de neutrones presentarían una corteza de hierro muy liso de, aproximadamente, un metro de espesor. Debajo de corteza, prácticamente todo el material está compuesto por núcleos y partículas atómicas fuertemente comprimidos formando un “cristal” sólido de materia nucleica.

Son objetos extremadamente pequeños u densos que surgen cuando estrellas masivas sufren una explosión supernova del II, el núculeo se colapsa bajo su propia gravedad y puede llegar hasta una densidad de 10 ^17 Kg/m3. Los electrones y los protones que están muy juntos se fusionan y forman neutrones. El resultado final consiste solo en neutrones, cuyo material, conforma la estrella del mismo . Con una masa poco mayor que la del Sol, tendría un diámetro de sólo 30 Km, y una densidad mucho mayor que la que habría en un terrón de azúcar con una masa igual a la de toda la humkanidad. Cuanto mayor es la masa de una estrella de neutrones, menor será su diámetro. Está compuesta por un interior de neutrones superfluidos (es decir, neutrones que se comportan como un fluido de viscosidad cero), rodeado por más o menos una corteza sólida de 1 km de grosor compuesta de elementos como el hierro. Los púlsares son estrellas de neutrones magnetizadas en rotación. Las binarias de rayos X masivas también se piensan que contienen estrellas de neutrones.

universo

Todos aquellos argumentos sobre el comportamiento de las enanas blancas vinieron a desembocar en la paradoja de Edddintong que, en realidad, fue resuelta por el Joven Chandrasekhar en el año 1925 al leer un artículo de R.H. Fowler “Sobre la materia densa”. La solución residía en el fallo de las leyes de la física que utilizaba Eddintong. Dichas leyes debían ser reemplazadas por la nueva mecánica cuántica, que describía la presión en el interior de Sirio B y otras enanas blancas como debida no al calor sino a un fenómeno mecanocuántico : los movimientos degenerados de los electrones, también llamado degeneración electrónica.

La degeneración electrónica es algo muy parecido a la claustrofia humana. Cuando la materia es comprimida hasta una densidad 10.000 veces mayor que la de una roca, la nube de electrones en torno a cada uno de sus núcleos atómicos se hace 10.000 veces más condensada, Así, cada electrón queda confinado en una “celda” con un volumen 10.000 veces menor que el volumen en el que previamente podía moverse. Con tan poco espacio disponible, el electrón, como nos pasaría a cualquiera de nosotros, se siente incómodo, siente claustrofobia y comienza a agitarse de manera incontrolada, golpeando con enorme fuerza las paredes de las celdas adyacentes. Nada puede deternerlo, el electrón está obligado a ello por las leyes de la mecánica cuántica. Esto está producido por el Principio de esclusión de Pauli que impide que dos fermiones estén juntos, así que, fuerza es, la que finalmente posibilita que la estrella que se comprime más y más, quede finalmente, constituida estable como una enana blanca.

emilio silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 24 de junio del 2016 a las 10:50

    Cuando podemos comprobar el destino de una estrella como nuestro Sol, y vemos todas las implicaciones que el proceso de su nacimiento, vida y muerte conllevan, resulta fascinante y es como vivir una aventura cosmológica que, en cada una de sus fases, tiene una sencilla explicación, a pesar de que, los acontecimientos, nos parezcan asombroso, unas veces, y, fantásticos y maravillosos otras.
    Que nuestro Sol, dentro de 5.000 millones de años, se pueda convertir al final de su vida en una Nebulosa parecida a una de las de ahí arriba, y que, en su centro, luzca un puntito blanco que será la Enana Blanca en el que se convertirá nuestro Sol, tiene una historia bastante curiosa y no menos interesante.
    Cuando el Sol agote el combustible nuclear de fusión, se convertirá en una Gigante Roja, su expansión hará desaparecer al planeta Mercurio y a Venus que serán engullidos por la nueva estrella, y, la Tierra, quedará muy cerquita de su órbita.
    Antes de que eso suceda, las temperatiras del Sistema solar serán muy elevadas y, los océanos y mares de la Tierra se evaporarán, ninguna clase de vida conocida podrá soportar tal cambio y, la vida en la Tierra, tal como la conocemos, dejará de existir.
    Claro que, sería curioso que pudiéramos conocer los procesos mediante los cualés el Sol se convierte, finalmante, en una enana blanca de alta densidad y radiación.

    El caso es que, cuando la fusión nuclaear deja de funcionar, la estrella pierde la fuerza de expansión que dicha fusión producía y, en tal caso, sólo queda la fuerza de Gravedad que no se ve molestada por nada para realizar su trabajo, asi que, desde ese mismo instante, comienza a “estrujar la masa de nuestro Sol” que se ve comprimida más y más.
    Claro que, tal compresión, hace que los átomos se junten mucho y los electrones se vean comprimidos los unos contra los otros. Como los electrones son Fermiones que tienen el mismo número cuántico, no soportan estar juntos en el mismo lugar, quieren su propia espacio. Así que, cuando la masa de la estrella se condensa hasta límites insospechados, los electrones sufren lo que conocemos como degeneración y, comienzan a moverse de manera frenética a velocidades relativistas, es decir, cercanas a las de la Luz. Entonces, esa degeneración, sí hace que la Gravedad se detenga y no siga comprimiendo la masa de la estrella que, de esa manera, queda estabilizada como estrella enana blanca.
    El fenónomo se llama Principio de Exclusión de Pauli, ningún Fermión puede estar junto, se rechazan con fuerza inusitada, tanto que puede frenar la fuerza de gravedad que ahí está actuando.
    Si la estrella es mayor que el Sol, si tiene más masa, ni la degeneración de los electrones puede frenar la Gravedad, y, entonces, los electrones se fusionan con los protones y se convierten en neutrones que, al ser también fermiones, se degeneran y frenan a la Gravedad, así, lo que queda es una estrella de Neutrones.
    En nuestro Sol, para mucho antes de que todo eso pueda llegar, la Humanidad está buscando los medios de poder esquivar tan gran problema, y, en tanto tiempo por delante, podremos (espero), haber conseguido dominar (ahora sí de verdad), los viajes espaciales a otros mundos, ir lejos hacia las estrellas que, al fin y al cano es donde reside nuestro origen y donde estará nuestro destino.

    Responder
  2. 2
    kike
    el 24 de junio del 2016 a las 14:07

      Pues, respecto al traslado de planeta, creo que convendría ir tomando algunas medidas, pues de seguro que cambiar de una “casa” tan grande y habitada costará muchos esfuerzos y tiempo; de hecho nos costaría miles de años en poder ir trasvasando a la población, dados los ingentes problemas que nos encontraremos.

     Si el planeta elegido es Marte, como parece ser; solo la “terraformación” necesaria durará más de mil años; luego la creación de las infraestructuras mínimas para el asentamiento de decenas de miles de millones de personas que existirán ya en ese tiempo, teniendo en cuenta el desbocado crecimiento de la población que ya existe, tanto que de hecho quizás sea más perentorio cambiar de planeta por exceso d e población mucho antes de que nuestro sol se convierta en gigante roja. 

     Pero el problema es que ni siquiera en Marte tenemos la seguridad de que estaremos a salvo, pues hay dudas del diámetro que alcanzará el Sol, pudiendo tragarse a La Tierra y quedar demasiado cerca de Marte; ¿Pero entonces, a donde podríamos ir?.

     Nuevas suposiciones de lo que podría ocurrir dicen que si el sol se va hinchando, la gravedad sería mucho menor, y que podría ser que la Tierra se viera desligada de su actual órbita por falta de gravedad, y que pasara a una órbita más alejada. No obstante, la vida desaparecerá de todas formas, pero no el planeta, por lo que algunos piensan que lo de Marte sería como ir de alquiler, hasta que el sol se convierta en una enana blanca, con lo que podríamos volver a la Tierra o incluso a Venus y Mercurio.

     Pero posiblemente, a esas alturas, ya habremos considerado que nos encontramos residiendo en un “barrio” poco recomendable, y se hayan tomado medidas para asentarnos en planetas extrasolares, con más garantías para la vida que conocemos. 

     También queda otra posibilidad, que parece la más probable: La completa extinción de la vida en el sistema solar. 

     Y si no, ya “no lo veremos”. 

    Responder
    • 2.1
      Emilio Silvera
      el 25 de junio del 2016 a las 7:04

      Amigo Kike, has tocado un tema que, desde hace mucho tiempo está preocupando a muchos. Aunque la gente corriente no esté al tanto de todo eso que dices en tu comentario, lo cierto es que ,muchos científicos sí que lo están y se desvelan pensando en las muchas posibilidades en contra de la Humanidad y la vida en la Tierra que podrían suceder, la única segura es la de que el Sol, acabado su combustible nuclear se hará gigante roja primero y enana blanca más tarde pero, como bien apuntas, en esos cambios del astro rey, nadie sabe que acontecimientos secundarios podrían afectarnos a nosotros, así que, lo mejor es ir pensando (aunque nos parezca que falta mucho tiempo) en cómo hacer la mudanza con tiempo para atacar los mil y un problemas que tenemos por delante para que todo salga bien.

      Además de todo eso, están los imprevistos que, en tantísimo tiempo pueden ser innumerables: Caída de meteoríto, la atmósfera terrestre que cambie debido a la contaminación, devastadores movimientos de las placas… Nadie puede predecir ninguna de esas catástrofes que nos acechan y contra las que nada podemos hacer, incluso, una más improbable pero que… ¡ahí está! La Invasión por seres más avanzados de otros mundos.

      Claro que, viajar a otro mundo seguro no es cosa valadí, y, aunque nuestros medios en el presente son escasos para acometer una empresa de tal calibre, lo cierto es que, mientras avanzamos y vamos desvelando secretos de la Naturaleza que nos permite, un día lejano en el futuro, realizar hazañas de ese calibre, debemos ir preparando, dentro de lo posible los planes más viables para acometer tal empresa, y, desde luego, también se debería informar al personal de la realidad de donde estamos y lo que se espera (o no se espera pero, que puede pasar en cualquier momento o a largo plazo), para que nadie, cuando ese momento llegara, le cogiera de sorpresa y supiera, al menos, qué comportamiento tener.

      En cuanto a ,oso mundos, tenemos cientos de miles parecidos a la Tierra, lo único que hay que hacer ya se está haciendo y es, localizarlos y tenerlos en una lista de posibles nuevos habitats para la especie humana y otros seres que ahora con nosotros conviven. Pensando en todo esto se apodera de mí algo de tristeza al saber que nada de lo que en ese futuro pueda pasar me tendrá como testigo y, desde luego, la aventura será fascinante.

      Espero que los miembros de nuestra especie, al final del camino, sabrán reaccionar y dejar sus pequeños egoismos para comprender que, ¡todos somos uno! y, entre todos tenemos que ir hacia adelante y acometer empresas de tal calibre que nadie sobrará, cada uno en su lugar de más o menos importancia, tendrá la oportunidad de aportar su granito de arena cuando lleguen algunos de esos momentos que, irremisiblemente… ¡llegarán!

      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting