viernes, 07 de agosto del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




La Inteligencia Artificial… ¡No será nuestro final!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en El Futuro incierto    ~    Comentarios Comments (1)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

 

La tecnología que enseña a los robots a ‘pensar’ como humanos

 

El aprendizaje automático abre las puertas a un mundo en el que humanos y máquinas coexistirán en equipo

 

 

 

Una persona le hace una foto a Sophia, un robot de Hanson Robotics, presentado esta semana en Ginebra como el último modelo de inteligencia artificial y 'machine learning'.

Una persona le hace una foto a Sophia, un robot de Hanson Robotics, presentado esta semana en Ginebra como el último modelo de inteligencia artificial y ‘machine learning’. DENIS BALIBOUSEREUTERS
Resultado de imagen de el informático Arthur Samuel

A finales de los años 1950, el informático Arthur Samuel creó un programa para jugar a las damas, utilizando un algoritmo sencillo para descubrir los mejores movimientos para ganar. Samuel entrenó el ordenador con una copia de sí mismo (el self play) y con una base de datos en la que estaban registrados centenas de partidos. Era el inicio del machine learning (aprendizaje automático), una rama de la inteligencia artificial (IA) que permite que las máquinas aprendan sin ser explícitamente programadas. Casi siete décadas después de ese juego, esa tecnología tiene aplicaciones tan diversas como el diagnóstico de un cáncer o la construcción de coches autónomos. Hace unos días se dio a conocer su último invento: Sophia, un androide desarrollado por la compañía Hanson Robotics, que acaparó todas las atenciones en la feria tecnológica de Ginebra.

Resultado de imagen de machine learning

“Es una tecnología aplicable a prácticamente todos los campos en los que haya datos disponibles”, explica a EL PAÍS Thomas Dietterich, uno de los padres del machine learning como campo de investigación. El experto menciona ejemplos que van desde los algoritmos usados en el mundo de los negocios para identificar posibles compradores de un producto hasta los sistemas utilizados por los gobiernos para solucionar problemas en infraestructuras como autopistas e hidroeléctricas. Otros ejemplos más cercanos son los sistemas de traducción automática en Skype, el reconocimiento facial de las cámaras de los móviles y los asistentes virtuales, apuestas de empresas como Google y Microsoft para aproximar la tecnología al usuario final.

 

 

MÁS INFORMACIÓN

 

Cortana, el asistente virtual de Microsoft, cuenta con 145 millones de usuarios y la compañía pretende “desarrollarlo hasta el punto en que se comunique directamente con otras IAs para ofrecer al usuario cualquier tipo de información o servicio, desde la compra de un zapato hasta la entrega de una pizza en casa”, según cuenta Ester de Nicolás, líder del equipo de Evangelismo Técnico de la empresa. “Nuestro objetivo es democratizar el acceso al machine learning”, afirma. La principal apuesta en ese sentido es la plataforma de aprendizaje automático en Azure, un servicio de análisis en la nube que permite crear e implementar modelos de máquinas según las necesidades de cada usuario.

Resultado de imagen de Google centra su estrategia en TensorFlow

Durante el keynote, se puso a la inteligencia artificial en el centro de la estrategia para cada uno de los productos, y Google -como hizo con mobile …

Google centra su estrategia en TensorFlow, un almacén de experiencias y resultados de experimentos que usa para que sus aplicaciones tomen mejores decisiones, y que tiene datos abiertos desde 2015. La plataforma ha sido utilizada por diferentes desarrolladores y empresas en todo el mundo para cosas tan dispares como aumentar la producción de leche en vacas o crear un modelo para predecir la compatibilidad entre donante y receptor en los trasplantes de órganos. Pero Google quiere más: “Estamos trabajando en robots que puedan hacerse cargo de situaciones peligrosas y llegar a sitios a los que los seres humanos no podemos llegar, como en la central nuclear de Fukushima”, cuenta Andrés Leonardo Martínez, ingeniero informático de la compañía.

Riesgos y errores

 

 

Resultado de imagen de Dentro del 300 años el mundo será de los Robots

 

 

Además de hacer proyecciones para el futuro, los expertos también se preguntan cuáles son los riesgos de un mundo en el que robots se adaptan y aprenden a partir de la experiencia (como los seres humanos). Descartan, eso sí, un escenario de ciencia ficción donde las máquinas aniquilan la humanidad. “Creamos y programamos computadoras porque nos permiten hacer las cosas mejor. Imagino un futuro en el que una persona y un sistema de IA trabajan juntos como un equipo. En prácticamente todos los campos, la combinación de robots y personas es más poderosa. Un ejemplo famoso es conocido como ajedrez centauro, en el que compiten equipos mixtos de personas y ordenadores. Los mejores equipos centauro pueden derrotar a cualquier humano y cualquier computadora que juegue solo”, comenta Dietterich.

Resultado de imagen de Dentro del 300 años el mundo será de los Robots

El investigador ve por lo menos dos papeles importantes para los humanos en el futuro: realizar tareas que exigen empatía y “comprensión profunda de otro ser humano” y asegurar que los robots no cometan errores. “Los problemas de toma de decisiones de alto riesgo a menudo involucran factores únicos. El aprendizaje automático solo funciona bien en problemas estables, cuando el mundo es altamente predecible y es fácil recolectar gran cantidad de datos de entrenamiento. En los problemas donde cada situación es única, es improbable que esa tecnología tenga éxito”, explica.

Resultado de imagen de Dentro del 300 años el mundo será de los Robots

                  Falta mucho, mucho, muchísimo tiempo para que “ellos” nos tengan que preocupar

Ester de Nicolás sostiene que “preocuparse ahora mismo por la revolución de los robots es como preocuparse por la superpoblación en Marte”, pero señala que hay problemas que son menos visibles y de los que poco se habla, como el hecho de que los sistemas dependan de bases de datos, muchas veces privados y sesgados. “No siempre hay datos correctos. Estamos depositando muchísima confianza en AI, pero hay que tener más cuidado con esas cosas”.

Resultado de imagen de Dentro del 300 años el mundo será de los Robots

Dietterich da un ejemplo de esa pega: algunas empresas utilizan el aprendizaje automático para decidir qué salario ofrecer a un empleado. Si los datos históricos demuestran que las mujeres han cobrado menos que los hombres, entonces el algoritmo recomendará ofrecer a ellas un sueldo más bajo. El experto defiende la creación de una regulación que determine pruebas de seguridad y una certificación específica para mitigar esos riesgos. Sebastian Farquhar, investigador del Instituto para el Futuro de la Humanidad opina, sin embargo, que es pronto para eso. “La legislación está subdesarrollada, y eso es algo bueno, porque la tecnología está cambiando constantemente. Creo, eso sí, que debemos ser más conscientes de los riesgos, porque hay mucho en juego”, dice. Mientras tanto, trabajan para que los robots aporten súper poderes físicos e intelectuales. “Espero el día en que me pondré un exoesqueleto para levantar 300 kg o correr largas distancias cuando tengo 80 años”, cuenta Dietterich.

Para seguir desvelando secretos de la Naturaleza

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Física... ¡Y mucho más!    ~    Comentarios Comments (0)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Un ‘superacelerador’ de protones para ver a través de la materia

Noticia de Prensa.

 

 

 

Recreación del centro de investigación cuando esté completado, en 2025. ESS

IRENE FDEZ. JUBITERO

 

 

Entre otras aplicaciones, permitirá desarrollar nuevas terapias y materiales

España fabricará componentes clave, pero aún no ha firmado el acuerdo para convertirse en país miembro

Antes de que acabe 2017 el Gobierno español y el Gobierno vasco deben inyectar más dinero para seguir con los trabajos

El túnel se encuentra a pocos metros bajo tierra, mide 537 metros de longitud y, aunque ahora está totalmente vacío, a principios de la próxima década circularán por aquí protones casi a la velocidad de la luz. Esas partículas viajarán dentro del acelerador que será instalado en esta galería subterránea, que recorremos con botas, chaleco, casco, gafas y guantes protectores.

Estamos en Lund, la ciudad sueca que ha sido elegida para albergar la Fuente Europea de Neutrones por Espalación (ESS, por sus siglas en inglés), una gran instalación científica europea que también Bilbao y Debrecen (en Hungría) aspiraban a acoger y que cuenta con un presupuesto de 1.843 millones de euros.

Los protones (generados a partir de hidrógeno) que viajen dentro del acelerador lineal impactarán sobre un componente de tungsteno (denominado blanco o target) dando lugar a una reacción nuclear que producirá los deseados neutrones, que serán guiados hacia 16 instrumentos donde, a partir de 2023, se empezarán a hacer experimentos sobre el estudio de la estructura atómica de todo tipo de materiales.

 

 

Vista área del ‘target’ o blanco donde chocarán los protones ESS

 

“Cuando su construcción esté completada, en 2025, será la fuente de neutrones de más intensidad del mundo. El neutrón es la única partícula que no tiene carga y también la más difícil de conseguir”, explica el ingeniero nuclear español Antonio Vergara, adjunto al director técnico del ESS.

Hay dos formas de producir neutrones a gran escala. Una de ellas es por fisión en un reactor nuclear y la otra, por espalación, que consiste en astillar el núcleo de un átomo pesado para que éste emita pulsos de neutrones, como harán en Suecia. El blanco o target donde tendrá lugar este proceso, que se ubicará dentro de un edificio de 30 metros de altura, es ya claramente distinguible durante la visita a las obras, que comenzaron en 2014 y avanzan a buen ritmo. “Hemos completado ya el 35%. Nuestro principal objetivo es cumplir el calendario, no salirnos del presupuesto y buscar el compromiso de los países”, explica John Haines, el jefe de royecto del ESS.

John Womersley, director general de este gran proyecto europeo, admite que llevan tres meses de retraso respecto al plan inicial, pero espera que esta demora no afecte al calendario previsto. “En diciembre trabajamos con nieve y ahora lo hacemos con calor”, afirma mientras dirige la vista a la ventana. Es lunes y los obreros trabajan bajo un cielo azul y casi 30ºC, una temperatura inusual para esta localidad sueca de 87.000 habitantes, famosa por albergar la mejor universidad de Escandinavia y conocida como ‘La ciudad de las ideas’.