lunes, 26 de octubre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Unificar las fuerzas de la Naturaleza en una Teoría

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Física    ~    Comentarios Comments (10)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

La discusión de la unificación de las leyes de la Naturaleza fue más bien abstracta, y lo habría seguido siendo si Einstein no hubiese dado el siguiente paso decisivo.  Él comprendió que si el espacio y el tiempo pueden unificarse en una sola entidad, llamada espaciotiempo, entonces quizá la materia y la energía pueden unirse también en una relación dialéctica.  Si las reglas pueden contraerse y los relojes pueden frenarse, razonó, entonces cualquier cosa que midamos con regla y relojes también debe cambiar. (Es deseable dejar aquí una nota aclaratoria de que, todo lo que ahora se cuenta de Einstein, en parte, tiene su fuente en otros científicos que, aportaron la base de sus ideas en las que él se inspiró para llegar hasta la relatividad, y, su efecto fotoeléctrico -que le valió el Nobel de Física- le llegó desde la mente de Planck que, con su cuento de acción, h, le abrió el camino a aquel trabajo).

Archivo:Speed of light from Earth to Moon.gif

La velocidad de la luz recorre la distancia de la Tierra a la Luna en poco más de un segundo

Sin embargo, casi todo en el laboratorio de un físico se mide con regla y relojes. Esto significa que los físicos tendrán que recalibrar todas las magnitudes del laboratorio que una vez dieron por hecho que eran constantes.

http://smolinacalvo.files.wordpress.com/2011/04/250px-world_line-es-svg1.png

En concreto, la energía es una cantidad que depende de cómo midamos las distancias y los intervalos de tiempo.  Un automóvil de prueba que choca a gran velocidad contra una pared de ladrillos tiene obviamente energía.  No obstante, si el veloz automóvil se aproxima a la velocidad de la luz, sus propiedades se distorsionan.  Se contrae como un acordeón y los relojes en su interior se frenan.

Lo que es más importante, Einstein descubrió que la masa del automóvil también aumenta cuando reacelera. Pero  ¿de dónde procede este exceso de masa?  Y él concluyó que procedía de la energía. La masa relativista es la masa de un cuerpo medida por un observador con respecto al cual ese cuerpo se mueve. De acuerdo con la teoría de Einstein,  esta masa está dada por:

donde m0 es su masa en reposo y c es la velocidad de la luz. La masa relativista sólo difiere de la masa en reposo si su velocidad es una fracción apreciable de la velocidad de la luz. Si V= c/2, por ejemplo, la masa relativista es un 15% mayor que la masa en reposo.

                                                     De hecho, cuando una partícula se acerca a la velocidad de c, su masa … ¡aumenta!


 Esto tuvo consecuencias perturbadoras.  Dos de los grandes descubrimientos de la física del siglo XIX fueron la conservación de la masa y la conservación de la energía; es decir, la masa total y la energía total de un sistema cerrado, tomadas por separado, no cambian.

Sin embargo, Einstein decía que cuando un cuerpo material se acerca a la velcoidad de la luz, su masa aumenta y, si puediera llegar  a la velocidad de c, se haría infinita. Por eso precisamente, nada, en el Universo, puede ir más rápido que la luz. Esa es la frontera que impone el Universo para la velocidad. Nació un nuevo principio de conservación que decía que la suma total de la masa y la energía debe siempre permanecer constante.  La materia no desaparece repentinamente, ni la energía brota de la nada.  En este sentido, la materia desaparece sólo para liberar enormes cantidades de energía o viceversa.

  ¿Sabremos alguna vez qué energía es la que sale del “vacío”?

Cuando Einstein tenía 26 años, calculó exactamente cómo debía cambiar la energía si el principio de la relatividad era correcto, y descubrió la relación E=mc2.  Puesto que la velocidad de la luz al cuadrado (c2) es un número astronómicamente grande, una pequeña cantidad de materia puede liberar una enorme cantidad de energía.  Dentro de las partículas más pequeñas de materia hay un almacén de energía, más de un millón de veces la energía liberada en una explosión química.  La materia, en cierto sentido, puede verse como un depósito casi inagotable de energía; es decir, la materia es en realidad, energía condensada.

La materia del Universo…¿donde está?

Einstein supo ver que las dimensiones más altas tienen un propósito: unificar los principios de la Naturaleza.  Al añadir dimensiones más altas podía unir conceptos físicos que, en un mundo tridimensional, no tienen relación, tales como la materia y la energía o el espacio y el tiempo que, gracias a la cuarta dimensión de la relatividad especial, quedaron unificados.

¿Que pensaba Einstein del puente Einstein-Rosen?

El puente de Einstein-Rosen conecta universos diferentes. Einstein creía que cualquier cohete que entrara en el puente sería aplastado, haciendo así imposible la comunicación entre estos dos universos. Sin embargo, cálculos más recientes muestran que el viaje a través del puente, aunque podría ser muy difícil, no sería imposible; existen ciertas posibilidades de que algún día se pudiera realizar

Posteriormente, los puentes de Einstein-Rosen se encontraron pronto en otras soluciones de las ecuaciones gravitatorias, tales como la solución de Reisner-Nordstrom que describe un agujero eléctricamente cargado. Sin embargo, el puente de Einstein-Rosen siguió siendo una nota a pie de página curiosa pero olvidada en el saber de la realtividad.

Roy Patrick Kerr (16-05-1934- ) es un matemático neozelandés, famoso por haber encontrado en 1963 una solución exacta de la ecuación de campo de la relatividad general, aplicada a un agujero negro en rotación.

Las cosas comenzaron a cambiar con la solución que el trabajo matemático presentado por el neozelandés Roy Kerr, presentado en 1.963, encontró otra solución exacta de las ecuaciones de Einstein. Kerr supuso que cualquier estrella colapsante estaría en rotación. Así pues, la solución estacionaria de Schwarzschild para un Agujero Negro no era la solución físicamente más relevante de las ecuaciones de Einstein.

La solución de Kerr causó sensación en el campo de la relatividad cuando fue propuesta. El astrofísico Subrahmanyan Chandrasekhar llegó a decir:

La  experiencia que ha dejado más huella en mi vida científica, de más de cuarenta años, fue cuando comprendí que una solución exacta de las ecuaciones de Einstein de la relatividad general, descubierta por el matemático Roy Kerr, proporciona la representación absolutamente exacta de innumerables agujeros negros masivos que pueblan el universo. Este estremecimiento ante lo bello, este hecho increíble de que un descubrimiento motivado por una búsqueda de la belleza en matemáticas encontrará su réplica exacta en la naturaleza, es lo que me lleva a decir que la belleza es aquello a lo que lleva la mente humana en su nivel más profundo“.

n según la información que el agujero negro retenga de los entes cósmicos que generaron su origen o de las propiedades de su anterior vida como masiva estrella.

La solución de Kerr de un agujeros negros giratorio permite que una nave espacial pase a través del centro del agujero por el eje de rotación y sobrevivir al viaje a pesar de los enormes pero finitos campos gravitorios en el centro, y seguir derecha hacia el otro universo especular sin ser destruida por la curvatura infinita.

Desde entonces, estos conceptos, los tenemos que clasificar, no por separado, sino siempre juntos como dos aspectos de un mismo ente materia-energía por una parte y espacio-tiempo por la otra.  El impacto directo del trabajo de Einstein sobre la cuarta dimensión fue, por supuesto, la bomba de hidrógeno, que se ha mostrado la más poderosa creación de la ciencia del siglo XX.  Claro que, en contra del criterio de Einstein que era un pacifista y nunca quiso participar en proyectos de ésta índole.

Ernest Mach

Einstein completó su teoría de la relatividad con una segunda etapa que, en parte, estaba inspirada por lo que se conoce como principio de Mach, la guía que utilizó Einstein para crear esta parte final y completar su teoría de relatividad general.

Einstein enunció que, la presencia de materia-energía determina la curvatura del espacio-tiempo a su alrededor.  Esta es la esencia del principio físico que Riemann no logró descubrir: la curvatura del espacio está directamente relacionada con la cantidad de energía y materia contenida en dicho espacio.

Esto, a su vez, puede resumirse en la famosa ecuación de Einstein que,  esencialmente afirma:

T_{ik} = \frac{c^4}{8\pi G} \left [R_{ik} - \left(\frac{g_{ik} R}{2}\right) + \Lambda g_{ik} \right ]

La ecuación anterior expresa que el contenido material determina la curvatura del espacio-tiempo.

Materia-energía determina la curvatura del espacio-tiempo.

Esa ecuación de arriba de la imagen, engañosamente corta es uno de los mayores triunfos de la mente humana (me he referido a ella en otras muchas ocasiones).  De ella emergen los principios que hay tras los movimientos de las estrellas y las galaxias, los agujeros negros, el big bang, y seguramente el propio destino del Universo.

Es curiosa la similitud que se da entre la teoría del electromagnetismo y la relatividad general, mientras que Faraday experimentó y sabía los resultados, no sabía expresarlos mediante las matemáticas y, apareció Maxwell que, finalmente formuló la teoría.

Einstein, al igual que Faraday, había descubierto los principios físicos correctos, pero carecía de un formulismo matemático riguroso suficientemente potente para expresarlo (claro que Faraday no era matemático y Einstein si lo era).  Carecía de una versión de los campos de Faraday para la Gravedad.  Irónicamente, Riemann tenía el aparato matemático, pero no el principio físico guía, al contrario que Einstein.  Así que, finalmente, fue Einstein el que pudo formular la teoría con las matemáticas de Riemann.

Mediante el Tensor métrico de Rieman, Einstein pudo formular su famosa teoría de la relatividad General, sonde el espacio y el tiempo se distorsionan en presencia de grandes masas. El tensor métrico de Riemann le permitió erigir un potente aparato para describir espacios de cualquier dimensión con curvatura arbitraría. Para su sorpresa, encontró que todos estos espacios están bien definidos y son autoconsistentes. Previamente, se pensaba que aparecerían terribles contradicciones al investigar el mundo prohibido de dimensiones más altas. Riemann no encontró ninguna. De hecho, resultaba casi trivial extender su trabajo a un espacio N-dimensional. El tensor métrico se parecía ahora a un tablero de ajedrez de N x N casillas

El tensor de Riemann contiene toda la información necesaria para poder describir un espacio curvo en N-dimensiones. Se necesita dieciséis números para describir el tensor métrico en un espacio tetradimensional. Estos números pueden disponerse en una matriz cuadrada (seis de dichos números son realmente redundantes; de modo que el tensor métrico tiene diez números independientes).

“¡Qué extraño sería que la teoría final se descubriera durante nuestra vida!  El descubrimiento de las leyes finales de la Naturaleza marcará una discontinuidad en la Historia del intelecto humano, la más abrupta que haya ocurrido desde el comienzo de la ciencia moderna del siglo XVII.  ¿Podemos imaginar ahora como sería?” Así se expresó Steven Weinberg que comprendia la complejidad de la empresa. Él, se refería a las modernas versiones de la teoría de cuerdas.

¿Es la belleza un principio Físico?

http://lh3.ggpht.com/MM15ES666/R5TxM5Z7bpI/AAAAAAAABUk/anUOr1lLGCg/1%5B3%5D

Cuando hablamos de las teorías de supercuerdas (todas las versiones), lo hacemos sobre otro universo…En este, de momento, las cuerdas no aparecen y, por lo que parece, durante bastante tiempo no aparecerán.Es una teoría, como nos dice Witten, adelantada a su tiempo y, no disponemos ni de la energía necesaria para poder llegar a ellas (si es que finalmente existen) ni tampoco, las matemáticas actuales son lo suficientemente potentes para poder explicarlas en toda su grandeza.

Archivo:Supercuerdas.jpg

Un universo de cuerdas que vibran en el espacio-tiempo para producirm partículas…¡Todo podríam ser!

La teoría de supercuerdas nos da una formulación convincente de la teoría del Universo, sin embargo, el problema fundamental radica en que una comprobación de dicha teoría, está más allá de nuestras posibilidades actuales.  De hecho, la misma teoría predice que la unificación de todas las fuerzas ocurre a la energía de Planck, o 1019 miles de millones de electronvoltios (eV), que como sabéis, es alrededor de mil billones de veces mayor que las energías actualmente disponibles en nuestros aceleradores de partículas.

Ya he comentado otras veces que el físico David Gross (el de más edad de los miembros conocidos como el “cuarteto de cuerdas” y autores de la teoría llamada la cuerda heterótica) dijo en una ocasión: “El coste de generar esta fantástica energía, necesitaría el dinero de las tesorerías de todos los países del mundo juntos, y quizá, no llegara.  Es verdaderamente astronómico.”

Siendo así, de momento estamos condenados a no poder verificar experimentalmente este motor (parado) que haría marchar el vehículo de la Física.  La teoría decadimensional está paralizada en dos sentidos: el económico y el técnico – matemático.  El primero por falta de dinero que  nos pudiera construir aceleradores tan potentes como para descubrir la partícula de Higgs, los quarks e incluso las cuerdas vibrantes, esos previsibles y minúsculos objetos primordiales que conforman la materia.  En segundo lugar, las formulaciones matemáticas complejas que, según parece, aún no se han inventado.  Parece que hoy, ni siquiera Witten o Perelman, conocen el secreto de los números mágicos que nos puedan llevar hasta el final del camino iniciado con Einstein y Kaluza-Klein.

Particularmente opino que la teoría de cuerdas nos dará muchas alegrías y que en ella están las respuestas a muchas preguntas que no sabemos contestar. Incluso estaría por apostar alguna cosa (un café), sobre la posibilidad de que, aunque con mucho menos energía de la necesaria para hallar las cuerdas, en el LHC podrían aparecer…las sombras de las mismas.

No, de estas cuerdas no hablamos

Dentro del mundo de la Física, los hay de todas las opiniones: en contra y a favor.  Es famosa la postura detractora del Nóbel Sheldoy Glasgow de Harvard, no quiere ni oír hablar de la teoría de supercuerdas a la que califica de física de Teatro.

Otros muchos, la mayoría, como Murray Gell-Marn, Steven Weinberg (ambos Premios Nóbel) o el mismo.  E. Witten (Medalla Field), opinan lo contrario y ven en esta teoría de dimensiones más altas el futuro de la Física.

Ya sabemos que en física toda teoría debe ser verificada, una y otra vez, en uno y en otro lugar, experimentalmente, obteniendo siempre el mismo resultado, es la única manera de que sea aceptada por la comunidad científica, mientras tanto, la teoría no es fiable y queda a la espera de ser comprobada, verificada sin ningún lugar para la duda.

Pero, ¿Se puede recrear la creación?

La teoría de supercuerdas trata de eso.  Quiere explicarnos todos los misterios del Universo a partir de ese primer momento, ¡la creación!

¿Cuántas y cuántas páginas no habré leído y escrito sobre estos temas fascinantes de los secretos del Universo, las fuerzas que lo rigen, la materia de las Galaxias y de los objetos que lo pueblan?

No podría decirlo.  Sin embargo, hay una cosa que sí puede decir: ¡Cuánto más profundizo en estas cuestiones, cuánto más conocimientos adquiero, más fascinación siento y desde luego, mi capacidad de asombro, más crece! Qué verdad dijo aquel sabio: “Siempre seremos aprendices” ¿Porque, quién puede saberlo todo? Es raro el día que nos acostamos sin haber aprendido algo nuevo.

La degradación de los cables superconductores en el corazón de la máquina de fusión ITER amenaza con provocar mayores retrasos. El ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor) Son muchos los proyectos que tienen vía libre y otros han sido desechados por su alto costo.

¡Qué lastima que no se construyera el súper colisionador superconductor! (SSC), que encontrara los vestigios subatómicos que mostrara una señal característica de la supercuerda, tal como la súpersimetría.  Aunque ni con este monstruoso SSC se hubiera podido sondear la distante energía de Planck, si podría habernos ofrecido una evidencia muy fuerte (aunque indirecta) de la corrección de la teoría de supercuerdas.

Este súper colisionador que se hubiese completado en las afueras de Dallas, Texas, hubiera contado con un tubo gigantesco de 85 km. De circunferencia rodeado de enormes bobinas magnéticas.  Lanzaría protones a velocidades muy cercanas a la de la luz que, viajarían en el sentido de las aguas del reloj y el sentido contrario, para en un momento dado, hacerlos colisionar a una energía de 40 billones de electronvoltios (TeV), generando una intensa ráfaga de residuos subatómicos analizados por detectores que, en contrarían partículas exóticas que hubieran arrojado luz sobre la forma esencial de la materia.  Los campos magnéticos para guiar los protones y los antiprotones dentro del tubo son tan excepcionalmente grandes (del orden de 100.000 veces el campo magnético de la Tierra) que, hubieran sido necesarios procedimientos extraordinarios para generarlos y mantenerlos.

Además del enfriamiento de las bobinas hasta casi el cero absoluto (-273°) y otros problemas que hubieran obligado a enormes avances tecnológicos.  Sin embargo, la política, se cargó el proyecto y nos quedamos sin la esperada partícula de Higgs que es la que genera la ruptura de simetría y es por tanto el origen de la masa de los quarks, así que, habríamos podido descubrir el origen de la masa. Sin embargo, no podemos perder la esperanza, el LHC está en marcha y pronto, nos dará muchas alegrías.

Me viene a la memoria que en el siglo XIX, algunos científicos declararon que la composición de las estrellas estaría siempre fuera del alcance del experimento.  En 1.825, el filósofo y crítico social francés Auguste Comte, al escribir el Curso de Filosofía, declaraba que nunca conoceríamos las estrellas de otra forma que como inalcanzables puntos de luz en el cielo debido a su enorme distancia de nosotros.  Las máquinas del siglo XIX, o de cualquier siglo, argumentaba, no eran suficientemente potentes para escapar de la Tierra y alcanzar las estrellas.

Espectro

Así que parecía que el determinar la composición de las estrellas era imposible, y, lo curioso es que, casi al mismo tiempo, el físico alemán Joseph Von Fraunhofer estuviera haciendo precisamente eso.  Utilizando un prisma y un espectroscópio, pudo descomponer la luz blanca emitida desde las estrellas lejanas y determinar la composición química de dichas estrellas.

De la misma manera, pudiera, en este mismo instante, estar trabajando un físico-matemático en profundizar en la teoría de supercuerdas y estar formulando otro respetable avance hacia nuestro futuro.

¿Qué sería de nosotros sin la Física?

emilio silvera

 

  1. 1
    Ramon Marquès
    el 27 de agosto del 2009 a las 20:28

    Hola Emilio:
    No cabe duda que eres un decidido partidario de la teoría de cuerdas, hasta podríamos decir que estás fascinado por dicha teoría, a los partidarios que nombras yo te añado. Sería interesante que hicieras una breve historia de este proceso personal tuyo, de cómo has llegado a amar dicha teoría. No dudo de los méritos de la misma, pero las Matemáticas son frías y pienso que no es fácil llegar a amarlas, por lo menos a algunos. Pero afortunadamente existen personas como tú que sí las aman, y ¡que sea por muchos años!. Quizás haga estas consideraciones porque yo soy una rara avis que le haya dado muchas vueltas sólo a lo conceptual.
    Amigo Emilio,un abrazo. Ramon Marquès

    Responder
  2. 2
    kike
    el 7 de septiembre del 2011 a las 23:46

    ¡Muy bueno lo del violín!; pero….¿Estás seguro que no se trata de esas cuerdas?.

     Al fin y al cabo son cuerdas que provocan algún tipo de vibración en el espacio, con lo que quizás no estén demasiado lejos del asunto…;p

     (¿Se ha pensado en tocar un violín en el espacio y comprobar los efectos?)..jejeje

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 8 de septiembre del 2011 a las 6:27

      Hola, amigo Kike.
      Sí, he probado lo del violín pero, si surgió alguna cosa aoarte del sonido…no pude verla. También con la guitarra lo he intentado con el mismo resultado…¡mecachis!
      Pero sí, llevas razón, según todos los “expertos” en cuerdas, éstas son vibrantes…Cuando podamos llegar a ellas, saldremos de la duda.
      En cosmología se habla de “cuerda cósmica” y en física (en esta teoría) se sustituye la idea de partícula elemental puntual (utilizando la teoría cuántica de campos) por una línea o lazo (una cuerda cerrada) y los estados de una partícula pueden ser producidos por ondas estacionarias a lo largo de esta cuerda.
      Si combinamos la teoría de cuerdas con la de supersimetría llegamos hasta las supercuerdas…¡qué imaginación! y, no me sorprendería de que, además, llevaran razón y el Universo pudiera estar compuesto por estas diminutas “cuerdas” vibrantes a las que tanto partido han sacado y…lo que aún queda.
      Un abrazo amigo.
       

      Responder
      • 2.1.1
        Fandila
        el 10 de septiembre del 2011 a las 23:56

        Hola Emilio.
        Tras este largo lapsus volvamos a nuestro oasis.
        Creo que lo de la unificación de las fuerzas habrá de referirse a una única fórmula que las contenga a todas. de  una forma simplificada se entiende. Porque pensar en una fuerza única de la que todas deriven es poco menos que imposible. Para mí que el ser es movimiento, ¿pero de dónde la fuerza?. como no sea la necesaria entre multiplicidad y unidad, la fuerza primera de transformación. Un axioma.
        A propósito ¿Qué tal mis “Fuerzas Fundamentales”?

        Responder
        • 2.1.1.1
          emilio silvera
          el 11 de septiembre del 2011 a las 6:46

          ¡Hombre! Amigo Fandila, es grato verte por aquí.
          Y, sí, ya sabes que los físicos se refieren a esa fórmula mágica que aune y explique a todas las fuerzas en una sóla ecuación que, con reducidos guarismos, lo contenga todo, y, desde luego, no será nada fácil dar con ella. La unificación de la Gravedad y la Mecánica cuántica (la teoría cuántica de la gravedad) está contenida en la teoría de cuerdas y, como bien sabes, no se puede verificar por falta de la energía necesaria, o, por no conocer los caminos que nos puedan llevar a esa compleja comprobación.
          En lo que se refiere a tus Fuerzas Fundamentales, tengio que reconocer que es un trabajo hecho a conciencia y en él subyacen interesantes ideas que muchos físicos quisieran haber firmado. Has realizado un desarrollo completo y bien llevado, muy bien explicado y claramente expuesto. Por mi parte, no podría quitar ni una coma, toda vez que la frescura de la originalidad se perdería y, tal como está expuesto todo, alcanza su máximo valor.
          ¿Lo has publicado? Creo que no tendrás muchas dificultades en encontrar una editorial que lo haga.
          ¡Suerte! y Felicidades por un trabajo tan bien hecho.
          Un abrazo.
           

  3. 3
    kike
    el 8 de septiembre del 2011 a las 0:06

    Viendo el dibujo que nos muestra Emilio sobre las interacciones del espacio con el tiempo en relación a un observador dado, seguramente hecho por algún físico teórico en un intento de que podamos comprender algo sobre eso tan corriente pero tan difícil de entender como es el espacio/tiempo, me temo que se queda en un pobre intento, ya que nos muestra el espacio como si fuera una mera intersección lineal y equidistante con el tiempo, y además en el presente únicamente, y sin embargo sabemos que el espacio está ligado indisolublemente con el tiempo, tanto en nuestro presente como en el pasado y seguramente en el futuro, salvo que se nos presente un Big Crounch que pudiera invertir los términos y hasta disociarlos.

     Está claro que el dibujo de marras es una mera esquematización para una comprensión general, pero creo que hubiera sido más acertado que en vez de poner una lámina plana en nuestro presente para objetivizar el espacio se hubiera puesto, no un cono, pero sí  un cilindro, que posiblemente abarcará el espacio en todos los tiempos posibles, y por lo tanto sería más factible.

     Respecto al observador, y mientras no se demuestre lo contrario, siempre debe estar en el presente, y ello no por el tiempo, ya que tenemos noticias de una pequeña fracción de este, sino por el espacio, ya que conocemos algo de nuestro pasado y hasta somos capaces de preveer nuestro futuro inmediato en gran medida, pero carecemos de datos respecto al espacio (cosmológico) fuera de nuestro presente, datos que se nos comienzan a mostrar y que de seguro nos darán mucha información, pero que hasta ahora nos enseñan sólo en el presente y nos muestran lo que será en el futuro; respecto al espacio en el pasado sabemos bien poco, salvo pleclaras excepciones, como la observación de la primera supernova en el año 1.054 por astrónomos chinos; la comprobación de la existencia de una segúnda estrella en 1.572 por Tycho Brahe o el descubrimiento de las lunas de Júpiter por Galileo en 1.686; destellos todos ellos del espacio en el pasado del tiempo.

     …Vale, ya me callo; buenas noches.

    Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 8 de septiembre del 2011 a las 6:44

    Bueno, no está nada mal para cerrar el día por tu parte elucubrando sobre el complejo tema del espacio tiempo que, como bien apuntas, hasta para los teóricos es de difícil de representar. Teniendo en cuenta que, desde que Minkowski inventó el sistema de geometría derivado de la relatividad de Einstein, tiempo y espacio están enlazados como una entidad inseparable y,sí es cierto que el cono nos plasma algo pobremente lo que quiere representar.
    El tiempo tiene su recorrido que comenzó en el pasado, pasa por el presente y se dirije hacia el futuro…siempre acompañado por el espacio que, como un hermano siamés, no se puede apartar de él (Tiempo) y están condenados a vagar juntos mientras el Universo exista, y, como a uno de ellos (al espacio) le dieron tres dimensiones, no quisieron dejar huérfano al Tiempo y le concedieron una, la temporal para finalizar el Universo de cuatro dimensiones que habitamos.
    Y, sí, es verdad que conocemos el pasado desde el presente e incluso, actualmente, podemos incidir (¡y de qué manera!) en el futuro, la causalidad de la física nos demuestra que es así, y, el futuro que tendremos irá cargado de nuestro presente.
    El continuo de cuatro dimensiones está ahí (las tres espaciales y la temporal) indisolublemente unidas por esa geometría del universo físico que Einstein descubrió en su relatividad.
    No me extrañaría que, en ese futuro que mencionas, incluso lleguemos a saber mucho más del pasado y también del futuro…Todo dependerá de que sepamos dominar (algún día) el Tiempo hasta el punto de poder movernos por él como lo hacemos por el salón de casa…¡quién sabe!
    Un abrazo amigo mío.

    Responder
  5. 5
    emilio silvera
    el 9 de enero del 2012 a las 8:37

    Einstein se pasó los últimos treinta años de su vida tratándo de encontrar esa Teoría del Todo. Él no sabía que las matemáticas involucradas en tal empresa, ni se habían inventado todavía. De hecho, cuando algunos físicos se topan con las complejas matemáticas topológicas, se echan a temblar, no todos llegan a esas complejidades que requieren, por ejemplo, la teoría de cuerdas.
    Si hacemos un “vuelo rasante” sobre todos los desubrimientos que la física ha hecho posible, no tenemos más remedio que asombrarnos de la capacidad humana para llevar a cabo esa incansable búsqueda de los secretos mejor guardados por la Naturaleza y, si nos empeñamos…Difícil será que no nos salgamos con la nuestra. Claro que, a veces, perseguimos quimeras.
    ¡Nuestra imaginación! Ahí está clave. Podemos imaginar lo que podría ser e intuir lo que será y, si no tenemos miedo a exponer nuestros pensamientos, si no quedamos paralizados por el temor al fracaso, si contra viento y marea seguimos adelante y perseguimos aquello en lo que creemos…El Final será la Victoria, la conquista del conocimiento.
     

    Responder
  6. 6
    emilio silvera
    el 23 de julio del 2013 a las 3:07

    No tengo ni idea de cómo tienen el cerebro las personas que escriben por aquí y, en cuanto a escribir en las redes sociales, lo cierto es que no acostumbro a prodigarme en ese espacio de ir contándolo todo por ahí. Precisamente me hice el Blog para poder matar el gusanillo y escribir aquí sobre lo que me gusta, así que, si te parece bien, son muchas las entradas con las que puedes buscar temas que te agraden y pasar un buen rato.
    Saludos.

    Responder
  7. 7
    emilio silvera
    el 27 de octubre del 2013 a las 9:19

    Gracias amigo, todas las sugerencias son bien venidas. De todas las maneras, aquí hacemos lo que podemos y, como no pretendemos sentar cátedra de nada y lo único que buscamos es agradar a muchos que sienten curiosidad por saber aquellas cosas que, o bien no tuvieron oportunidad de aprender, o, por el contrario, que sabiéndolas, les gusta entrar para comentar y contrastar opiniones. No buscamos nada más. Ofrecemos nuestro esfuerzo y el coste de mantenimiento del lugar sin pedir nada a cambio, y, por no prostituir la página, ni anuncios queremos.
    Saludos cordiales.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting