viernes, 27 de enero del 2023 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




El Universo y sus reglas para la presencia de la Vida

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en General    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Lo mismo que nos pasa con las distancias existentes en el Universo, lo que ocurre con el Tiempo que, por muchas vueltas que le demos no llegamos a comprenderlo, tampoco podemos comprender (al menos de manera total y científica), las enormes maravillas presentes en nuestro mundo (en los mundos), la variedad de exóticos objetos que, llenos de energía, pululan por el Universo inmenso, la variedad de formas, colores y olores, las diferentes formas de vida…

Todo esto nos tendría que hacer pensar, preguntarnos ¿Cómo es todo eso posible? ¿Cómo se produjeron tales maravillas? ¿Será cierto lo de aquella Gran Explosión que fue el comienzo de todo, o, al menos un nuevo comienzo de lo que antes había?

 

Supereón Eón Era Periodo Inicio, en
millones
de años
Fanerozoico Cenozoico Cuaternario 2,588
Neógeno 23,03
Paleógeno 66,0
Mesozoico Cretácico ~145,0±0,8
Jurásico 201,3±0,2
Triásico 252,2±0,5
Paleozoico Pérmico 298,9±0,2
Carbonífero 358,9±0,4
Devónico 419,2±3,2
Silúrico 443,4±1,5
Ordovícico 485,4±1,9
Cámbrico 538,8±0,2
Precámbrico Proterozoico Neoproterozoico Ediacárico ~635
Criogénico 850
Tónico 1000
Mesoproterozoico Esténico 1200
Ectásico 1400
Calímico 1600
Paleoproterozoico Estatérico 1800
Orosírico 2050
Riácico 2300
Sidérico 2500
Arcaico Neoarcaico 2800
Mesoarcaico 3200
Paleoarcaico 3600
Eoarcaico 4000
Hádico ~4600

 

Si miramos hacia atrás en el Tiempo, podemos rememorar todas esas Épocas o Eras por las que ha pasado nuestro planeta Tierra en los 4.600 M de años de su vida. Muchas son las historias que podríamos contar, las especies que representaron alguna forma de vida y que se extinguieron y las nuevas que llegaron. Nosotros, en realidad, si nos situamos en el contexto temporal del Universo, sólo llevamos aquí el Tiempo que tarda el ojo en parpadear. Siendo eso así, no podemos por más que sentirnos satisfechos de los muchos logros alcanzados, ya que, de estar encerrados en las grutas huyendo del frío y de los peligros de la noche, ahora estamos tonteando con llegar a las estrellas.

Una cosa es cierta: A pesar de los logros alcanzados, sabemos menos de lo que creemos que sabemos, las preguntas siguen siendo más que las respuestas, y, si queremos comprender lo que el Universo es, nuestras mentalidades deben abrirse a nuevas ideas aunque a veces, nos puedan parecer descabelladas.

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 22 de enero del 2023 a las 8:52

    Nos encontramos ante un callejón sin salida, o, más bien, en una encrucijada que nos pone delante varios caminos a seguir. Es tal la perfección que podemos observar en el Universo y nuestra presencia en él (que necesita de unos parámetros tan ajustados y finos que, si cualquiera de ellos variara aunque sólo fuera una diez millonésima, la vida no podría existir), y, claro está, todo ello nos ha llevado a pensar y a preguntarnos:

    ¿Habrá una mano divina en todo esto? ¿Cómo se han podido producir tantas “coincidencias? No parece posible que la casualidad, el azar, sea el responsable de tal maravilla, es decir, que se hubieran sincronizados de manera perfecta esa serie de parámetros que hizo posible la vida en nuestro Universo.

    Las casualidades son raras, y, mucho más si son de un calibre semejante. No obstante, cuando hablamos de ciencia, la intromisión de un creador queda fuera de su ámbito, son dos cuestiones divergentes, ya que, mientras una es cuestión de fe (creer sin ver, sin comprobar, sin la certeza física de lo que se cree), la otra debe ser comprobada una y mil veces, de formas diferentes y por diferentes equipos y, si todas las comprobaciones dan el mismo resultado, entonces sí se acepta aquello como cierto.

    De todas las maneras, este es un asunto espinoso que siempre he querido soslayar, y, ante la incertidumbre que finalmente produce tal elección, se me viene a la mente aquella “tontería” que nos contaban de pequeños:

    – Vamos a ver niños, ¿existe el cuenta de la buena pipa, Sí o No.

    Los niños contestaban unos que sí o otros que no, pero el viejo les decía:

    – Yo no digo ni que sí ni que no, pero os pregunto si existe el cuento de la buena pipa.

    çY así una y cien veces, nunca aclaraba nada y siempre quedaba la respuesta en el aire y, para los niños, podría ser cualquiera de las dos respuestas que sí o que No.

    ¿Pasará con esto lo mismo?

    Lo cierto es que nadie lo sabe y cada cual puede pensar lo que quiera, y, lo único cierto para nosotros es que, la Vida existe en el Universo gracias a una serie de parámetros que, ajustados de manera endiabladamente fina, lo permite. ¿De quien o de qué es eso la causa?

    Nadie lo sabe.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting