miércoles, 12 de diciembre del 2018 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




No, no se han detectado las Ondas Gravitacionales

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Ondas gravitacionales    ~    Comentarios Comments (10)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Foto de perfil de Ricard Jiménez

Público
NO, NO SE HAN DETECTADO LAS ONDAS GRAVITACIONALES.Y el argumento es que, materialmente, es imposible hacerlo.

Cuando se formula una nueva teoría de alcance universal lo normal sería que explicara alguno (aunque sólo fuera uno) de los muchos misterios del Universo. La teoría de las ondas gravitacionales no lo hace, sino que lo dice es que lo hará a su “debido tiempo”.

 

Una nueva teoría debería ser susceptible de poder ser refutada. Lo que se conoce como “método científico”. Tampoco es el caso. La teoría gravitacional tan sólo admite que podamos hacer el mismo tipo de experimento, para así reafirmar sus argumentos. Pero como no permite duplicar ninguno de ellos, nos hemos de creer que lo que dice es cierto. En términos técnicos diríamos que…. Una vez que la onda ha pasado nunca jamás puede volver a ser “rastreada”.

 

 

 

 

Cuando una nueva teoría introduce más variables de las que teníamos (en este caso, las ondas gravitacionales y los agujeros negros) y, aún así, sigue sin proporcionar respuestas incumple una regla básica. Esta regla normalmente se conoce como la “Navaja de Occam” y dictamina que la explicación correcta es la que menos variables necesita. En otras palabras, la más sencilla.

Una teoría que dice refutar una teoría ya existente (en este caso, la teoría de la relatividad general) no es una teoría en sí misma; Tan sólo trata de reafirmar lo que ya se sabía.

Si además dicha teoría no complementa o aglutina, sino que es contraría a la mayor parte del conocimiento del Universo que ya teníamos, deberíamos ser críticos y plantearnos dudas al respecto. Pero ante tanto argumento técnico se diluye el consabido espíritu crítico y nadie osa objetar nada al respecto.

 

 

 

 

La teoría gravitacional es contraría, por ejemplo, a la existencia de las múltiples dimensiones superiores que establece la teoría de cuerdas, la única que (hasta ahora) ha demostrado tener la capacidad de ser una teoría completa del Universo.También incumple un principio básico que creíamos ya superado y es el de que no existen “monopolos” en el Universo; Es decir, que nada es independiente y todo está relacionado.

Hasta ahora sabíamos que una onda era la unión de dos interacciones opuestas: la interacción eléctrica y la interacción magnética. Ahora el escenario ha cambiado, pues una onda magnética o gravitatoria resulta que tiene un comportamiento independiente.

La realidad es distinta. Lo único que hace la teoría gravitacional es interpretar a su manera las leyes de la relatividad general, y proporcionar unos resultados consistentes con lo que se ha interpretado. Además utiliza un criterio de fiabilidad consistente en la respuesta probabilística, lo que es evidentemente contrario a la formulación lógica y matemática en que nos basamos.

 

 

 

Hay que destacar que una onda de gravedad sería la función de onda de la propia partícula, cuyo movimiento la origina: el “gravitón”. Pero hay un problema, que el gravitón nunca jamás se ha detectado; Es decir, no sabemos si existe en realidad. Literalmente podríamos decir que la foto oficial de una onda (lo que LIGO nos proporciona) es algo así como la foto de… “un fantasma”.

Entonces nos encontramos con un escenario en el que… partiendo de una teoría abstracta en su totalidad (como es la ley de la relatividad general) y, basándonos en dos “entes” aún más abstractos (como son los agujeros negros) damos una existencia verdadera (la propia onda de gravedad) a algo que no sabemos si existe en realidad (el propio gravitón).

Si aceptamos que es correcta la teoría gravitacional (es decir, que 1.000 científicos no se pueden equivocar) lo que estamos haciendo es diciendo adiós a la posibilidad de que haya “algo más”, algo que no se puede detectar pero, que sin embargo, forma parte de nuestra existencia. Lo que estamos haciendo es tratar de “ajustar” todo lo que existe al mundo material.

 

Menbranas de la que surgen universos que se expanden

 

 

Pero es imposible hacer esto. La teoría de la relatividad general también predice el big-bang, algo que (por concepto) está fuera del espacio-tiempo. Esto nos lleva a una contradicción y es que si la teoría gravitacional es correcta y refuta la teoría de la relatividad general, ¿Cómo explicar la existencia de algo que es independiente del propio espacio-tiempo?. No hay que olvidar que la relatividad general exige la presencia de un plano matemático llamado imaginario, un plano que (extendido al plano físico) no existe en realidad, pero que es necesario para dar sentido a sus ecuaciones.
La teoría gravitacional no es más que un inmenso y sofisticado “cuento” y éstas son (algunos, sólo algunos) de los argumentos al respecto:

 

 

 

La VERDADERA ESENCIA de las leyes de la relatividad espacio temporal de Einstein residen en unos principios aun más sencillos, que son los principios del movimiento relativo de Galileo.

Es el ejemplo del pasajero que se desplaza sobre un tren que está en movimiento. Cuando además introducimos la relatividad temporal tendríamos la paradoja del gemelo viajero, al que no parece afectarle demasiado el paso del tiempo. Un ejemplo vale mas que 1.000 argumentos.

Si detectamos el movimiento de una onda (aunque sea de gravedad) y además podemos datar su fecha de emisión, esto implica que la onda se ha desplazado siguiendo un movimiento uniforme. Pero entonces…

¿DONDE ESTÁ EL MOVIMIENTO QUE FALTA?

 

 

Puesto de comando.

Puesto de comando del proyecto LIGO

 

Porque según LIGO una onda gravitacional no depende de nada y por esto, precisamente, puede ser detectada. Pero. . ¿No está incumpliendo los principios en que se basan las leyes de la relatividad?

La pregunta fundamental es esta: Si consideramos un espacio tiempo fijo e inmutable que podemos cartografiar y que es independiente de su vertiente temporal (que es lo que implica que no podamos rastrear el origen de la onda gravitacional)… ¿Existe otro espacio/tiempo, existe otro movimiento en el universo que no podemos duplicar experimentalmente?

 

 

 

 

Pues resulta que si, que existe. Se trata de la propia EXPANSION DEL UNIVERSO; A veces llamada constante cosmológica, matería oscura, o el movimiento que se crea de la “nada” (la energía del vacio). El problema es que no es un movimiento básicamente espacial, sino que es un movimiento que tiene lugar en el tiempo. O . . . más «exactamente» en algún «lugar» indeterminado donde el tiempo juega (desde nuestra perspectiva) un papel primordial.

Este movimiento espacio y sobretodo temporal, la mal llamada «constante» cosmológica, implica que la onda se desplaza sobre un “sustento” que, a su vez, se está expandiendo. Este movimiento no es tenido en cuenta por LIGO. Dado que no podemos tomar medidas en el pasado ni por supuesto tampoco en el futuro, podremos razonar sobre este concepto, pero nunca podríamos refutarlo con ningún tipo de experimento. Aún si pudiéramos hacerlo, dado que la expansión del universo es de tipo exponencial, ello implicaría recalibrar a cada momento los instrumentos.

La teoría gravitacional, en contra de los principios en los que se basa, no permite ser refutada, pues no permite el «desplazamiento» en el tiempo para rastrear de nuevo el origen de la señal. Para entendernos, la teoría gravitacional tan sólo permite que nos movamos en el sentido del tiempo, no nos permite girar sobre nuestros pasos para verificar que avanzamos en el sentido correcto.

 

 

 

Esta teoría es contraria a la relatividad general, donde precisamente es el entrelazamiento entre el paso del tiempo y la velocidad (la paradoja del viajero) el que crea la función de onda y, de ahí (precisamente) su forma curvada… ¿Puede ser algo, sea lo que sea, independiente incluso de su creador?

No, no se han detectado las ondas gravitacionales. El único «equipo» de detección capaz de hacerlo es nuestro cerebro. Es el único punto de confluencia de una doble onda espacio tiempo, la verdadera esencia de cualquier onda del Universo.

El interferómetro LIGO es un intento desesperado de poner unas barreras imaginarias (o razonadas) al espacio tiempo. Pero hay un problema. No existe fuerza en el universo capaz de detener la expansión de una onda, porque incrementa su fuerza a cada movimiento.

 

 

Dibujo20140716 ligo facility - graphic - nature com

 

LIGO tan sólo nos proporciona una foto. Y ahí reside el problema, que una foto no puede recoger el movimiento. Si una onda gravitacional es tetra-dimensional lo que debería proporcionarnos es una especie de holograma tridimensional, donde dentro pudiéramos contemplar cómo se desplaza la onda. Pero esto, técnicamente no podemos hacerlo.

Puede que nuestro universo esté acotado, es cierto, pero eso no impide que también sea eterno, que sea un ciclo infinito en si mismo.
La existencia independiente de las ondas gravitacionales niega nuestra esencia, pues nos dicen que nuestra existencia no es eterna, sino que es limitada. Esta es la misión de la ciencia.

La física niega nuestra esencia y se centra en nuestra existencia. La religión hace justo lo contrario. Pero. . . ¿Cuál es la diferencia?
La diferencia es la conciencia, lo único que es independiente y al mismo tiempo depende de todo.Como decía el gran físico Wheeler, de lo que se trata es de integrar nuestra existencia con el universo. De eso se trata. Y todo lo demás es un cuento para que podamos conciliar el sueño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Planteate lo siguiente. Cuando observamos el Universo no lo vemos como es ahora, sino que lo que vemos esel pasado. Si en lugar de mirar “hacía afuera” miráramos hacía dentro (lo que conocemos como “sueños”) ¿Qué veríamos en realidad?.
Según la teoría gravitacional no existe esta posibilidad, no es el observador el que crea la realidad.

Pero entonces… ¿Quién dice la verdad? Nos hemos de basar ahora en la autoridad de los argumentos y no en los experimentos?

 

 

 

El sonido que LIGO nos proporciona no es el sonido de la onda. Lo único que indica este sonido es que dicha teoría “chirría”. En el vacío no hay rozamiento.

Podemos considerar que el movimiento es lo que pasa entre dos instantes diferentes de tiempo, pero también podemos pensar en él en otros términos. Siempre puede haber una visión opuesta, esta es la esencia de la relatividad.

Para la ciencia se puede sintetizar el movimiento en una foto perfecta. Pero existe otra posibilidad. Porque la unica manera de apreciar el movimiento en una foto, es que dicha foto este distorsionada.

Si existe una velocidad limite en el universo, una velocidad que nunca podremos alcanzar, cualquier foto «mental» que hagamos siempre saldrá distorsionada.

Simplifiquemos aun más las leyes de la relatividad. Todo está en movimiento porque todo está relacionado. No hay un momento perfecto para detenerlo. Siempre será indeterminado.

El resumen final, todo depende. . . ¡Siempre!. ¿De que depende? No importa de que depende.

Todo está relacionado, porque todo tiene su opuesto. La ley fundamental, causa y efecto, que son precisamente las leyes de gravedad.

Todo tiende a la forma de una onda, una onda fuera de nuestro espacio tiempo habitual. En otras palabras, un cambio de mentalidad.

 

Foto
Autor: Ricard Jiménez.
Nota: Le pido disculpas a Don Ricard Jiménes por haber añadido algunas imágenes a su trabajo, simplemete trataba de hacer más amena su lectura al lector al hacer pequeñas paradas para verlas. Gracias amigo.

  1. Gallery, el 16 de diciembre del 2017 a las 5:51

    http://k1news.ru/…

    No, no se han detectado las Ondas Gravitacionales : Blog de Emilio Silvera V….

 

  1. 1
    Ricard
    el 2 de marzo del 2016 a las 19:58

    Gracias a ti, un saludo.
    Ya te haré llegar alguna publicación más. Fijate que, dado sentido a la existencia de un plano inmaterial muchas preguntas encuentran fáciles respuestas. El único requerimiento es que dicho plano opere de forma inversa, tanto si lo contemplamos de forma estático, cómo si lo contemplamos en movimiento.
    Llegados al extremo, se invierten el espacio y el tiempo entre ellos. En el plano imaginario es la fuerza eléctrica la que decrece su intensidad, mientras que la fuerza de la gravedad se incrementa de forma exponencial. Algo que en nuestro plano material transcurre a toda velocidad, en el plano inmaterial transcurre infinito tiempo. Un quark no desaparece, no va a ningún lado, simplemente cambia su estado. Este sería el último movimiento del inverso.
     
    Cuando hace esto invierte su crecimiento, y pasa a expandirse en este plano imaginario. Al final del proceso se reintegra de nuevo al universo, probablemente saliendo a través de un agujero negro. Lógicamente este proceso también tiene lugar a la inversa. De esta manera todo el universo está informado de lo que pasa, siempre y en todo momento.
     
    Saludos, ya te enviaré alguna publicación a este respecto.

    Responder
  2. 2
    RedCrowx
    el 3 de marzo del 2016 a las 1:59

    Este post es desconcertantemente pseudocientífico.
    Un saludo Emilio.
     
     
     

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 3 de marzo del 2016 a las 6:28

      ¡Hola, Red!
      Simplemte se trata de otras maneras de entender las cosas y, no todos tienen porque ser tan crédulos y creer, a las primeras de cambio lo que nos dicen los de la NASA y de proyectos que circulan por ahí buscandio lo que, posiblemente, ni exista. Es el caso de la Materia oscura, de las partículas WIMPs, de la Gravedad cuántica, y de un sin fin de cuestiones que intuimos pero que, no hemos podido encontrar por el momento y, sin embargo, hablamos de ellas como si estuvieran ahí, a la vista, cuando no es así. El Gravitón es la mejor prueba de ello.
      Saludos cordiales.

      Responder
      • 2.1.1
        RedCrowx
        el 3 de marzo del 2016 a las 15:57

        Correcto Emilio.
        El espíritu crítico es la base de la ciencia. Pero de ahí afirmar que la existencia de las ondas gravitacionales contradicen la relatividad… cuando es todo lo contrario, ya que la relatividad general de Einstein las predijo hace 100 años, hay un gran trecho. Esta afirmacion es simplemente falaz.
        Si autor de estas ideas es asiduo a este blog debería saber que, en el modelo estándar de las partículas, detectar un fotón y detectar ondas electromagnéticas son la misma cosa, ya que el fotón no es más que la representacion corpuscular en cuantos de Plank de lo que puede ser interpretado como una onda. Por este motivo argumentar que no se han podido detectar ondas gravitacionales porque no se ha detectado el gravitón, carece de sentido a mi entender.
        “Hasta ahora sabíamos que una onda era la unión de dos interacciones opuestas: la interacción eléctrica y la interacción magnética.” También debería saber que no se conciben estas interacciones como entidades independientes, sino que hace mucho tiempo que conocen como una sola interacción.
        Lo cierto es que las ideas aquí expuestas me resultan faltas de rigor y apoyadas en falacias.
        Obviamente cualquiera puede tener las ideas que desee, pero creo que hay un lugar para cada una de ellas.
        Igualmente es mi opinión y nada más. Solo me ha sorprendido ver una entrada así en este Blog.
        Muchas gracias por tu labor divulgativa. Te aseguro que disfruto de tus entradas a diario.
        Un abrazo.
         

        Responder
        • 2.1.1.1
          emilio silvera
          el 4 de marzo del 2016 a las 4:53

          Gracias amigo RedCrowx:
          Siendo cierto todo lo que dices, no debe,mos poner puertas al campo, y, como verás y es bien conocido, tampoco los grandes físicos pueden demostrar la Teoría de Cuerdas que algunos han catalogado de magía circense, y, sin embargo, hay grandes esperanzas en ella y se cree que ahí habita una teoría de la Gravedad cuántica. ¡Son tantas las cosas que no sabemos!
          Cuando aparecen ideas que, como las de Ricard, no llegamos a comprender… del todo, siempre dejo un margen de confianza hacia ellas, toda vez que está demostrado que, en algunas personas, se ha dado esa rara cualidad de poder “ver” algo más lejos que por lo general podemos ver los demás y, considrando que mi intelecto no alcanza tanto como pader negar esas ideas, ahí las dejo para que el Tiempo pueda dar o quitar la razón al amigo Ricard que, al menos, por su esfuerzo imaginativo, tiene que tener al menos un respeto hacia lo que piensa aunque no todos estén de acuerdo con ello.
          Por lo demás, amigo mío, aquí como bien dices, las ideas que se vuelcan son las que han sido cotejadas una y otra vez, las que han sentado cátedra a base de comprobaciones múltiples y por distintos medios y distintas personas con el mismo resultado siempre, lo cual, le da el sello de calidad y garantía. Sin embargo, no en pocas ocasiones, con el paso del Tiempo y los adelantos nuevos de la técnica, han tenido que ser soslayadas y enmendadas para hacerlas más reales, es decir, ajustarlas a la realidad de la Naturaleza, ya que, lo que creíamos verdad, no lo era tanto.
          Así que, estando de acuerdo contigo en casi la totalidad de lo que dices, dejo ese margen para esas nuevas ideas y hacia otras perspectivas que, quizás más avanzadas, no sepamos comprender.
          Un cordial saludo.

  3. 3
    kike
    el 3 de marzo del 2016 a las 19:23

    Emilio, como dicen los franceses, “Touché”-

    Responder
  4. 4
    Ricard
    el 4 de marzo del 2016 a las 1:28

    RedCrowx
    Te agradezco tus comentarios, en especial el segundo en el que miras de dar algún argumento.
    Yo no digo (no se donde lo has leído) que la existencia de las ondas gravitacionales contradigan la teoría de la relatividad. Yo afirmo que existen, pero que materialmente no pueden ser detectadas, porque sería tanto como decir que hemos resuelto “la acción fantasmal a distancia”, es decir, la computación instantánea.
    El tema del “gravitón”, es decir, que se haya detectado la función de onda de una partícula que no sabemos si existe o no en realidad, es casi anecdótico. También solemos hablar de la existencia real y verdadera de la inteligencia artificial sin tener muy claro como funciona la nuestra. Lo verdaderamente relevante en esta crítica a la teoría de las ondas gravitacionales hace referencia a la no inclusión de la constante cosmológica (la expansión del universo) como parámetro.
    Pero esta crítica no es mía en exclusiva. De acuerdo con Abhay Ashtekar del Instituto para Gravitación y el Cosmos de la Universidad Estatal de Pennsylvania (sin duda una opinión más que cualificada), el propio marco de trabajo teórico subyacente a las ondas gravitatorias puede que tenga que ser revisado para tener en cuenta a la energía oscura y la aceleración de la expansión del universo. Te dejo un enlace al respecto:
    http://www.cienciakanija.com/2016/01/25/la-constante-cosmologica-desplaza-al-rojo-las-ondas-gravitatorias/#more-19261
    De acuerdo con él y sus colegas, y cito literalmente: “Incluso una minúscula constante cosmológica arroja una sombra alargada sobre la teoría de ondas gravitatorias”.
    Piensa que toda la teoría gravitacional se basa en una interpretación de los postulados en que se basa la relatividad general y… como ellos mismos señalan: “Para una constante cosmológica mayor que cero, aún no sabemos qué significan las ondas gravitatorias en la relatividad general, ni tenemos expresiones para la energía y momento angular que transportan”.
    Y citan además…. “ahora está clara que la razón por la que el problema ha permanecido sin solución tanto tiempo, y es que la inclusión de una constante cosmológica, aunque sea pequeña, requiere un profundo cambio en la estructura conceptual básica y las técnicas matemáticas que se necesitan para describir las ondas gravitatorias en la relatividad general”.
    En mi artículo, si lo vuelves a analizar con detenimiento, verás que me centro en la imposibilidad matemática de poder parametrizar en los aparatos de detección la expansión del Universo. Y esto de acuerdo con Ashketar: para poder hacerlo se han de rediseñar las técnicas matemáticas.
    Piensa que cada avance verdaderamente relevante en la comprensión del Universo siempre ha venido precedido de un avance matemático. Paso así con las leyes de la relatividad, pero también con las propias leyes de la gravedad.
    Como dice Mario Livio: “Cuando los científicos tratan de iluminar su camino a través del laberinto de los fenómenos naturales, utilizan las matemáticas como su antorcha”. Newton, por ejemplo, formuló la rama de las matemáticas conocida como cálculo porque necesitaba esta herramienta para capturar el movimiento y el cambio, fraccionándolos en pequeñas secuencias “fotograma a fotograma”.
    Te dejo otro enlace a este respecto: http://www.cienciakanija.com/2016/03/03/matematicas-descubiertas-inventadas-o-ambas/#more-19571
    El quid fundamental para encontrar una teoría unificada es que las leyes de gravitación contemplan la realidad con independencia del tiempo (fotograma a fotograma) mientras que para las leyes de la relatividad el tiempo es un variable necesaria. Una teoría describe la realidad de forma estática, mientras que para la otra lo fundamental es el movimiento. Una hace referencia a partículas, mientras que la otra nos habla de los campos que se forman con su propio movimiento.
    Si, como dijo Einstein es cierto que existe una geometría subyacente al espacio-tiempo, dicha geometría debería de ser la misma tanto si la contemplamos de forma estática, como si la contemplamos en movimiento. Hoy día, con las matemáticas que utilizamos es imposible unificar ambos aspectos. Ya llevamos más de 100 años y no lo hemos hecho.
    La teoría gravitacional es irrelevante porque no da respuesta o no ofrece ninguna solución para solventar el gran problema de la física, que es el “Problema de la Medida”. Tan sólo la geometría puede hacerlo, porque no depende de ella.
    La relatividad general introduce el tiempo como si fuera (en exclusiva) la cuarta dimensión matemática, pero esto no es correcto. Si existe el tiempo imaginario existe también un espacio imaginario o matemático (la geometría del espacio-tiempo) y, en consecuencia, su movimiento (que sería la expansión del Universo).
    No obstante estoy de acuerdo contigo en que cada cual puede tener las ideas que mejor le parezcan, incluso aunque estas contradigan el consenso general. Sin embargo considero que este blog es un lugar sensacional para exponerlas, porque es un lugar en el que Emilio siempre ha dado cabida a todas ellas. Incluso, por absurdas que (a primera vista) parezcan.
    Un saludo,
     
     
     
     
     

    Responder
  5. 5
    emilio silvera
    el 4 de marzo del 2016 a las 5:03

    Lo cierto es que nos queda mucho por saber, y, sabemos menos de lo que creemos que sabemos. Siendo así las cosas (que lo son), nunca me atrevería a negar las posibilidades que otras mentes puedan imaginar para el funcionamiento de la Naturaleza y los objetos y fuerzas que la pueblan, y, como digo siempre: Son muchas más las preguntas que las respuestas y, cuando aparece alguien que nos quiere dar respuestas a preguntas que nunca nadie ha sabido contestar, entonces, sólo nos queda agradecerle el esfuerzo y, si no entendemos plenamente lo que nos dicen, esperar a que sea el Tiempo el que nos traiga la verificación de dichas ideas. Siempre ha sido así y lo seguirá siendo. Acodémonos del átomo de Demócrito y de los Elementos de Empédocles.
    Saludos cordiales.

    Responder
  6. 5.1
    Emilio Silvera
    el 16 de diciembre del 2017 a las 6:57

    Amigo mío:

    Te he escuchado detenidamente y, sobre lo que concretas tus pensamientos, debemos convenir que, aparte de poder refinarlos y ajustarlos algo más, por lo general, van en la buena dirección. Yo también creo que, sobre el tema de la detección de las ondas gravitacionales, los científicos deberían haber dado más razones que, han quedado en la oscuridad, ya que (según creo), ellos tampoco las saben exponer, y, seguramente, será por el hecho de que, esas imaginadas ondas podrían detectadas podrían deberse a cualquier cosa, y, el hecho de que las adjudiquen a dos agujeros negros que colisionaron hace 1.300 millones de años luz, es, al menos… ¡Sospechoso! Sospechoso en lo que a la veracidad de lo afirmado se refiere. Los físicos, como todos los demás científicos, cuando no saben alguna cosa, se la inventan, es mucho lo que se juegan y, las subvenciones se ponen en peligro si no dan las cosas por concretas y ciertas aunque no lo sean.

    En cuanto al gravitón, tengo la sensación que ese boson esquivo, será difícil de encontrar, ya que, si es la partícula mediadora de la fuerza más débil de las cuatro fundamentales que rigen el universo, y, además, esa fuerza está presente en todas partes… El gravitón que hipotéticamente la media, o sea, la particula mediadora de esa fuerza misteriosa, no se dejará ver tan fácilmente.

    Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting