lunes, 10 de diciembre del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡El Futuro! ¿Qué nos deparará?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en el futuro    ~    Comentarios Comments (4)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Elon Musk ahora aspira a fusionar cerebros humanos con máquinas

 

Elon Musk en una foto de archivo OnInnovation

 

Su empresa Neuralink trabaja en un ‘disco duro’ para la mente humana

 

Resultado de imagen de Neuralink

 

Es la única forma que Musk contempla para sobrevivir a la amenaza de la inteligencia artificial, que según él podría acabar con el ser humano

Elon Musk es mundialmente conocido por Tesla y Space X, sus empresas dedicadas a los coches eléctricos y la aeronáutica, respectivamente. Son sus negocios más famosos, incluso si el que le hizo rico en su día fue PayPal; pero parece que el millonario y popular tuitero tiene muchas más aspiraciones puestas en su compañía menos conocida: Neuralink.

El objetivo principal de Neuralink es fabricar un disco duro para la mente humana, esto es, un recipiente para volcar la mente biológica y convertirla en algo artificial.

Resultado de imagen de Neuralink

Esto no es lo mismo que convertirlo en una inteligencia artificial, no en el sentido en el que se usa ese término ahora mismo, pero básicamente Musk quiere que los humanos volquemos nuestras mentes para que funcionan dentro de máquinas.

Suena imposible o de ciencia ficción, pero el millonario ha insistido recientemente en sus intenciones de crear una mente humana robótica. “A medida que los algoritmos y el hardware mejoren, la inteligencia digital superará a la inteligencia biológica por un amplio margen, eso es obvio”.

Imagen relacionada

Esta afirmación parece chocar con el temor de Musk a la inteligencia artificial, a que las máquinas puedan superar el potencial humano y ser un peligro similar al que tantas veces ha retratado el cine de Hollywood; pero ese miedo parece cimentar su empresa. Y usa como ejemplo los primates.

“Cuando una especie de primate, el homo sapiens, se hizo más listo que los otros, los empujó a pequeños hábitats”. En otras palabras, las máquinas podrían recluirnos en zoos para humanos si se vuelven demasiado inteligentes. “Es una posibilidad para nosotros”.

El sistema de cerebro artificial que Neuralink está desarrollado no estaría listo antes de una década, según Musk, que tampoco ha detallado en extremo cómo funciona más allá de hablar de una interfaz para que los humanos interactuemos con ella.

“Un chip y unos pequeños cables que se implantaría en tu cráneo”.

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 7 de diciembre del 2018 a las 11:37

    El personaje, como otros muchos que pensamos como él, está precocupado el hombre por el futuro de la Humanidad, ya que, de ninguna manera admite que la Inteligencia Artificial llegue a superarnos de seguir por el camino emprendido. Dicen que quieren dotar a los robots de sus propios pensamientos y hasta sentimientos. Que podrán elucubrar por sí mismos para solucionar cualquier problema imprevisto que se presente. No como ahora que eso lo hacemos nosotros con nuestra inventiva y recurso mentales, ellos sólo pueden solucionar de manera limitada aquello para lo que están preparados, es decir, no pueden ir más allá de las órdenar que tienen insertadas en su cabeza positrónica.


    Claro que, si le damos potestades que ahora son del Humano… ¿Hasta donde llegarán? Si se sienten autosuficientes, son más fuertes que nosotros, no necesitan comer ni dormir, soportarían las radiaiciones del Espacio exterior, no les importa el Tiempo que puedan tardar en llegar a otros mundo en los que, sin problemas, montarían Estaciones y podrían “vivir” de los pocos recursos allí presentes… ¡Si pensamos en todo eso, los Robotrs del futuro serían malos enemigos!


    Estoy de acuerdo con el hecho cierto de que alguna solución se debe buscar y, si ese es lo que propone el bueno de Elon Musk… ¡Bienvenido sea!
     

    Responder
  2. 2
    José Antonio
    el 8 de diciembre del 2018 a las 10:57

    Este hombre parece que quiere ser el Nicola Tesla del siglo XXI. Claro que el Sr. Tesla descubrió la CA. Un hito fundamental, para poder transmitir energia de un lugar a otro. Eso sí a través de cables de alta o muy alta tensión, con sus correspondientes estaciones transformadoras.
    En su biografía, se comenta, que se llevó secretos con el, de cómo trasmitir esa energía, sin necesidad de cableado. Bueno yo siempre pensé, que el verdadero salto tecnológico vendrá con ese descubrimiento. El Sr  Musk, ideas esta claro que no le faltan, pero la práctica no es la teoría. Y la práctica, es que ha desarrollado un coche eléctrico, Tesla modelo 3, que se comercializará en España por 60.000 eurazos. Demasiadas alforjas, para este viaje. O como se diga esto. Esperemos que le surja la idea, que nos abra un camino nuevo, para poder progresar hacia una tecnología diferente, que nos proporcione un salto cualitativo, muy importante en nuestro desarrollo y conocimiento. Yo soy de la opinión que algo nuevo está cerca de descubrirse, que nos cambiará,  y nos hará progresar, de una manera exponencial.

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 9 de diciembre del 2018 a las 6:56

      Lo que no podemos negarle al Señor Musk son sus ganas de innovar, de buscar nuevos caminos y de ser un gran emprendedor. Sus ideas serán más o menos practicables pero, al menos, lo intenta. Esa es la manera de salir del callejón sin salida en el que estamos metido, no sabemos encontrar nuevas formas de energías que nos faciliten las ideas que no pocos científicos tienen y que son impracticables por falta de energías de las que no podemos disponer. Por ejempolo, se ha calculado que para verificar la Teoría de cuerdas, al menos se necesitaría utilizar la energía de Planck, es decir, 1019 GeV, una energía que están en las estrellas y explosiones supernovas o en los agujeros negros. ¿Cómo podríamos nosotros hacernos con ella?

      En el tema de la energía andamos algo atrasados, y, desde luego, se necesitan nuevas formas que sobrepasen los límites de lo que ahora tenemos. ¿Cómo podremos viajar a otros mundos (por ejemplo), si las velocidades que podemos alcanzar en la actualidad son de unos 50/60 mil Km/h. Llegaríamos a Alpha de Centauri dentro de 30.000 años.

      Esperemos que aparezca algún Einstein, Planck, Dirac o Feynman que nos solucione el espinoso asunto. Ya que, al parecer, la física de hoy está estancada en la Cuántica de Planck y la Relatividad de Einstein, llevamos más de 100 años con la misma guía y… ¡Necesitamos otra!

      Responder
  3. 3
    Emilio Silvera
    el 10 de diciembre del 2018 a las 12:07

    Hablamos del Pasado y miramos hacia atrás en el Tiempo. Allí, podemos encontrar lo que pasó y cómo se pujsieron los cimientos del Presente. Vemos lo que hicimos mal y tratamos de no caer de nuevo en los mismos errores, y, cuando llegamos a todo lo que nuestros ancestros hicieron bien, tratamos de repetirlo mejorado. En el Presente (que es un regalo como su nombre indica), tratamos de construir el futuro que vendrá, ese en el que nosotros, nunca podremos estar.

    Lo que nosotros llamamos nuestro futuro, es el Tiempo de nuestros sucesores que, sin embargo, para ellos… ¡También será presente! Nunca nadie podrá estar en el futuro. El futuro es como el Horizonte que, aunque te acercas a él… ¡Nunca lo alcanzas!

    La imprecibilidad del futuro está justificada, ya que, no podemos saber lo que “mañana” pasará, y, lo únikco que hacemos es conjeturar y lanzar teorías al viento que, nunca sabremos si se cumplirán. Todo lo que acontece está en el presente, lo que aconteció en el pasado y lo podemos recordar, sin embargo, el futuro… ¡Nunca será nuestro!

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting