domingo, 22 de julio del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡La Entropía! con el paso del tiempo, todo lo destruye

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en La Entropía lo destruye todo    ~    Comentarios Comments (8)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 «

 

Muchas veces he dejado aquí una reseña de lo que se entiende por entropía y así sabemos que la energía sólo puede ser convertida en cuando    dentro del sistema concreto que se esté utilizando, la concentración de energía no es uniforme. La energía tiende entonces a fluir desde el punto de mayor concentración al de menor concentración, hasta establecer la uniformadad. La obtención de trabajo a partir de energía consiste precisamente en aprovechar este flujo.

En realidad, la Entropía, no nos debe resultar tan extraña como esa imagen de arriba. Es algo que está presente en toda nuestra vida cotidiana. Sus efectos los podemos ver en todo lo que nos rodea y sentir en nosotros mismos. Nada permanece igual, todo cambia y se transforma: Es la Entropía destructora que hace estragos en connivencia con el tiempo.

Está claro que la madre ha sufrido más intensamente los efectos de la entropía que la graciosa niña que está comenzando su andadura por la vida. ¡El Tiempo! Ese inexorable transcurrir de la fatídica flecha que nos lleva, desde el mismo instante  del nacimiento, hasta el inevitable final: Es la Entropía destructora, ese mecanismo del que se vale nuestro Universo para renovarlo todo, incluso la vida que, de otra manera, no podría evolucionar, y, de alguna manera, ese surgir de la vida nueva, y las nuevas estrellas y nuevos mundos que nacen en las galaxias, se podría considerar como entropía negativa, es decir, algo que está ocurriendo para que el Caos no sea total.

El agua de un río está más alta y tiene más energía gravitatoria en el manantial del que mana en lo alto de la montaña y menos energía en el llano en la desembocadura, donde fluye suave y tranquila. Por eso fluye el agua río abajo el mar (si no fuese por la lluvia, todas las aguas continentales fluirían montaña abajo hasta el mar y el nivel del océano subiría ligeramente. La energía gravitatoria total permanecería igual, pero estaría distribuida con mayor uniformidad).

Una rueda hidráulica gira gracias al agua que corre ladera abajo: ese agua puede realizar un . El agua sobre una superficie horizontal no puede realizar trabajo, aunque esté sobre una meseta muy alta y posea una energía gravitatoria excepcional. El factor crucial es la diferencia en la concentración de energía y el flujo hacia la uniformidad.

Y lo mismo reza para cualquier clase de energía. En las máquinas de vapor hay un depósito de calor que convierte el agua en vapor, y otro depósito frío que vuelve a condensar el vapor en agua. El factor decisivo es esta diferencia de temperatura. Trabajando a un mismo y único nivel de temperatura no se puede extraer ningún , por muy alta que sea aquella.

El término “entropía” lo introdujo el físico alemán Rudolf J. E. Clausius en 1.849 representar el grado de uniformidad con que está distribuida la energía, sea de la clase que sea. Cuanto más uniforme, mayor la entropía. la energía está distribuida de manera perfectamente uniforme, la entropía es máxima para el sistema en cuestión.

                  Rudolf J. E. Clausius

Clausius observó que cualquier diferencia de energía dentro de un sistema tiende siempre a igualarse por sí sola. Si colocamos un objeto caliente junto a otro frío, el calor fluye de manera que se transmite del caliente al frío hasta que se igualan las temperaturas de ambos cuerpos. Si tenemos dos depósitos de agua comunicados sí y el nivel de uno de ellos es más alto que el otro, la atracción gravitatoria hará que el primero baje y el segundo suba, hasta que ambos niveles se igualen y la energía gravitatoria quede distribuida uniformemente.

Clausius afirmó, por tanto, que en la naturaleza era regla general que las diferencias en las concentraciones de energía tendían a igualarse. O dicho de otra manera:

¡Que la entropía aumenta con el tiempo!

El estudio del flujo de energía desde puntos de alta concentración a otros de baja concentración se llevó a cabo de modo especialmente complejo en relación con la energía térmica. Por eso, el estudio del flujo de energía y de los intercambios de energía y trabajo recibió el de “termodinámica”, que en griego significa “movimiento de calor”.

La termodinámica (significa “calor” y  dinámico, que significa “fuerza”) es una rama de la física que estudia los fenómenos relacionados con el calor.

termodinamica001
Motor de combustión interna: transferencia de energía.

Específicamente, la termodinámica se ocupa de las propiedades macroscópicas (grandes, en oposición a lo microscópico o pequeño) de la materia, especialmente las que son afectadas por el calor y la temperatura, así de la transformación de unas formas de energía en otras.

Con anterioridad se había llegado ya a la conclusión de que la energía no podía ser destruida ni creada. regla es tan fundamental que se la denomina “primer principio de la termodinámica”.

La idea sugerida por Clausius de que la entropía aumenta con el tiempo es una regla general no básica, y que denomina “segundo principio de la termodinámica.”

Según segundo principio, la entropía aumenta constantemente, lo cual significa que las diferencias en la concentración de energía también van despareciendo. Cuando todas las diferencias en la concentración de energía se han igualado por completo, no se puede extraer más , ni pueden producirse cambios.

¿Está degradándose el universo?

           El tiempo corre y las piezas se desgastan

Pensemos en un reloj. Los relojes funcionan gracias a una concentración de energía en su resorte o en su batería. A medida que el resorte se destensa o la reacción química de la batería avanza, se establece un flujo de energía el punto de alta concentración al de baja concentración, y como resultado de este flujo anda el reloj. Cuando el resorte se ha destensado por completo o la batería ha finalizado su reacción química, el nivel de energía es uniforme en todo el reloj, no hay ya flujo de energía y la maquinaria se para. Podríamos decir que el reloj se ha “degradado”. Por analogía, decimos que el universo se “degradará” cuando toda la energía se haya igualado.

Si es cierto el segundo principio de la termodinámica, todas las concentraciones de energía en todos los lugares del universo se están igualando, y en ese sentido el universo se está degradando. La entropía alcanzará un máximo cuando la energía del universo esté perfectamente igualada; a partir de entonces no ocurrirá nada porque, aunque la energía seguirá allí, no habrá ya ningún flujo que haga que las cosas ocurran.

La situación parece deprimente (si el segundo principio es cierto), pero no es para alarmarse , ya que el proceso tardará billones de años en llegar a su final y el universo, tal como hoy existe, no sólo sobrevivirá a nuestro tiempo, sino que con toda probabilidad también a la humanidad misma.

De todo esto podemos obtener una consecuencia clara y precisa; de acuerdo con el segundo principio de la termodinámica, la entropía del universo está en constante aumento, es decir, la energía que contiene tiende a igualarse en todas partes. Así que, como cualquier proceso que iguala las concentraciones de energía está aumentando el desorden en el sistema, nuestro universo vez tiene un mayor desorden con los movimientos aleatorios libres de las partículas que lo componen, cuyo comportamiento no es más que una especie de medida del desorden que en el universo se produce de manera continuada.

Rostros de la abuela con hija adulta y nieto en línea  Foto de archivo - 7964959

Las tres generaciones de arriba nos habla del tiempo quen pasa, de la entropía que es su compañera inseparable y, de los estragos que, en nosotros y en todas las cosas puede causar ese principio de que nada desaparece pero todo cambia.

La entropía está presente en la vida cotidiana: objetos que se descolocan, cosas que se desordenan, vestidos que se ensucian, un vaso que se cae y se rompe, los muebles que se llenan de polvo, el suelo que recoge las marcas de los pies que lo pisan, todo eso es entropía y, arreglarla, tenemos que disponer bien las cosas, recoger los objetos caídos, lavar la ropa y limpiar el suelo o quitar el polvo, con lo cual, la entropía continúa estando presente en el esfuerzo que todo ello conlleva y deteriora la , la aspiradora y nos causa a nosotros por el esfuerzo realizado (deterioro-entropía).

La entropía está ineludiblemente unida al tiempo, ambos caminan juntos. En procesos elementales en los que intervienen pocos objetos es imposible saber si el tiempo marcha delante o hacia atrás. Las leyes de la naturaleza se cumplen igual en ambos casos. Y lo mismo ocurre con las partículas subatómicas.

La figura muestra, al 50% del tamaño real, la trayectoria de un electrón entrando por la izquierda en una cámara de burbujas.

Un electrón curvándose en determinada dirección con el tiempo marchando hacia delante podría ser igualmente un positrón curvándose en la misma dirección, con el tiempo marchando hacia atrás. Si sólo consideramos esa partícula, es imposible determinar cuál de las dos posibilidades es la correcta.

En aquellos procesos elementales en que no se decir en que dirección marcha el tiempo, no hay cambio de entropía (o es tan pequeña la variación que podríamos ignorarla). Pero en los procesos corrientes, en las que intervienen muchas partículas, la entropía siempre aumenta. Que es lo mismo que decir que el desorden siempre aumenta.

Un saltador de trampolín cae en la piscina y el agua salpica arriba; cae un jarrón al suelo y se hace añicos; las hojas caen de los árboles y se desparraman por el suelo. El paso de los años nos transforman de jovenes en viejos, ¿quién puede remediar eso?

 

      En lugares como este nacen nuevas estrellas, nuevos mundos y, en ellos… ¡Nuevas formas de Vida!

El Universo no es infinito y se renueva cíclicamente a partir del Caos destructor para que surja lo . ¡Qué me gustaría saber de donde surgió, en realidad, el Universo? ¿Será una fluctuación del vació que expulsó este universo nuestro de otro mayor? ¿Será, acaso, el mismo universo que se renueva una y otra ves? No parece que ese sea el caso. Lo cierto es que, sólo tenemos el Big bang y, sin la seguridad de que ese sea el comienzo cierto.

Se demostrar que todas estas cosas, y en general, todo cuanto ocurre normalmente a nuestro alrededor, lleva consigo un aumento de entropía. Estamos acostumbrados a ver que la entropía aumenta y aceptamos ese como señal de que todo se desarrolla normalmente y de que nos movemos hacia delante en el tiempo. Si de pronto viésemos que la entropía disminuye, la única manera de explicarlo sería suponer que nos estamos moviendo hacia atrás en el tiempo: las salpicaduras de agua se juntan y el saltador saliendo del agua asciende al trampolín, los trozos del jarrón se juntan y ascienden colocarse encima del mueble y las hojas desperdigadas por el suelo suben hacia el árbol y se vuelven a pegar en las ramas.  Todas estas cosas muestran una disminución de la entropía, y sabemos que esto está tan fuera del orden de las cosas que la película no más remedio que estar marchando al revés.

En efecto, las cosas toman un giro extraño cuando el tiempo se invierte, que el verlo nos reír. Por eso la entropía se denomina a veces “la flecha del Tiempo”, porque su constante aumento marca lo que nosotros consideramos el “avance del tiempo”.

Quizás, algún día, la imaginación de los seres humanos, tan poderosa, pueda idear la manera de deterner el Tiempo y con él, eliminar la Entropía destructora. Por disparatada que pueda parecer la idea, yo no la descartaría…del toto.

Todo esto me lleva a pensar que, si finalmente el universo en el que estamos es un universo con la densidad crítica necesaria el universo curvo y cerrado que finaliza en un Big Crunch, en el que las galaxias se frenarán hasta parar por completo y comenzaran de a desandar el camino hacia atrás, ¿no es eso volver atrás en la flecha del tiempo y reparar la entropía?

La galaxia NGC 3344, situada a 25 millones de años-luz de nosotros en la Constelación de Leo, presume de estrellas nuevas azuladas y llenas de energía que, nos habla del surgir de lo nuevo, de la entropía negativa que se produce continuamente en el universo, donde no todo se destruye con el paso del tiempo, sino que, a partir del Caos… ¡Surje lo nuevo!

En un comentario que les hacía, en respuesta a otros contertulios José Luis, Fandila y Kike -en el trabajo “Las galaxias y la Vida”-, hace algún tiempo,  les decía:

 

 

Cada nueva estrella que surge hace aumentar la entropía negativa

 

“Bueno, amigo Kike… ¡O quizás sí! Como bien dices, el simple hecho de replicarse significa Entropía negativa, es decir, es la manera que tenemos los de nuestra especie (otras también), de generar esa clase de entropía y, cuando en las galaxias nacen nuevas estrellas, también se está produciendo ese fenómeno que va contra la entropía y el Caos final, toda vez que, algo surge para que todo siga igual.”

 

Lo cierto es que sí existe la entropía negativa y, continuamente la podemos contemplar a nuestro alrededor, hay procesos que son cíclicos y reversibles como, por ejemplo y no ir más lejos… ¡el de la vida! ¿Queson otras vidas? Sí, cierto, otras vidas con los genes de la que se fue y, de esa manera, continúa la aventura que comenzó hace algunos cientos de miles de años en nuestra especie. Si eso no es entropía negativa…

Por otra parte, en cosas más simples y simplemente mecánicas, hay cosas que se repiten una y otra vez y, en nuestro entorno, la Naturaleza lo hace con las estaciones, las mareas y un sin fín de fenómenos naturales que, que pòdamos recordar, están aquí con nosotros.
Por otra , no es cierto que la temperatura del universo esté siempre en aumento, el hecho de que las galaxias se estén alejando las unas de las otras como consecuencia de la expansión, hace que cada vez sea más frío y, de hecho, se cree que la muerte térmica del universo llegará cuando alcance el cero absoluto, es decir, -273,16º Celsius, a esa temperatura ni en los átomos habrá movimiento alguno.

Es cierto que cuanto mayor sea la entropía de un sistema mayor también será el desorden y la energía disponible disminuirá. El propio universo, considerado como un sistema cerrado se verá abocado a ese escenario final, ya que, de manera irremisible, su entropía aumenta más y más y lo está llevando ahacia su muerte térmica.

Existe una energía interna de la que habla la ciencia que estudia las leyes que gobiernan la conversión de una forma de energía en otra, la dirección en la que fluye el calor y la disponibilidad de energía para que siga produciéndose . Se basa en el principio de que en un sistema aislado en cualquier lugar del universo hay una cantidad medible de energía, llamada la energía interna (U) del sistema. Esta es la suma de la energía potencial y cinética total de los átomos y moléculas del sistema que pueden ser transferida directamente como calor; excluye, por tanto, la energía nuclear y química. El valor de U sólo puede cambiar si el sistema deja de estar aislado, toda vez que, si deja de estar aislado y se junta con otro, habrá transferencia de masa, energía, calor.

 En cada uno de estos escenarios de arriba, sin excepción, se crean nuevos escenarios y se producen nuevas energías

En ese caso, tenemos que pensar en cómo se fusionan las galaxias y, a menor escala, también nosotros, de alguna manera, lo hacemos para generar nueva sabia, nueva energía y nueva vida que, de alguna manera, viene a contrarrestar los efectos de la entropía destructora que no puede impedir que esa nueva vida surja, y, de la misma manera, en las galaxias, nacen nuevas estrellas y nuevos mundos.

Todo esto nos puede llevar a pensar que, si nuestro universo es considerado un sistema cerrado, al final del camino, la entropía se saldrá con la suya pero… ¡Siempre hay un pero! ¿Y si nuestro universo no está sólo y se está acercando, de manera inexorable, a otro universo vecino para fusionarse con él? En ese caso, se producirán fenómenos termodinámicos que darán lugar a un escenario nuevo. No es ninguna tonteria pensar en esa posibilidad, de estudios recientes ha salido el resultado asombroso de que nuestro universo parece tener vecinos.

Es cierto que los procesos naturales obeden a la primera ley de la termodinámica (el principio de conservación de la energía). Sin embarego, aunque todos los procesos naturales obedecen a esta ley, no todos los procesos que la obedecen pueden ocurrir en la naturaleza. La mayoría de los procesos son irreversibles, es decir, solo pueden ocurrir en una dirección y la dirección que un proceso natural puede tomar es el objeto del segundo principio de la termodinámica al que antes Kike se refería y que puede ser formulado en una gran variedad de formas:

 

 

“El calor no puede ser transferido un cuerpo a un segundo cuerpo a temperatura mayor sin producirse ningún efecto, y, la entropía de un sistema sistema cerrado aumenta con el tiempo.”

 

Esos conceptos introducen la Temperatura y la Entropía, los parámetros que determinan la dirección en la que un proceso irreversible ocurrir. Como decíamos antes, si se llega al cero absoluto, el valor de la entrop´çia sería cero, es decir, el cambio de la entroìa sería nulo, como se cree que pasaría si el universo llega a ese final que algunos vaticinan de su muerte térmica.

Claro que, yo no soy tan agorero y parto de una base muy cierta: No lo sabemos todo y, lo poco que sabemos está sujeto a cambios (como nuestras teorías) a medida que vamos evolucionando y adquiriendo nuevos conocimientos. , podemos tener la impresión de que estamos a merced de esa Entropía que nos lleva al Caos y hacia la destrucción pero… (de nuevo un pero), ¿son inamovibles nuestros conocimientos actuales?

Creo en la generación de entropía negativa (por llamarla de alguna manera), y, el ejemplo de las estrellas nuevas que nacen continuamente y también, de nuestra propia descendencia… ¡Es una prueba irrefutable! De todas las maneras y, siempre digo:

“Sabemos tan poco”

emilio silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 18 de junio del 2016 a las 12:38

    Lo cierto es que, el tema de la Entropía, es fascinante. En cualquier sistema cerrado, la Entropía crece y, cada vez hay menos energía para realizar trabajo. Para no ir más lejos, nosotros mismos, somos un buen ejemplo de lo que digo. Nuestros cuerpos son sistemas cerrados que, a medida que pasa el Tiempo, va sintiendo los estragos de la Entropía destructora. Nos hacemos más viejos, perdemos fuerzas y todo finaliza cuando, como una leve llama, nos pagamos para siempre.
    Es la flecha del Tiempo que siempre corre hacia adelante, nunca veremos que nada vuelve al lugar del inicio, y, siendo así que lo es, todo finaliza y nada es Eterno. La Entropía, como se menciona en el artículo de arriba, es combatida de alguna manera, por las galaxias que generan nuevas estrellas, nuevos mundos y nuevas criaturas, y, la reproducción de las plantas, o, la misma reproducción que las especies animales llevan a cabo para preservar las especies, todo eso, es Entropía negativa, la que se resiste a que todo acaba.
    Precisamente por eso, algunas veces cuando me he referido a las erupciones volcánicas (por ejemplo), he dicho “La destrucción de la creación”, ya que, a partir de ese fenómeno natural, nacen cosas nuevas y nuevos escenarios lucen al mundo, para que, la inicial catástrofe, se convierta en un mundo nuevo, una nueva vida.
    La Naturaleza recorre extraños caminos y, a ciencia cierta, no sabemos, en todos los casos, lo que está persiguiendo. Así que, cuando algo ocurra, lo mejor es observar y estudiar, esperar y comprobar las consecuencias de lo que pasó que, no en pocas ocasiones, nos dará una gran sorpresa.
    Si miramos a fondo como se produce el nacimiento, la vida y la muerte de una estrella, nos quedaríamos con la boca abierta por el Asombro y, también, maravillados, por toda la “magía” que en dichos procesos están presentes. A saber, que de un conglomerado de gas y polvo, se pueda formar una nueva estrella que fuisone elementos sencillos en otros más complejos, y que, esos elementos, posibiliten, miles de millones de años más tarde, que pueda surgir la Vida en cualquier mundo formado con restosa de esos materiales estelares.
    ¡Que me gustaría saber!

    Responder
  2. 2
    Fandila Soria
    el 19 de junio del 2016 a las 0:07

    No puedo por menos que disentir de algunas facetas.
    Nada vuelve al inicio porque la evolución material va cambiando (Hace que cambien las configuraciones del Universo/os y que nunca se repitan). La flecha del tiempo no es una dirección determinada sino aleatoria según los cambios de la evolución. Pero puede que alguna vez sean predecibles.
    La expansión hace que se separen los bloques galácticos, tanto como que por otro lado se junten entre ellos. Si hemos de creer en la expansión como base de la gravedad.
    Al final existirán un inmenso bloque vacío (Pero lleno de elementos) y un apelmazamiento de materia normal. Como consecuencia un gran espacio vacío de materia como la que conocemos, o varios, que con el tiempo daría lugar a un gran agujero o agujeros negros “acocotados” por la expansión circundante. Los “ciclos” de final e inicio a partir de ahí puden ser similares pero nunca repetirse. No entiendo la muerte térmica pues el calor estará presente dentro de los propios elementos
    La energía no puede escapar de esos bloques de creciente gravedad ni siquiera como pérdidas de entropía (Salvo Hawking tal vez), pues se va concentrando.
    Pienso que las pérdidas de entropia generan nuevas materias que volverán a sufrir el mismo proceso de antes.
    Y que ocurre con la expansión ¿seguirá y seguirá? dependería de que fuerza sea más potente para entonces, la de concentración material o la de “vacío”. ¿Se habrá generado con el tiempo más materia normal? ¿Imperará la concentración o la expansión? O más bien habrá un equilibrio.
    Soy optimista y pienso que cuando la Ciencia avance tal vez pueda demostrarse desde nuestro tiempo lo que pueda ocurrir despues de muchos evos.
    Sería triste un universo que salga de la “nada” y vuelva a la nada a la “nada”. Y las leyes físicas lo contradicen.
    Como se suele decir, gracias amigo Emilio por estos artículos tan sabrosos.
     

    Responder
    • 2.1
      Emilio Silvera
      el 19 de junio del 2016 a las 6:11

       

      “El físico y astrónomo inglés sir James Jeans  escribió sobre la muerte final del universo, que él denominó “muerte térmica”, a comienzos del siglo XX : “La segunda ley de la termodinámica predice que sólo puede haber un final para el universo, una “muerte térmica” en la que la temperatura es tan baja que hace la vida imposible”. Toda la energía tenderá a acabar en la forma más degradada, la energía térmica; en un de total equilibrio termodinámico  y a una temperatura cercana al cero absoluto, que impedirán cualquier posibilidad de extracción de energía útil. Será el desorden más absoluto (la máxima entropía) del que ya no se podrá extraer orden (baja entropía).”

      Responder
  3. 3
    emilio silvera
    el 19 de junio del 2016 a las 4:22

    Amigo mío, todas estas cuestiones, a gente como nosotros, nos fascina y nos hace pensar en el qué será. Por otra parte, como no tenemos todos los conocimientos necesarios para contarlo, en lagunos aspectos de los hechos que están por venir, no podemos evitar el conjeturar y querer predecir, imaginamos lo que podría pasar y, a veces acertamos partiendo de los datos que ahora podamos tener que, cada día, son más abundantes.
    Un abrazo.

    Responder
  4. 4
    Fandila Soria
    el 19 de junio del 2016 a las 9:34

    Me imagino que la 2º ley de la termodinámica queda referida “al calor libre” al que “escapa” de las unidades materiales cerradas, pero no al calor interno mientras existan unidades.
    No hace mucho a raiz de un estudio de por ahí que ya no recuerdo, “discutimos” si el cero absoluto existe, y se llegaba a la conclusión que el cero absoluto no tenía en cuenta el calor interno de los elementos que no es posible medir, solo teorizar.
    La expansión de la materia ligada, aunque eso sea dificil de detactar no parece que ocurra porque las fuerzas de ligazón de una forma general lo impedirían. Un gas se expande e incluso un liquido, pero lo sólido no, o al menos no lo detectamos. Sí puede dilatarse con la temperatura, que no es lo mismo.
    Hawking hablaba de los universos bebé. Es osible que esos universos bebé acabaran uniendose en grupos mayores. Lo que el físico opine ahora no sabemos a ciencia cierta, pues sus teorías evolucionan.
    Cada vez asombra más las posibilidades del Ser y como lo simple o lo complicado pueda manifestarse.
    Como sabemos la masa es una energía, una cara de la energía. “Si la energía se conserva” por qué no la masa que se manifiesta de otra forma pero sigue siendo energía. No podría haber, como creo, un divorcio entre masa y energía, pues son componentes siempre en correspondencia según la velocidad (Interna o externa).
    Hay tantas opiniones y teorías al respecto que más que seguros andamos perdidos y desperdigados. Por eso es mejor a veces, aun teniendo en cuenta lo que los físicos opinen, aislarse de alguna manera y pensar por uno mismo, pero sin salirse del “redil” para no descarriarse.
    Un abrazo

    Responder
  5. 5
    kike
    el 19 de junio del 2016 a las 17:31

      “La expansión de la materia ligada, aunque eso sea difícil de detectar no parece que ocurra, porque las fuerzas de ligazón de una forma general lo impedirían“.

      Pese a mi evidente falta de conocimientos, creo que no has tenido en cuenta la existencia de subpartículas libres, que no se encuentran ligadas a otras y por lo tanto no se encuentran cerradas por las fuerzas fundamentales exceptuando la gravedad.
     
      Del electrón por ejemplo sabemos que cuando cambia de órbita gana o pierde energía a través de un fotón, que al fin y al cabo es luz, y la luz es calor, por lo que a gran escala una buena parte de la masa-materia se convierte en energía, que queda libre y se expande; y por ejemplo la infinidad de fusiones nucleares que se producen en los núcleos de las estrellas irradian ingentes cantidades de luz y calor al espacio, pues en esas fases, a tan altas temperaturas,  quedan en suspenso las fuerzas fundamentales que mantienen unida a la materia; y mejor no entrar en otras cuestiones aún más complicadas como los pulsares o agujeros negros, que se dedican todo el tiempo a modificar la materia/energía a lo bestia…

     Y todo ello creo que va en consonancia con el principio entrópico; pues efectivamente la energía y/o la materia no se destruye, pero si se transforma, y de hecho, casi toda la evolución del universo viene dada por las diferentes transformaciones o cambios de “fase”, en donde se produce o destruye la materia/energía, lo que al fin y al cabo es el auténtico motor de la evolución.

     El caos creo que es una de las tristes realidades a las que todo lo que existe se ve abocado, tarde más o menos.

     Bueno amigo Fandila, luego no te quejes de que no te rebatan….jejeje.

     Un abrazo.
     

    Responder
    • 5.1
      Emilio Silvera
      el 19 de junio del 2016 a las 18:43

      ¡Bien Kike! Si miramos por ahí nos dirán que:

      “En física, una partícula libre es una partícula que, en cierto sentido, no está enlazada. En física clásica esto significa que la partícula no está sometida a ninguna fuerza.”

      De todas las maneras, de todo esto se podría hablar largo y tendido y nos meteríamos en unas implicaciones complejas de partículas libres clásicas, partículas libres cuánticas no relativistas, la ecuación de onda de Schrödinger, paquete de onda… etc. La física, amigo Kike, es cosa complicada y, fascinante.

      ¡Vaya trio que formamos!

      Un abrqazo amigos.

      Responder
  6. 6
    Fandila Soria
    el 19 de junio del 2016 a las 21:40

    En ese particular llevas razón Kike. Pero la densidad de particulas macro en el Universo, se estima en un átomo por cada 10 metros cúbicos, y un protón por metro cúbico. Los fotones son macro y se reintegan o se aniquilan yendo a pasar al vacío o a una posible creación de pares materiales. El resto puede que se estinga viajando hacia Dios sabe dónde.
    La energía materia procedente de la destrucción estelar en gran medida  se recicla de nuevo. Solo quedarán aquellos sub-elementos de dimensión oscura que vienen a  engrosar el vacío, y por tanto seguramente la expansión si no hubiera las circunstancias para la creación de materia macro.
    El caos se convierte en un tiempo “breve” en estructuras si las condiciones son adecuadas (Temperatura y conjunción de elementos de dimensiones variadas).
    De nada de esto trato en mis trabajos que son más de andar por casa. La cosmología no es un huevo que se eche a freir.
    Gracias amigos.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting