domingo, 29 de noviembre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




Nuevos Mundos ¿Nuevas formas de vida?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Universo y la Vida    ~    Comentarios Comments (3)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Cada día que pasa encontramos nuevos mundos y, en esta ocasión, el que podemos ver en la imagen está acompañado por dos soles a los que orbita y de los que recibe luz y calor. Hemos descubierto más de mil mundos situados en el espacio exterior que dan vueltas alrededor de estrellas de diferentes pelajes, más pequeñas o grandes que nuestro Sol y, en alguno de esos mundos, la vida podría estar presente.

 

 

Nada contradice el hecho cierto de que el Universo, es igual en todas partes y está regido por las mismas fuerzas y constantes en cualquier región que podamos mirar por muy lejos que se pueda encontrar. Y, siendo así (que lo es), ¿qué impide que la vida pulule por otros mundos? ¿Es acaso la Tierra un planeta elegido?

 

 

http://aarrietaj.files.wordpress.com/2011/09/587851main_kepler16_planetpov_art-3x4_946-710.jpg

El equipo del telescopio espacial Kepler de la NASA anunció no hace mucho el descubrimiento del primer exoplaneta que orbita simultáneamente dos estrellas de un sistema binario. La criatura se llama Kepler-16b -o mejor, Kepler-16 (AB)-b- y gira alrededor de dos estrellas más pequeñas que el Sol. Kepler A y Kepler B son dos astros con el 69% y el 20% de la masa del Sol respectivamente, mientras que Kepler-16b es un exosaturno que tiene 0,33 veces la masa de Júpiter. Posee un periodo de 229 días y se halla situado a 105 millones de kilómetros del par binario, la misma distancia que separa a Venus del Sol en nuestro Sistema Solar. Pero debido a que Kepler-16 AB son dos estrellas relativamente frías, la temperatura “superficial” de este gigante gaseoso ronda unos gélidos 170-200 K dependiendo de la posición orbital. Es decir, nada que ver con el infierno de Venus.

 

Una de las imágenes más recordadas de Star Wars es el momento en el que Luke Skywalker mira hacia la puesta de sol del desierto de Tatooine y vemos cómo se ven 2 soles. Aunque esta imagen forme parte de la historia del cine parece ser que podría ser una realidad; no es que la NASA haya descubierto la ubicación de Tatooine ni nada parecido sino que el telescopio Kepler ha localizado el planeta que orbita alrededor de dos estrellas, es decir, dos soles.

Científicos del  observatorio espacial Kepler de la NASA halló un planeta que está inserto en un sistema con dos estrellas, a una distancia de 200 años luz de la Tierra.

kepler 16b

El  planeta, ubicado en la constelación del Cisne, fue bautizado con el nombre de Kepler 16b y es frío y gaseoso en vez de un tórrido desierto, por lo cual es el primer planeta circumbinario, es decir,  dos estrellas, según señala el artículo en la revista Science.

Como podreis ver y leer, los medios de comunicación cuentan las noticias cientificas como mejor les parece y, no pocas veces distorsionan la realidad. Claro que, tener un científico “de verdad” en nómina y en cada especialidad…sería insoportable (económicamente hablando) para cualquier medio de comunicación y dan las noticias que les llegan de la mejor manera posible.

Resultado de imagen de Otros mundos

Las técnicas avanzan y cada vez es más fácil detectar nuevos mundos antes perdidos en el inmenso espacio interestelar y, la lejanía, las dificultades que añaden la luz emitida por la estrella que estos mundos orbitan, poco a poco, están siendo obviados por nuevas técnicas y formas nuevas que, pronto, nos llevarán a saber de mundos habitados por otros seres vivos.

Habrá que esperar un poco, y, mientras tanto, tendremos que ir adaptando la Tierra a las necesidades del futuro, ya que, las poblaciones crecen sin cesar y, las ciudades actuales no podrán cobijar a tantas criaturas.

La belleza es subjetiva y no todos la podemos valorar de la misma manera. En el futuro tendremos ciudades flotantes con sistemas de estabilidad que esquivaran las olas, y, la Tierra firme estará totalmente ocupada, teniendo que acudir a esa parte más extensa de las aguas oceánicas para construir ciudades inteligentes que nos brinden cobijo..,

Todo lo que podamos imaginar… ¡Podría ser cierto! También lo que ni podemos imaginar lo podría ser. Son tantas las variantes que existen en ese sentido de diversidad de mundos y estrellas que los puedan calentar para hacer posible la vida que, no podemos hacer otra cosa que conjeturar lo que podría ser. Desde luego, científicamente hablando, lo más probable es que sí exista la vida extraterrestre y, de como ésta pueda ser, serían muchas las variantes que lo determinarían por lo que, solo podemos especular. Me decanto, de todas las maneras, por el hecho de que la vida estará también, en otros mundos, basada en el Carbono como en la Tierra. Si el Universo es igual en todas partes y sus leyes las mismas también, ¿por qué allí sería distinto? Otra cosa sería las formas en las que puedan estar constituidos que, serían humanoides o de cualquier otro tipo, como en la Tierra, si existe vida en otros mundos, será de diversa constitución.

¿Quién no ha soñado alguna vez con seres de otros mundos?

¿Quién no se preguntó en alguna ocasión cómo serían los extrarrestres?

¿Existe alguna posibilidad de que alguna vez podamos ver uno?

Y sobre todo, ¿hay vida en otros mundos?

Según todos los indicios y datos que hemos podido obtener, en los mundos hermanos del Sistema Solar y en sus lunas, no parece que pueda haber vida como la nuestra; no reúnen las condiciones requeridas para ello. Eso no impide que pueda haber otras formas de vida en forma de bacterias y otras similares. Hasta que realmente no podamos pisar el suelo de Europa, Encelado, Marte, Titán y otros pequeños mundos, no sabremos, si realmente existen formas de vida en otros lugares del Universo. Bueno, no lo habremos constatado, porque saberlo, sí lo sabemos.

Como la atmósfera de Venus es extraordinariamente densa y está formada en su mayoría por dióxido de carbono, con capas de ácido sulfúrico, se forman densas nubes que oscurecen la superficie, dificultando la visión desde el espacio. Por ello, sondas como Magallanes tuvieron que emplear un sistema de radar. Las temperaturas allí harían imposible la presnecia de vida tal como la conocemos.

image

                 Hemos descubierto planetas en los que la vida sería imposible… por el momento

Las atmósferas de los planetas vecinos y las temperaturas que en ellos reinan, no son precisamente las más idóneas para que la vida germine en ellos. Sin embargo, en algún que otro satélite, como es el caso de la luna de Júpiter, Europa, que constituye un mundo completamente helado aunque debajo de la superficie (así se cree) podría existir un océano de agua no tan fría y calentada gracias a la influencia de las mareas de Júpiter, ¿quién podría asegurar que allí, en presencia de agua líquida, no podría haber alguna forma de vida?

        Titán tiene muchas posibilidades

En la luna de Saturno Titán se cree que pueden existir algunas formas de vida extraterrestres, posiblemente basadas en el metano que fluye por ríos y que la atmósfera contiene provocando lluvias de metano.  Según los datos obtenidos por la sonda Cassini los ríos de metano fluyen por la superficie de Titán, además la sonda Huygens que aterrizó en Titán en 2005 mostrando las primeras imagenes de la superficie de Titán, también aporto datos muy interesantes.

Titán, con una atmósfera de metano y nitrógeno y en cuya superficie podría haber nitrógeno líquido y compuestos orgánicos sólidos. Lo que también se puede decir de Tritón, el satélite de Neptuno. Así que, son tres satélites que podrían (es concebible) tener alguna forma de vida.

Sin embargo, hasta el momento, son sólo conjeturas. El único objeto del Sistema Solar que está a una distancia idónea del Sol, que tiene los elementos y condiciones precisas para la formación de la vida (temperatura, atmósfera, etc), es el planeta Tierra.

El número total de estrellas en el universo conocido se calcula que sobrepasan los 1.000 millones de millones (1.000.000.000.000.000.000.000). Nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, contiene más de cien mil millones de estrellas. Si todas las estrellas se han desarrollado bajo los mismos parámetros que la nuestra (el Sol), es lógico pensar que casi todas ellas tendrán su propio sistema planetario.

spaceship

Sin embargo, lo que no es tan probable, es que todas tengan un planeta con la composición, la atmósfera, la distancia idónea a su estrella y abundante agua y los productos químicos necesarios para la creación y surgimiento de la vida.

Son muchos los planetas descubiertos fuera de nuestro sistema solar, todos ellos muy grandes, incluso varias veces el volumen y la masa de Júpiter (no aptos para la vida inteligente tal como la conocemos).

          Otros Sistemas planetarios, como el nuestro, tienen planetas situados en la zona habitable

Hay que esperar a que estén en funcionamiento las nuevas generaciones de telescopios, con técnicas superiores al Hubble, que nos podrán buscar nuevos planetas fuera del Sistema Solar y que a muchos años-luz de nosotros, podrían albergar vida inteligente.

El descubrimiento de planetas enormes situados en sistemas solares muy lejanos son una esperanza, ya que donde existen esa clase de planetas, es lógico pensar que existan otros más pequeños que, como la Tierra, puedan tener condiciones distintas y que permitan alguna clase de vida.

La imagen de Galileo mirando por su telecopio a las estrellas lejanas es sólo un símbolo del pasado. Ahora, los modernos astrónomos cuentan con sofisticados telescopios de última generación que dirigen por ordenador y sentados cómodamente dirigen las operaciones de investigación de las estrellas. Los datos son estudiados y normalizados por enormes y potentes computadoras que, en la pantalla del ordenador, les enseña lo que han detectado. Así es la astronomía moderna que contando con nuevas técnicas y muchos medios, pueden descifrar problemas antes irresolubles.

Hay estudios que favorecen la creencia de que los sistemas solares son tan comunes como las estrellas. Pero, aún suponiendo que la mayoría e incluso todas las estrellas posean sistemas planetarios, y que muchos de esos planetas sean similares a la Tierra en tamaño, debemos saber qué criterios han de satisfacer o qué requisitos deben tener o cumplir para que sean habitables.

      Incluso en planetas que orbitan estrellas distintas al Sol, podría estar la vida presente

Se cree que una estrella debe tener cierto tamaño para poder poseer un planeta habitable. Cuanto más grande es la estrella tanto menor es su tiempo de vida, y si excede de ciertas dimensiones, no vivirá lo suficiente como para permitir que un planeta recorra las prolongadas etapas de su evolución química, antes de que se puedan formar y desarrollar en él formas de vida complejas.

Si la estrella es demasiado pequeña no puede calentar suficientemente a un planeta si este no está muy próximo a ella, y en tal caso, sufriría periódicos efectos perjudiciales. Se estima que sólo las estrellas de las clases espectrales F2 a Kl son adecuadas para el mantenimiento de planetas con nivel de habitabilidad suficiente para seres humanos: planetas que puedan ser colonizados (si algún día conseguimos el viaje -la forma- de desplazarnos entre las estrellas).

Si pensamos que en nuestra galaxia existen 100.000 millones de estrellas, y que tal ingente número de soles es la media de las galaxias, podemos suponer, aplicando la lógica, que estrellas del tipo idóneo para tener planetas como la Tierra o similares deben ser miles de millones. Lo que nos lleva a la conclusión de que, planetas como el nuestro también podrían ser unos cuantos.

Es probable que estos planetas portadores de la vida puedan estar distribuidos por el universo de manera uniforme; la dificultad es que el universo es demasiado grande. Si cada 100.000 años-luz cúbicos existiera un planeta como la Tierra, serían muchísimos los planetas con vida, lo que nos llevaría a tener que explorar a una distancia mínima de unos 30 años-luz para encontrar uno de esos planetas hermanos del nuestro.

         Nos queda mucho aún para viajar al Espacio, ni al cercano sistema de Alpha Centauri podemos ir

Sería extraño que por esta región pudiera existir vida inteligente y que, a pesar de la cercanía con nuestro Sistema solar (4,3 años-luz), no tuviéramos ninguna prueba de su existencia. Claro que, también podría tratarse de formas de vida poco evolucionadas que no han conseguido aún la tecnología necesaria para las comunicaciones a tan largas distancias.

Algún especialista, no recuerdo ahora mismo su nombre, expuso la idea de que 14 estrellas distantes de nosotros a lo sumo 22 años-luz, pueden poseer planetas habitables y sopesó las probabilidades de que esto pueda ser así en cada caso. Llega a la conclusión de que la mayor probabilidad de planetas habitables se da precisamente en las estrellas más cercanas a nosotros, las dos estrellas similares al Sol del Sistema Alfa Centauro A y B. Según estimaba este señor, estas dos estrellas compañeras tienen, consideradas en conjunto, una posibilidad entre diez de poseer planetas habitables, la probabilidad total para el conjunto de 14 estrellas vecinas es de 2 entre 5.

Resultado de imagen de El Universo

           La química del Universo posibilita la Vida

Si todas las leyes del universo son las mismas que rigen aquí en la Tierra y en el Sistema Solar y en nuestra galaxia, entonces creo que para opinar sobre la posibilidad de vida extraterrestre, hay que conocer los trabajos de H. C. Urey, Stanley Lloyd Miller y otros estudiosos del origen de la vida en la Tierra, y aplicando sus estudios a planetas lejanos, tendremos la respuesta adecuada.

Resultado de imagen de El experimento de Stanley Miller y Harold Urey

En los años 50, los bioquímicos Stanley Miller y Harold Urey llevaron a cabo un experimento que mostraba que varios componentes orgánicos se podían formar de forma espontánea si se simulaban las condiciones de la atmósfera temprana de la Tierra.

Diseñaron un tubo que contenía la mayoría de los gases, similares a los existentes en la atmósfera temprana de la Tierra, y una piscina de agua que imitaba al océano temprano. Los electrodos descargaron un corriente eléctrica dentro de la cámara llena de gas, simulando a un rayo. Dejaron que el experimento se sucediera durante una semana entera, y luego analizaron los contenidos en la piscina líquida. Se dieron cuenta de que varios aminoácidos orgánicos se habían formado de manera espontánea a partir de estos materiales inorgánicos simples. Estas moléculas se unieron en la piscina de agua y formaron coacervados.

Este experimento, junto a una considerable evidencia geológica, biológica y química, ayuda a sutentar la teoría de que la primera forma de vida se formó de manera espontánea mediante reacciones químicas. Sin embargo, todavía hay muchos científicos que no están convencidos.

Como nos dice el contertulio Kike en uno de sus comentarios, está claro que las distancias nos impiden ese contacto con otras civilizaciones extraterrestres. El Espaciotiempo que nos separa de ellas es demasiado grande para que podamos llegar hasta allí o ellos hasta nosotros. Y, como bien apunta, será en el futuro lejano, cuando una vez en posesión de los conocimientos necesarios, podamos, al menos, intentar esquivar el espacio-tiempo y, por caminos ahora desconocidos, poder llegar hasta esos lejanos lugares donde habitan otros seres. Sin que consigamos conquistar esos conocimientos para poder burlar la velocidad de la luz, ese límite infranqueable en nuestro universo, no conseguiremos nunca llegar hasta esos lugares lejanos y fuera de nuestro alcance en la actualidad.

      Fermi preguntó ¿Dónde está todo el mundo? ¿Dónde están los extraterrestres? Esa es su Paradoja

Nos tenemos que preguntas: ¿Es la Tierra un planeta especial? Si no es así, por qué no hem,os podido, hasta el momento ver a nadie de otros mundos. Si es que nosotros no estamos lo suficientemente avanzados… ¿Ellos tampoco lo están?

¿Son ellos tan avanzados que saben deambular por todo el Universo y tienen, otros lugares y otros sistemas de vida tan avanzados que, Civilizaciones como la nuestra simplemente son observadas mientras evolucionan sin ingerencias.

Creo que mundos habitados tienen que existir en un sin fin de Sistemas planetarios en múltiples regiones de nuestra propia Galaxia y, no digamos del Universo en su totalidad, donde más de cien mil millones de galaxias contienen cientos de miles de millones de estrellas y un sin fin de mundos, entre los que, simplemente por lógica, deben existir muchos de ellos habitables.

¿Cómo podríamos reconocer sus señales y ellos las nuestras? ¿Quién sabe que símbolos utilizarán para definir las matemáticas y de qué manera utilizan las ondas electromagnéticas para comunicarse.?

Claro que, no sabemos tanto como para estar seguros de que, en este mismo Tiempo nuestro, puedan estar entre nosotros sin que los podamos detectar. ¿Ciencia Ficción? Bueno, si miramos hacia atrás en el Tiempo y lo comparamos con el Tiempo presente y todo lo que hemos conseguido… ¿No es acaso ciencia ficción para nuestros ancestros? Ya no podemos negar nada, todo podría ser posible.

Otra cuestión será el coincidir, tanto en el espacio como en el tiempo, con otras civilizaciones inteligentes; no será fácil. Podría darse el caso de civilizaciones que existieron y desaparecieron antes de que apareciéramos nosotros, o que existan en este mismo momento y que estén tan atrasadas que no podamos detectar sus señales electromagnéticas inexistentes, o que estén tan adelantados que no quieran saber nada de nosotros y estén esperando el momento idóneo de nuestra evolución para contactar, ¿quien podría saber la verdad? Otra posibilidad es que nosotros nos destruyamos antes de que todo eso sea posible.

                                     Ciudades como esta que no hemos podido conocer

Pensemos por un momento que existen planetas idóneos para la vida a 500 años-luz de la Tierra, y en ese tiempo, recorreríamos 4.730.400.000.000.000 Km si tuviéramos naves espaciales cuya velocidad igualara a la velocidad de la Luz. Pero como nuestros vehículos espaciales sólo alcanzan 50 o 60 mil Km/h, ¿qué materiales tendría que tener la nave viajera para que no se destruyera por el camino?, ¿quién podría soportar tal viaje?, ¿cuántas generaciones pasarían antes de llegar?, ¿qué seres llegarían después de las mutaciones sufridas en la ingravidez durante tanto tiempo?

Una sola cuestión es segura: la vida existe fuera de nuestro Sistema Solar, lo contrario sería un milagro. No podemos ser tan ególatras y pensar que estamos solos, sería mucho espacio para tan pocos.

emilio silvera

 

  1. 1
    emiliosilvera
    el 6 de septiembre del 2017 a las 11:38

    Si nos adentramos en el Universo, sólo podemos reaccionar de una manera: Asombro y maravilla de las cosas que allí podemos contemplar. Estrellas blancas, amarillas, rojas o azules, mundos de distintos pelajes, y, galaxias de cuya belleza y contenido, nos hace pensar que nada, en nuestro Universo, es imposible, ya que, está adornado por vida inteligente que lo observa y habla de él y de sus muchas maravillas.
    ¿Cuántos bellos mundos no habrá, sólo en la Vía Láctea?
    Seguro que un sin fin de ellos, y, muchos, estarán dispuestos a contener la vida tal como la conocemos, situado en la distancia adecuda de su estrella, en él surgiría, como en la Tierra, aquella primera célula replicante que comenzó la aventudad de la vida. El resto, es química y evolución por el Tiempo.
    ¡Malditas o ¿Benditas? Distancias! Que al separnos de dichos mundos, nos preservan de visitas que, no siempre, serían de nuestro agrado y, si la Naturaleza lo hizo de esa manera… ¡Por algo será!
    Dejémos las cosas como están (por el momento),l y, cuando seámos mayores… Ya veremos.


    Responder
  2. 2
    kike
    el 7 de septiembre del 2017 a las 7:07

    Dicen que Dios escribe recto con renglones torcidos, y la naturaleza a veces hace lo mismo.
     
     Se me ocurre por ejemplo lo de los rayos cósmicos; sabemos que nuestro planeta se encuentra bombardeado contínuamente por rayos cósmicos, que de alcanzarnos nos producen graves daños al alterar nuestro ADN, pero que por la protección de la atmósfera solo unos pocos nos pueden alcanzar.
      Pero alguno que otro sí que llega, y si alcanza a alguien, rompe (o puede romper) su cadena de ADN, produciendo mutaciones, la mayorïa de las cuales son dañinas,pero alguna que otra vez es positiva, produciendo en el indidivuo afectado algún tipo de ventaja, y ahí viene lo interesante del tema:
      Debido a que esas mutaciones generalmente se transmiten a la descendencia,si los efectos son negativos, los daños pueden ser en algunos casos notables, pero ante el gran desarrollo de nuestra especie,  no produce gran daño; por contra, si los efectos son positivos, ese especimen lo transmitirá igualmente a sus descendientes, consiguiendose quizás con ello grandes avances para toda la humanidad; de hecho ya sabemos que la evolución no ha sido solo ni mucho menos por el método de selección natural como decía Darwin, si no que ha sido acompañada por las mutaciones favorables e incluso desfavorables, ya que alguna especie debilitada ha podido ser dañada más gravemente, lo que ha podido ayudar indirectamente a la evolución positiva de otras.
     
     De esta manera, la naturaleza nos puede estar ayudando de una manera “torcida”; al fin y al cabo sería como ocurre con toda la radiación electromagnética, que lo mismo te puede ayudar que dañar.
     
    Quizás esas mutaciones se verán fuertemente reforzadas cuando el hombre comience de verdad su salida al espacio, y sean motor de su diferenciación con el tiempo en otras especies diferentes; humanos pero de otras maneras.
     
     Ya lo decian nuestras abuelas: “Lo que no te mata, te engorda”
     

    Responder
    • 2.1
      emiliosilvera
      el 7 de septiembre del 2017 a las 11:01

      Sí, amigo mío, todo lo que dices es razonable y, todavía, pordíamos llegar un poco más alla.y, si repasamos los enigmas qu7e la ciencia a desvelado desde tiempos inmemoriales, nos encontraremos con hechos que, de una u otra manera, refrendan tus sabias palabras. Sabemos que el Universo tiene memoria y, nosotros, los miembros de nuestra especie (en su parte científica), saben de muchos hechos pasados que pudieron desvelar simplemente, observando la naturaleza que, como bien dices, tiene todos los mingredientes necesarios para que, a lo largo del tiempo, nuestras mentes puedan cambiar mediante mutaciones y evolucionando.
      Sin embargo, amigo Kike, el Universo como un todo manifiesta correlaciones bien definidas y afinadas que nos desafían a desvelar, toda vez que, están lejos de acercarse a lo que podemos entender como sentido común. No digamos si nos adentramos en el campo de la cuántica que, mostrándonos también, esas correlaciones directas y asombrosas a nivel de ese “mundo” infinitesimal, y que nos muestra como una particula que ocupó en tiempos ese lugar en un nivel cuántico determinado, por mucho que se aleje en el espacio my en el tiempo, sigue ligada a esa otra partícula que, en aquel momento estuvo a ella unidad.
      La teoría de la evolución post-darwiniana y la biología cuántica descubren enigmáticas correlaciones similares en el organismo y enhtre el organismo y su entorno. No podemos molvidar que esos mrayos cósmicos que inciden en nosotros y en nuestro entorno, de alguna manera, vienen a cambiar algunas mcosas.
      Tales correlaciones que nsalen a la luz en algunas profundas investigacioness nos dicen cómo se van cambiando las consciencias de algunas seres de nuestra especie que, sin que nos demos cuenta, alcanzar cotas de conocimiento que, generalmente, no deberían poseer. ¿qué duda nos puede caber? Es la Naturaleza que, valiéndose de unoi de su “trucos” lo hace posible.
      Un nabrazo0.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting