viernes, 17 de agosto del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Sueños, ilusiones, pensamientos de futuro

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Futuro incierto    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

Imagen relacionada

 

Tardará en que el suceso se produzca, unos 3.000 millones de años. Andrómeda, la Galaxia más grande del Grupo Local de galaxias, se acerca a la Vía Láctea a considerable velocidad, y, finalmente, sin que lo podamos remediar (si aún andamos por aquí), ambas se unirán un abrazo que las fundirá para siempre en una galaxia elíptica de considerables proporcional.

La debacle que tal fusión producirá en estrellas y planetas y en todos los objetos que en ambas galaxias están presentes, son considerables e impredecibles, cualquier cosa que podamos imaginará podrá pasar.

 

 

Galaxia NGC 7250, 'eclipsada' por una potente corriente de radiación de la estrella TYC 3203-450-1

 

Las colisiones entre galaxias, especialmente las ricas en gases moleculares, pueden desencadenar ráfagas de formación estelar que calientan el polvo y dan como resultado su brillo intenso en el universo infrarrojo.

Las colisiones entre galaxias, especialmente aquellas ricas en gas molecular, pueden expulsar ráfagas mientras se forman en su interior nuevas estrellas y son solo visibles mediante luz infrarroja. Un grupo de astrónomos del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard ha utilizado el ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) para estudiar cómo se comporta el gas presente en estas explosiones en las regiones más profundas de las galaxias Antena, las dos galaxias más cercanas a la Tierra (a unos 72 millones de años luz) que se encuentran en proceso de colisión actualmente.

Resultado de imagen de Planeta fuera de la zona habitable

Otro de los sucesos que dicen que se producirá dentro de 1.700 millones de años, según un estudio reciente, es el de que la Tierra, podrá salir de la zona habitable del Sol. Si eso finalmente sucede, parecece que la Vida en nuestro planeta desaparecerá por completo.

Imagen relacionada

Con seguridad sabemos que nuestro Sol, la estrella que alumbra nuestro planeta Tierra, tiene sus días contados, sabemos que cada segundo fusiona 4.654.600 toneladas de Hidrógeno en 4.650.000 toneladas de Helio, y, así lleva unos cinco mil millones de años. Le quedan otros 5.000 millones de años antes de que agote su combustible nuclear de fusión y se convierta en gigante roja, para engullir a Mercurio y Venus y posiblemente la Tierra.

Cuando eso se vaya a producir, las temperaturas en el planeta aumentaran hasta tal punto que, el agua de los mares y océanos se evaporarán y, la vida, tal como la conocemos, no será viable en nuestro planeta que habrá llegado al final de su “tiempo”, toda vez que, está irremediablemente unido al Sol desde que se formó el sistema solar, juntos nacieron y juntos morirán.

Resultado de imagen de Nebulosa planetaria y enana blanca

Cuando eso suceda, allí sólo quedará una bonita nebulosa planetaria con una estrella enana blanca en su centro que, radiando rabiosamente en el ultravioleta, ionizará el material de la Nebulosa sacando los colores de los elementos que la componen.

Del proceso mediante el que se llega a todo esto, se habló aquí muchas veces y no quiero repetir ahora sobre el Principio de exclusión de Pauli y la degeneración de los electrones que frena la fuerza de Gravedad para hacer posible la estabilidad de la estrella enana blanca.

Resultado de imagen de Inmensas naves espaciales del futuro

Mucho antes de que todo eso pueda suceder, nuestra especie, debe estar preparada para dar el salto a otros mundos, y, como queda mucho tiempo (esperemos que no suceda nada inesperado de proporciones inevitable), iremos aprendiendo la manera de escapar a todos esos acontecimientos inevitable que acabaría con nuestra especie.

Una cosa es decirlo y otra muy distinta, conseguirlo. Sabemos el lugar que ocupamos dentro de la Galaxia y también, las estrellas que nos rodean, las más cercanas y los posibles planetas habitables que las pueden orbitar, y, nos encontramos con el hecho cierto de que, la estrella más cercana, Próxima Centauri, se encuentra a 2,3 años luz del Sol.

Artist's impression of the planet orbiting Proxima Centauri.jpg

Supongamos que la estrella tiene un planeta habitable al que podamos ir para refugiarnos de los acontecimientos que a nuestro planeta se avecina. En realidad, el planeta se llama Próxima Centauri b que recibe la luz y el calor de Próxima Centauri a más baja temperatura y luminosidad que lo recibe la Tierra del Sol.

“Gráfico comparativo del tamaño de varios objetos astronómicos dentro de la escala de un año luz. De izquierda a derecha, las nebulosasOjo de Gato y Stingray y la nube molecularBarnard 68.”

Como todos sabemos, un año luz es una unidad de distancia. Equivale aproximadamente a 9.46 × 1012km (9 460 730 472 580.8 km). Es decir, la distancia recorrida por un fotón en el vacío  a la velocidad de la luz (299 792 458 m/s.

Resultado de imagen de Velocidad actual de nuestras naves espaciales

La nueva misión al Sol proyectada por la NASA con la sonda Solar Probe Plus, nos dará nuevos conocimientos del Astro rey, y, en su viaje hacia el Sol, con la ayuda de la Gravedad de la estrella, alcanzará la velocidad mayor alcanzada por ningún ingenio humano hasta el momento.

Si pensamos en la distancia que nos separa de las estrellas, tendremos que convenir en la dificultad con la que nos encontramos para dejar la Tierra y viajar a otros mundos que, aunque estén situados en órbita de las estrellas más cercana, para nosotros actualmente, se convierte en una misión imposible.

Resultado de imagen de Agujero de Gusano

Con nuestro ingenio (ya demostrado), y, con mucho Tiempo por delante, ¿qué se nos puede resistir? Sabremos encontrar la manera de “burlar” la velocidad de la luz, ya que, superarla no está permitido por nuestro Universo, esa velocidad, es la que nos marca el límite de viajar y enviar mensajes por medios convencionales, así que, tendremos que buscar otros caminos para poder llegar a las estrellas más o menos lejanas y, cuando llegue el momento, poder salvar a nuestra especie.

Resultado de imagen de El final del Sol y la extinción de nuestra especie

Nuestro Sol, como todo en el Universo, ha tenido un principio y tendrá un final. La Vida en la Tierra depende de su luz y su calor. Cuando llegue el momento de convertirse en Gigante roja primero y enana blanca después… ¿Dónde estaremos nosotros?

Resultado de imagen de Bellos mundos habitables fuera del sistema solar

Esperemos que para cuando alguna de esas catástrofes sucedan, nuestra especie más evolucionada y con los conocimientos necesarios para ello, habrá encontrado la manera de situarse en otros mundos habitables que, como ahora la Tierra, le de cobijo durante muchos millones de años.

Certeza nunca tendremos del destino que el Universo nos tenga deparado. Sin embargo, la esperanza que es lo último que se pierde, es el asidero al que nos agarramos con fuerza, no podemos permitir que el paso del Tiempo transcurra en vano, y, aprovechemos ese regalo para mientras todo eso llega, buscar los caminos adecuados para preservar la especie.

Si no lo hacemos ¿De qué habrá servido tanto trabajo, dolor y sufrimiento?

emilio silvera

 


Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting