viernes, 28 de enero del 2022 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡Nuestra curiosidad! Siempre desvelando misterios

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Universo    ~    Comentarios Comments (9)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

En cierta ocasión, Leonardo da Vinci contaba:

“Arrastrado por mi apasionado deseo, anhelante de ver la gran confusión de las variadas y extrañas formas creadas por la ingeniosa Naturaleza, vagué durante un tiempo entre los oscuros acantilados y llegué a la entrada de una gran caverna. Permanecí delante de ella por un tiempo, estupefacto, e ignorante de la existencia de algo semejante, con la espalda curvada y la mano izquierda apoyada en las rodillas, y protegiéndome los ojos con la derecha, con los párpados bajos y semi-cerrados, inclinándome a menudo de un lado y otro para ver si podía distinguir algo del interior; pero no pude por la gran oscuridad que allí había. Y después de permanecer así un rato, de pronto surgieron en mí dos sentimientos, temor y deseo; temor de la amenazante caverna oscura, y deseo de ver si había dentro algo milagroso.”

La historia es un fiel reflejo metafórico de lo que sentimos cuando, ante nosotros, se nos presenta algo que no llegamos a comprender y que nos da miedo abordar pero, prevalece el deseo y la curiosidad que sentimos por desvelar aquel misterio y llegar a conocer que, se esconce dentro de él. Ese impulso, es el que ha llevado a muchos físicos a realizar descubrimientos que han hecho posible el avance del conocimiento del “mundo”.

http://debatecubano.files.wordpress.com/2012/05/agujero-negro.jpg

 

Aquí vemos la entrada a otra “Gruta” en la que no sabemos que fuerzas y energías podrían estar presentes y que fuerzas de marea nos arrastrarían hacia lugares ignotos situados en otros universos o, por el contrario, en lugar de ser la entrada hacia un mundo maravilloso, sólo se trata del camino que nos lleva hacia la destrucción.

Lo cierto es que cuanto más aprendamos acerca del mundo y cuanto más profundo sea nuestro aprendizaje, tanto más conscientes, específico y articulado será nuestro conocimiento de lo que no conocemos, nuestro conocimiento de nuestra ignorancia. Pues, en verdad, la fuente principal de nuestra ignorancia es el hecho de que nuestro conocimiento sólo puede ser finito, mientras que nuestra ignorancia es necesariamente infinita.” Así lo escribió el gran filósofo de la ciencia Karl Popper.

Hay una difundida y errónea suposición de que la ciencia se ocupa de explicarlo todo, y que, por ende, los fenómenos inexplicados preocupan a los científicos al amenazar la hegemonía de la visión del mundo. El técnico en bata del Laboratorio, en la película de bajo presupuesto, se queda mirando para el techo, pensativo y, de pronto, se da una palmadita en la frente cuando se encuentra con algo nuevo, y exclama con voz temblorosa, entrecortada: “¡Pero, no hay explicación para esto!”. En realidad, por supuesto, cada científico digno se apresura a abordar lo inexplicado, pues es lo que hace avanzar la ciencia. Son, a veces, los grandes sistemas místicos de pensamientos, envueltos en terminologías demasiado vagas para ser erróneas, los que explican todo, raramente se equivocan y no crecen.

Resultado de imagen de El científico en el Laboratorio que descubre el misterio buscado

El mayor misterio del Universo es la presencia de “esa máquina” que llamamos cerebro y que nos hace comprender, ser conscientes de SER

La ciencia es intrínsccamente abierta y exploratoria, y comete errores todos los días. En verdad, ese será siempre su destino, de acuerdo con la lógica esencial del segundo teorema de incompletitud de Kurt Gödel. El teorema de Gödel demuestra que la plena validez de cualquier sistema inclusive un sistema científico, no puede demostrarse dentro del sistema. En otras palabras, la comprensibilidad de una teoría no puede establecerse a menos que haya algo fuera de su marco con lo cual someterla a prueba, algo más allá del límite definido por una ecuación termodinámica, o por la anulación de la función de onda cuántica o por cualquier otra teoría o ley. Y si hay tal marca de referencia más amplio, entonces la teoría, por definición, no lo explica todo.En resumen, no hay ni habrá nunca una descripción científica completa y copmprensiva del universo cuya validez pueda demostrarse. Estamos inmersos en una Naturaleza en la que, estará siempre presente ¡la incertidumbre!.

Resultado de imagen de Los misterios de la Física

                     Sí, tratar de saber es bueno. Sin embargo, nunca llegaremos a saberlo todo

Tal planteamiento, al menos como lo veo yo, es bueno y saludable. Pensemos en el infierno que sería un universo pequeñito al que pudiéramos explorar y comprender totalmente. Alejandro Magno, se dice , lloró cuando le dijeron que había infinitos mundos (“¡Y nosotros no hemos conquistado ni siquiera uno!”, exclamó sollozando), pero la situación parece más optimista a quienes se inclinan a desatar, no a cortar, el nudo gordiano de la Naturaleza.

Ningún hombre, o mujer, realmente reflexivo deberían desear saberlo todo, pues cuando el conocimiento y su análisis son completos, el pensamiento se detiene y (cosa que no nos conviene), comienza a desaparecer la curiosidad y el interés por las cosas que, al conocerlas, no encierran ningún misterio que desvelar, con lo cual, la degradación comienza su camino en el interior de nuestras mentes.

Resultado de imagen de Caer en la falta de atención, el aburrimiento, no querer saber

La falta de interés nos hace caer en la melancolía, el aburrimiento, nada llama ya nuestra atención

tableau_guillaume

La paradoja del más conocido cuadro de la serie La trahison des images (1928–1929) de René Magritte. Serie  sobre la que Foucault escribió un no menos conocido ensayo.

René Magritte, en 1926, pintó un cuadro de una pipa y escribió debajo de él con una cuidadosa letra de escolar (lo que arriba podéis leer) y que, traducido, decía “Esto no es una pipa”. Esta pintura podría convertirse apropiadamente en el emblema de la Cosmología científica. La palabra “Universo” no es el Universo; ni lo son las ecuaciones de la teoría de la súper-simetría, mi la ley de Hubble ni la métrica de Friedmann-Walker-Robinson. Generalmente, la ciencia tampoco sirve de mucho para explicar lo que algo, y mucho menos el universo entero, realmente “es”.

Resultado de imagen de Sucesos del UniversoResultado de imagen de Sucesos del UniversoResultado de imagen de Sucesos del UniversoResultado de imagen de Sucesos del Universo

La Ciencia describe y predice sucesos, pero paga por este poder al tener que, rectificar muchas veces, dado que las predicciones que se hacen, son aproximaciones de la realidad que buscamos y que, poco a poco, tratamos de perfeccionar depurando los defectos de aquellas más viejas con estas otras más nuevas que llevan incorporados nuevos parámetros después descubiertos.

¿Por qué, pues, la Ciencia tiene éxito? La respuesta es que nadie lo sabe. Es un completo misterio-quizá el completo misterio- por qué la mente humana puede comprender algo del vasto universo. Como solía decir Einstein “Lo más incomprensible del universo es que lo podamos comprender”.

Resultado de imagen de :el cerebro evoluciona

El Universo evoluciona y… ¡Nuestras Mentes también!

Quizá como nuestro cerebro evoluciona mediante la acción de las leyes naturales, éstas resuenan y vibran de alguna manera, por nosotros desconocida en él. La Naturaleza nos presenta una serie de repeticiones -pautas de conducta que reaparecen a escalas diferentes, haciendo posible identificar principios, como las leyes de conservación, que se aplican de modo universal- y estas pueden proporcionar el vínculo entre lo que ocurre dentro y fuera de nuestras mentes. Pero, el misterio, realmente no es que coincidamos de alguna manera con el universo, sino que en cierta medida estamos en conflicto con él, y sin embargo podemos comprender algo de él. ¿Por qué esto es asó? Sin lugar a ninguna duda es por el simple hecho de que somos “una parte del universo” ¡La que piensa! y, al estar a él conectados con esos hilos invisbles de la Mente, nos llegan mensajes que despiertan la intuición que nos lleva de la mano de los nuevos pensamientos que surgen hacia ese mundo mágico del saber.

Resultado de imagen de El Teorema de Gödel

Claro que, el teorema de Gödel indica que siempre estaremos limitados en el saber del universo u, esos limites subyacen, muy posiblemente en aquella ruptura de las simetrías cósmicas en el momento de la génesis o de lo que fuera lo que allí pasó, si fluctuación de vacío, a un cambio de fase especatacular que, desde otro iniverso, nos envió a éste nuestro creado en la transición.

¡Sabemos tan poco!

emilio silvera


  1. Un viaje: desde los átomos hasta las estrellas : Blog de Emilio Silvera V., el 20 de enero del 2014 a las 7:56

    [...] en Astronomía y Astrofísica    ~    Comments (0) ¡Nuestra curiosidad! Siempre desvelando misterios       Antes fue una estrella masiva y ahora, sólo vemos sus filamentos [...]

 

  1. 1
    Giordano
    el 31 de agosto del 2012 a las 20:08


    Quizás el saber sobre los fenómenos del universo en que vivimos..no sea el propósito primario de la conciencia  que nos vive….y que el pensamiento por muy elaborado y sutil ..sea intrínsecamente limitado …
     

    Responder
    • 1.1
      emilio silvera
      el 1 de septiembre del 2012 a las 7:24

      Amigo Giordano:
      El propósito primario de la conciencia es, precisamente ser consciente del Universo del que forma parte. Al conocer el Universo, también se conocerá mejor, así misma. Una vez alcanzado ese objetivo, tendrá que seguir el viaje hacia lugares más elevados que trasciende lo material.
      Los pensamientos estarán sólo limitados por la ignorancia de las cosas, cuando conozcamos, cuando sepamos esa verdad que el Universo esconde…, entonces, y sólo entonces, podremos soltar esas amarras que nos limitan, no sólo ya en los pensamientos, sino que, nos permitirá también no estar sujetos y confinados en un cuerpo mortal. Sin embargo eso, será cuando finalmente, todos seámos pura luz, el pensamiento unificado que, entonces, será la conciencia del Universo.
      Hay que cosas que, cuando se quieren abordar, nos llevan directamente hacia la Metafísica, ese campo que no podemos comprender y que, sin embargo, parece que nos llama y nos envía mensajes.
      Un saludo cordial.

      Responder
      • 1.1.1
        Fandila
        el 2 de septiembre del 2012 a las 16:45

        Pero los límites están, ya y ahora. La comprensión y la lógica no es algo etéreo que está ahi, depende de muchos condicionados de la propia mente. Nos cuesta asimilar las cosas y nuestra velocidad de comprensión es limitada. La lógica también depende de las plantillas, como memorias, que usamos para comparar continuamente como patrones por los que rechazamos o acentamos un razonamiento que no va de acuerdo con esa lógica de base.
        La inteligencia en el tiempo no habría de ser limitada, eso depende del sentido de nuestra evolución. De todas formas, definir la inteligencia o su grado no es un huevo que se eche a freir, y hay tantas inteligencias como personas. Compararlas y aún menos cuantificarlas es muy relativo, pues depende contra que reto se haga.
        Un cordial saludo.

        Responder
  2. 2
    Fandila
    el 2 de septiembre del 2012 a las 1:13

    Lo que dice Giordano es de tener en cuenta. Ha de haber un limite a nuestra inteligencia para comprender fenómenos cada vez más complicados, y todo el saber no puede acumularse como no sea mediante soportes externos o con la colaboración de otras mentes. Si la inteligencia o nuestra mente no evoluciona al ritmo adecudo nos desbordará el conocimiento y su utilización de forma individual será problemática. La forma de acumulación natural en nuestra mente se desbordará. Solo la socialización del saber y el conocimiento podría salvarlo. Es posible ir conociendolo todo mediante una especialización de ámbitos en el saber y sus trasvase y puesta en común. Por otro lado esto es lo que con mayor o menor acierto, ya se hace.

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 2 de septiembre del 2012 a las 7:23

      Desbordados…casi estamos ya, y, como bien dices, nos tenemos que valer de muchas mentes (las distitas disciplinas que son guardadas por los distintos grupos especializados en ellas) y, desde luego y a pesar de ello, no podríamos soportar tal avalancha de información sin la ayuda externa que ya tenemos y que cada día podemos perfeccionar.
      Es a lo que me refiere cuando por ahí arriba digo: 
      “… eso, será cuando finalmente, todos seámos pura luz, el pensamiento unificado que, entonces, será la conciencia del Universo.”
      ¡Todos en un sólo pensamiento!, además del individual para que no se pierda la riqueza de cada cual y la unificación sea utilizada sólo en aquellos momentos y cuestiones que así lo requieran para el mejor funcionamiento de las cosas.
      Es cimplicado sí pero, ya veremos qen qué termina todo esto.
      Saludos.

      Responder
  3. 3
    kike
    el 2 de septiembre del 2012 a las 9:23

    La naturaleza es sabia y de seguro tiene y ha tenido mecanismos para que no se produzcan desfases entre el conocimiento y la técnica necesaria, así como la suficiente preparación de la sociedad en general.

     Además creo que la inteligencia nunca ha tenido límites, más bien porque en realidad la inteligencia del ser humano no ha variado gran cosa desde los primeros tiempos; lo que varía son las condiciones para que esta dé sus frutos, que cada vez son más importantes, pero debido principalmente a la paulatina posesión de los mecanismos que la hacen florecer, sin olvidar por supuesto el conocimiento acumulativo.

     Por lo tanto, y   tal como de seguro ya ha pasado bastantes veces, si aparece un genio que consigue vislumbrar algún conocimiento nuevo y extraordinario, suele quedarse en mera teoría hasta que la técnica y los mecanismos sociales lo puedan permitir. (y si no, que se lo digan por ejemplo a Leonardo Da Vinci…)

     Saludos domingueros. 

    Responder
    • 3.1
      emilio silvera
      el 2 de septiembre del 2012 a las 10:07

      ¡Límites! No, la Naturaleza no ha puesto límite alguno para que, nuestras mentes puedan seguir avanzando y, siendo sabia como lo es, procurará que, pueda expandirse por el Universo de manera tal que, los avances serán como ocurre con la energía, cuantizados. Es decir, se avanzará al ritmo que la Naturaleza misma nos permita y sin que podamos trapspasar líneas que nos lleven a terrenos peligrosos que no podemos dominar. Precisamente por eso, los avances, aunque son unmensos, tienen sus limitaciones.
      Se dice que todo lo que podemos imaginar, con el paso del tiempo, podrá ser una realidad. Y, lo cierto es que, hasta el momento presente ha sido así. Simplemente hemos tenido que esperar el momento adecuado para que, aquella idea “descabellada” (el vuelo de un objeto más pesado que el aire -por ejemplo-) se convirtiera en una realidad. Así ha sido siempre y así seguirá siendo.
      Como dices amigo mío, esas ideas que algunas mentes generan y que parecen cosas del futuro, en realidad lo sopn y no siempre nos coge preparados para realizarla y plasmarla en realidad, así, teenmos que esperar a que llegue el momento oportuno en el que, nuestras modernas máquinas, la depurada técnica, y sofisticados programas de ordenador, mos permiten llevar a la realidad ideas que, en su momento, podían parecernos sólo sueños irrealizables.
      Así (creo) pasará con la Teoría de Cuerdas que nos traerá la unificación de la Relatividad de Einstein con la Cuántica de Planck, hecho que hasta el momento no se ha producido al no poder obtener una teoría cuantica de la Gravedad que nos podría hablar de lo que realmente son los agujeros negros y de otras muchas cosas, entre ellas, la singularidad y, quién sabe si también las cuerdas vibrantes que pululan por la 11 dimensión.
      Un buen domingo amigo.
      ¡Ah! Lo del Huerto tomateló con cautela que, los riñones son delicados con los esfuerzos.

      Responder
  4. 4
    Fandila
    el 2 de septiembre del 2012 a las 16:31

    Hola kike, tus palabras son razonables y enfocas la cuestión con acierto.
    Una cosa, “La Naturaleza es sabia…” pero, “Camarón que se duerme, la corriente se lo lleva”.
    Es verdad que la inteligencia no ha mejorado ostensiblemente desde el hombre primitivo. Sin embargo la inteligencia tienen el limite que posea su fantástico procesador. Como ocurre con los ordenadores, podrá mejorarse, por lo que realmente la inteligencia no tendría limite. Hay estudios, no obstante, que vienen a decir lo contrario, que existen unos límites físicos para la neurona (Serán de tipo cuántico..).
    Un saludo cordial.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting