miércoles, 28 de julio del 2021 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡Increíbles estructuras!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Agujeros negros    ~    Comentarios Comments (10)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

http://4.bp.blogspot.com/-hvHgJMl1V2U/TvKXeXeOr7I/AAAAAAAAAkY/IgpQspXCGJs/s1600/Agujero-negro.jpg

 

 

Los dos agujeros negros más masivos que se encontraron hasta la fecha fueron hallados en el corazón de dos galaxias gigantes, situadas a varios cientos de millones de kilómetros de la Tierra. Los agujeros negros tienen una masa más de 10 mil millones de veces mayor a la del Sol, un récord, indica un artículo publicado en la revista científica Nature.

 

Casi siempre la unión de dos agujeros gigantes vienen we la mano de la colisión de las galaxias que los contienen en su centro galáctico. Y, además de que la galaxia se transmuta en una sóla mayor, el agujero también.

 

Localizan cientos de agujeros negros gigantes que no paran de crecer (Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/55686-localizan-cientos-agujeros-negros-gigantes-paran-crecer) La noticia nos dice que la nueva concentración está tan alejada de la Tierra que está literalmente situada “al borde del Tiempo”,  ya que algunos se encuentran a una distancia de varios miles de millones de años luz de la Tierra.

Más allá de ellos se extiende un horizonte de fenómenos, detrás del cual se encuentran objetos tan distantes y antiguos, que su radiación nunca nos alcanzará. El objeto más alejado descubierto en el estudio es un agujero negro súper-masivo llamado ULASJ1234+0907. Se encuentra en la dirección de la constelación de Virgo, tan alejada que la luz que emite ha tardado 11.000 millones de años en alcanzar la Tierra, por lo que lo vemos igual a como era en el Universo temprano. La masa de este objeto monstruoso es de aproximadamente 10.000 millones de masas solares y además supera 10.000 veces la masa del agujero negro ubicado en el centro de nuestra Vía Láctea, lo que lo convierte en uno de los agujeros más masivos jamás vistos.
Unos astrónomos estadounidenses han descubierto la existencia de una estrella que gravita alrededor de un agujero negro supermasivo en el corazón de la Vía Láctea, el astro más cercano jamás encontrado junto a este cuerpo devorador de materia. El equipo de científicos de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA), afirman que el descubrimiento ayudará a probar la teoría de la relatividad general de Einstein y sus predicciones acerca de cómo los agujeros negros curvan el espacio y distorsionan el tiempo.

La estrella, bautizada como SO-102, está orbitando cerca del agujero negro situado en el centro de la Vía Láctea cada 11 años y medio terrestres, mucho más rápido que los 60 años o más que normalmente les lleva al resto de las estrellas orbitar alrededor del mismo. Esta es la segunda estrella descubierta que presenta una órbita tan corta, -la otra, SO-2, gravita alrededor del agujero negro cada 16 años- gracias a nuevas técnicas mejoradas de imagen.

 

 

El agujero negro situado en el centro de la Vía Láctea, conocido como Sagitario A, ha expulsado la llamarada de rayos X más brillantes jamás observada hasta ahora, según ha informado la NASA. Según han explicado los expertos, Sagitario A lanza estas llamaradas una vez al día, aunque de menos intensidad, sin que aún conozca la razón de este fenómeno.
Lo cierto es amigos míos que, noticias de este tipo, se producen con mucha frecuencia cada vez a medida que los ingenios tecnológicos van ganando en prestaciones y precisión. Ya es difícil dudar de la existencia de estos “monstruos” devoradores de materia a los que, de momento no hemos llegado a conocer tan bien como nos gustaria y esconde algunos secretos que debemos desvelar, ya que, en esos secretos pueden estar encondidas algunas importantes respuestas a preguntas planteadas que nadie ha sabido contestar.
Descubren un cúmulo «camuflado» entre la Tierra y Orión
La Nebulosa de Orión es una de las más grandes maravillas del cielo nocturno
Es mucho lo que desconocemos incluso estándo situado en “nuestra vecindad”. La última noticia que me llega es que “Un equipo de investigadores, entre ellos Hervé Bouy, del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), ha descubierto lo que parece ser un cúmulo estelar “camuflado” entre la Tierra y la Nebulosa de Orión. La investigación aparece en la revista Astronomy&Astrophysics“.
Pero siguiendo con el tema de esta portada, los agujeros negros gigantes, lo cierto es que hablamos de ello pero, en realidad, no somos conscientes de la enormidad del objeto. Pensemos que nuestro Sol (el objeto más grande del Sistema solar), ya nos resulta inmenso y tiene una masa de 1,989 x 1030 kg y nos hablan de agujeros negros con masas ¡10.000 millones de veces superiores! ¿Qué estragos no podrán causar éstos monstruos del espacio en sus inmediaciones? ¡Pobres estrellas que pasen por allí!
Nuestra suerte ha sido que no tenemos ninguno por las inmediaciones del Sistema Solar y, el más cercano que conocemos está bastante alejado de nosotros como para que nos tengamos que preocupar. ¿Os imaginais lo que serán las fuerzas de marea producidas por semejante gigante? El Tiempo y el Espacio se distorsionaran en su presencia y haría imposible situarse cerca para poder observarlo.
File:Quasar 3C 273.jpg
              Imagen de 3C273 recogida por el Telescopio Espacial Hubble.
3C273 es un quásar radio-silencioso, y fue también la primera fuente extragaláctica de rayos X descubierta en 1.970.  Su luminosidad es variable en casi todas las longitudes de onda, desde las ondas de radio a los rayos gamma en escala de días a décadas. Se ha observado polarización  en radio, infrarrojo y óptico, lo cual sugiere que una gran cantidad de emisión es por radiación sincrotrón, creda por el jet de partículas cargadas moviéndose a velocidades relativistas. Las observaciones de VLBI en radio de 3C273 muestran movimientos propios  de la fuente de algunas regiones de emisión que aparentemente se mueven a velocidades superlumínicas.
3C 273 se halla en el corazón de una galaxia elíptica  gigante de tamaño de 30 segundos de arco  en su eje mayor y una magnitud aparente de aproximadamente 16, que se traducen a la distancia a la que se halla en una magnitud absoluta de alrededor de -23 -la luminosidad esperable en una galaxia más brillante de un cúmulo de galaxias,  comparable a galaxias de su tipo mucho más cercanas pero con desde luego mucha menos actividad cómo por ejemplo la M87 en el Cúmulo de Virgo- y un diámetro en su eje mayor de más de 300000 años-luz respectivamente. Este quásar tiene también un jet  observable en longitud de onda visible, que mide 150 000 años-luz de largo asociado a un agujero negro supermasivo, de más de 6 mil millones de de masas solares,  y a su disco de acreción.
De todas las ideas concebidas por la mente humana, desde los unicornios y las gárgolas hasta la construcción de aceleradores de partículas como el LHC, la más increíble, seguramente podría ser haber imaginado la existencia de agujeros negros y que, dicha imagen concebida por nuestras mentes, sea, una realidad en nuestro Universo. Algo tan masivo que genera tan ungente fuerza de gravedad que ni la luz puede huir de su radio de acción. Allí, desaparecen el Tiempo y el Espacio que son distorsionados hasta el infinito.
¿Qué sorpresas nos esperan aún? Algunos dicen que ahí, en esos agujeros devotadores de materia, se encuentra la entrada hacia otros universos y otro tiempo y que, mientras que en nuestro Universo la materia es devorada, al otro lado, la salida es un Agujero Blanco que la expulsa en ese “otro mundo”.
¡Será por imaginar!
emilio silvera