lunes, 23 de septiembre del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡Nunca dejaremos de pensar!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Los Pensamientos    ~    Comentarios Comments (11)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

 

Algunos han llegado a decir que los pensamientos curan más que los medicamentos que, los tomamos para un determinado fin pero, el medicamente no es inteligente y entra en un complejo sistema en el que están presentes muchas cosas que, con aquel mediacmaneto, verán alreradas sus funciones y, aunque le llaman efectos secundarios, no lo son, son efectos muy directos.

Lo cierto es que, como digo en el título del trabajo, nunca, mientras nos quede un mínimo de energía en el cerebro, dejaremos de pensar, aunque nuestra fragilidad en el contexto de la Naturaleza sea muy grande y nuestra enorme ignorancia nos empuje a plantear preguntas y más preguntas.

Cabeza, iconos de los pensamientos del hombre fijados

Los pensamientos bullen en nuestras mentes, y, en ningún momento, ni cuando estamos dormidos, dejan de trasminar y elucubrar situaciones y escenarios valiéndose de los sueños. Cada uno de nosotros, en cada momento de su vida, está inmerso en un proyecto particular que, siendo más o menos tranquilo, le lleva a tener que pensar en solucionar situaciones imprevistas, en cómo poder conseguir aquel objetivo, poder llegar a la meta soñada y, todo ello, nos lleva a que, en nuestras mentes, se creen verdaderas estructuras complejas de pensamientos que van encaminados a resolver o conseguir esas metas propuestas.

A base de observar lo que pasa a nuestro alrededor, estudiar los fenómenos naturales de la Tierra, el clima, la atmósfera, el conjunto que el planeta tiene para que la vida esté presente en él, en el ámbito que llamamos Biosfera. En relación a otros cuerpos más lejanos como Nebulosas, galaxias y objetos exóticos de todo tipo, al no poder llegar a ellos y poder verlos de cerca, inventamos máquinas grandes y complejas como los telescopios que nos llevan a distancias inconmensurables de miles de millones de años-luz, y también, para poder llegar ese otro “mundo” de lo muy pequeño y ssaber de qué está hecha la materia, inventamos enormes y potentes Aceleradores que, desmenuzando las particulas, encuentran en sus entrañas los componentes básicos de la materia que tratamos de conocer.

Nuestros pensamientos que no paran en su actividad creadora, desde siempre han tratado de explicar el “mundo”, la naturaleza y el universo, y, para ello, se crearon Teorías que son, de alguna manera, como las guías que nos indican hacia dónde debemos caminar, cómo debemos hacerlo y qué debemos buscar. Son muchas las teorías que hemos creado los de nuestra especie humana, y, al principio eran rústicas intuiciones y, con el paso de los siglos, fueron grandes y profundos pensamientos que describían la realidad del entorno que nos cobija y que llamamos Universo.

File:Cassini-science-br.jpg

Desde la Teoría de la relatividad de Einstein que nos habla de la materia y del comportamiento de la luz, de los fenómenos a que ciertas situaciones pudieran dar lugar, de cómo se comportan el Espacio y el Tiempo en determinadas circunstancias y, el por qué se curva el espacio en presencia de grandes masas. Muchas son las teorías que nuestros pensamientos han generado.

 

Partículas y campos, clásicos y cuánticos. Las nociones clásicas de partícula y campo comparadas con su contrapartida cuántica. Una partícula cuántica está deslocalizada: su posición se reparte en una distribución de probabilidad. Un campo cuántico es equivalente a un colectivo de partículas cuánticas.

 

 

Desde el átomo de Demócrito y los elementos de Empédocles, no hemos parado nunca de atisbar el horizonte de lo que podrían ser esos “enigmas” que, no pudiendo ser comprendidos “del todo”, eran el acicate para que, nuyestras mentes crearan pensamientos en forma de conjeturas y teorías que, una vez verificadas, se transformaban en leyes. Las leyes que gobiernan nuestro mundo y todos los mundos del Universo que ahora, sí vamos llegando a comprender.

Desde lo muy grande hasta lo muy pequeño, esos ámbitos del saber humano que están representados por las dos teorías que los significan y que llamamos relatividad y cuántica, y, que nos explican hasta donde hemos podido conseguir, cuestiones complejas y secretos que estaban bien guardados por la Naturaleza y que, a base de mucho pensar, de observar, de estudiar, de experimentar… ¡Conseguimos comprender!

Como siempre nos pasa cuando no sabemos alguna cosa, nuestra imaginación se desboca y plantea mil y una solución de lo que podría ser. , nos ocurre con el Universo y los secretos que aún no hemos podido desvelar. Construimos modelos que nos den una satisfactoria explicación o menos aceptable, buscamos remedio -no pocas veces poniendo “parches”- para cuestiones que no podemos explicar, y nos inventamos escenarios y situaciones que, tampoco sabemos si alguna vez podremos comprobar: materia oscura, agujeros de gusano, universos paralelos…

 

 

Cuando oímos la palabra hiperespacio todos pensamos en un lugar por encima, alto, más allá del “espacio normal” de tres dimensiones en el que nos movemos en nuestra vida cotidiana. Y, las ideas se pueden mezclar para confundirnos más, con espacios vectoriales lineales que pueden tener un infinito de dimensiones, como si fuera un espacio de Hilbert. Es como un túnel situado fuera de este mundo nuestro que nos puede llevar hacia regiones lejanas en la galaxia o, incluso, en otras galaxias y hasta en otro universo,  sin tener que recorrer el espacio que de esos lejanos lugares nos separa.

 

Nuestra fantasía dibuja de mil maneras el Hiperespacio que intuimos está ahí

Michio Kaku, un físico que nos habla de dimensiones extra y de hiperespacio, en una de sus obras comienza diciendo:

 

“¿Existen dimensiones superiores? ¿Están los mundos invisibles más allá de nuestro alcance, más allá de las leyes corrientes de la física? Aunque las dimensiones superiores hayan históricamente cosa de charlatanes, místicos y de escritores de ciencia ficción, muchos físicos teóricos creen ahora, no solo que las dimensiones superiores existen, sino que además pueden llegar a explicar algunos de los más profundos secretos de la naturaleza. Aunque queremos aclarar que no existen evidencias experimentales de la existencia de dimensiones superiores, en principio, pueden llegar a resolver el problema esencial de la física: la unificación de todo el conocimiento físico a un nivel fundamental.

 

Hemos mirado por todo el Universo y, añadiendo el tiempo como otra dimensión, vemos que es tetradimensional, no podemos ver dimensiones

Michio Kaku, ese que ve el futuro, nos decía:

 

“Mi propia fascinación con las dimensiones superiores comenzó durante mi infancia. En uno de mis felices recuerdos de la infancia permanecía agachado junto al estanque del Jardín del Te Japonés de San Francisco, contemplando hipnotizado las carpas de colores nadando suavemente bajo los nenúfares. En esos momentos de calma, me hacia una tonta que solo un niño podría hacerse: ¿como ven las carpas en aquel estanque el mundo que les rodea ?. Habiendo pasando su vida entera dentro de aquel estanque, las carpas creerían que su universo consiste de agua y de nenúfares; solo vagamente conscientes de la posibilidad que un mundo extraño existiese por encima de la superficie.

Mi mundo escapaba a su comprensión. Me intrigaba que pudiese estar a solo unos centímetros de las carpas y que al mismo tiempo estuviésemos separados por un abismo. Concluí que si hubiese algún científico entre las carpas se mofaría de cualquier pez que propusiese que un mundo paralelo podría existir por encima de los nenúfares. Un mundo invisible allá del estanque no tendría sentido para la ciencia.”

 

 

 

Claro que, esas explicaciones de Michio Kaku,  no nos explican, a los humanos, lo que es el universo hiperdimensional que sería para las carpas este mismo universo nuestro. El nos lleva a la de que, , al igual que le ocurre a las carpas de su estanque, tengamos a nuestro alrededor “otras dimensiones” que no somos capaces de ver. Pero yo me sigo preguntando:

¿Dónde, pues, ha de hallarse el universo hiperdimensional de la simetría perfecta? Ciertamente, no aquí y ahora; el mundo en que vivimos está lleno de simetrías rotas, y sólo tiene cuatro dimensiones, tres de y una temporal. La imaginación que nunca descansa, nos lleva a una en la cosmología, la cual nos dice que el universo supersimétrico, si existió, pertenece al pasado. Como nos decían los autores de la Teoría Kaluza-Klein, esas otras dimensiones se quedaron compactadas cuando el universo se desarrolló y, aunque son parámetros necesarios para las grandes teorías de cuerdas y supercuerdas… ¡No las vemos por ninguna parte!

 

 

 

 

La implicación de eso es que el universo tuvo que comenzar en un estado de perfección simétrica, desde el que evolucionó a este otro universo menos simétrico que conocemos y en el que vivimos. Si es así, la de la simetría perfecta sería la del secreto del origen del universo, y la atención de sus acólitos puede volverse con buenas razones, como las caras de las flores al alba, hacia la blanca luz de la génesis cósmica. Alguna vez hemos podido comentar aquí de aquella simetría primera, cuando todas las fuerzas de la naturaleza estaban unidas en una sola fuerza y, a medida que el universo se enfrió en los infiernos del big bang, aquella simetría se rompió, y se desgajó en las cuatro fuerzas que ahora conocemos y, algunos dicen que, se formaron las cuatro dimensiones que podemos ver y, otras, quedaron confinadas en el límite Planck. La simetría quedó rota para siempre.

 

Así que las teorías se han embarcado a la caza de un objetivo audaz: buscan una teoría que describa la simplicidad primigenia que reinaba en el intenso calor del universo en sus primeros tiempos; una teoría carente de parámetros, donde estén presentes todas las respuestas. Todo debe ser contestado a partir de una ecuación básica.

Recordemos que:  “En griego, la simetría significa “la misma medida” (syn significa “juntos”, como en sinfonía, una unión de sonidos, y metrón, “medición”); así su etimología nos informa que la simetría supone la repetición de una cantidad medible. Pero la simetría para los griegos, también significaba la “la debida proporción”, lo que implicaba que la repetición involucrada debía ser armoniosa y placentera. Asi, la Naturaleza nos está indicando que una relación simétrica debe ser juzgada por un criterio estético .”

De esa manera, como digo más arriba, buscar “la simplicidad primigenia” y, para ello, hacemos cábalas con dimensiones más altas que nos devuelva una simetría superior que nos lo explique todo y donde todo quepa sin que surjan los indeseables infinitos que aparecen cuando tratamos de juntar la Mecánica cuántica con la Relatividad general, es decir, cuando queremos unificar el “universo” de lo infinitesimal con el “universo” de lo muy grande.

La asimetría que podemos contemplar en la Naturaleza es, también la belleza de la diversidad que, reside en todos nosotros que, de alguna manera, tambi´ñen somos Naturaleza pues, de ella venimos y a ella tenemos que volver. El que en nosotros esté presente la consciencia, ese algo que nos lleva a pensar y plantear preguntas sobre todo lo que no comprendemos, ese maravilloso parámetro que reside en la mente y que llamamos curiosidad, aquel otro que bajo el nombre de imaginación nos puede representar “universos” de infinita belleza, y, todo ello, se crea en un recinto pequeño, el cerebro que, con más de cien mil neuronas, tantas como estrellas tiene una galaxia, hace posible esta maravilla de los pensamientos.

Sí, a nuestro alrededor podemos contemplar la simetría que en el Universo quedó rota. Así las cosas, nuestra imaginación que es libre de “volar” hacia espacios desconocidos y hacia escenarios imposibles, también puede, no sólo escenificar el Hiperespacio, sino que, llevando la fascinación aún más lejos, ¿quién sabe? (como tántas veces hemos comentado), si los teóricos no habrán dado en el y, con su intuición “infinita”, haber podido vislumbrar que toda la materia del universo está formada por cuerdas vibrantes y armónicas que se conjugan de diferentes maneras, produciendo con sus pulsos, nuevas partículas en un “universo hiperdimensional” que no podemos ver pero que, está ahí.

¡Es todo tan extraño! ¡Es todo tan complejo! y, sobre todo…¡sabemos tan poco!

Las nuevas características descubiertas por los científicos en las transiciones de fases es que normalmente van acompañadas de una ruptura de simetría. pues, el estado de máxima simetría es con frecuencia también un estado inestable, y por lo tanto corresponde a un falso vacío. Con respecto a la teoría de supercuerdas, los físicos suponen (aunque todavía no lo puedan demostrar) que el universo decadimensional era inestable y pasó por efecto túnel a un universo de cuatro y otro de seis dimensiones. pues, el universo estaba en un estado de falso vacío, el estado de máxima simetría, mientras que hoy estamos en el estado roto del verdadero vacío.

http://guillegg.files.wordpress.com/2010/06/strings1.jpg

Lo cierto es que, estemos en el universo que podamos estar, lo que no podemos negar es que es, ¡bello!

Los físicos, en su incansable de respuestas, nos llevan a “cosas”  como la “supergravedad”, una construcción matemáticamente complicada que consigue combinar la supersimetría con la fuerza gravitatoria pero, ¿qué es la supergravedad? Meternos en esos berengenales matemáticos sería algo engorroso y (para muchos) aburrido.

¿Qué pasa entonces con la supergravedad? Aquí, al principio las cosas parecen mucho mejores e incluso al nivel de tres lazos nada parece ir mal. Los entusiastas afirman que esto no podía ser una coincidencia y que la teoría final de todas las fuerzas podría estar a la . ¿Una teoría de todas las fuerzas? ¿Podemos imaginar una cosa así? ¿Sería posible una formulación exacta  de las leyes de la física? ¿Se podría conseguir eso alguna vez?. Claro que, todo esto nos lleva a “universos” insospechados, lugares cada vez más pequeños en un reino donde el espacio y el tiempo dejan de existir, ya no podemos hablar de puntos y, nos vemos obligados a tener que hablar de cuerdas vibrantes.

Según lo que podemos entender y hasta donde han podido llegar nuestros conocimientos actuales, ahora sabemos donde están las fronteras: donde las masas o las energías superan 1019 veces la masa del protón, y esto implica que estamos mirando a estructuras con un tamaño de 10-33 centímetros. Esta masa la conocemos con el de masa de Planck y a la distancia correspondiente la llamamos distancia de Planck. La masa de Planck expresada en gramos es de 22 microgramos, que la es la masa de un grano muy pequeño de azúcar (que, por otra parte, es el único de Planck que parece más o menos razonable, ¡los otros números son totalmente extravagantes!). Esto significa que tratamos de localizar una partícula con la precisión de una longitud de Planck, las fluctuaciones cuánticas darán tanta energía que su masa será tan grande como la masa de Planck, y los efectos de la fuerza gravitatoria entre partículas, , sobrepasarán los de cualquier otra fuerza. Es decir, para estas partículas la gravedad es una interacción fuerte.

 

   En las explosiones de Supernovas está presente la Gravedad

Si la Gravedad llegara a ser una interacción fuerte, sería un verdadero desastre. No se puede ni imaginar lo que haría, en ese caso, la gravedad,  tan difícil como “la cromodinámica cuántica” cuando interacciona con los quarks. Aquí la situación es mucho más grave. Cuanto más pequeñas sean las estructuras que tratamos de estudiar más intensa es esta fuerza, hasta el extremo de que incluso los intentos más burdos para describirla darán lugar a resultados completamente absurdos.

Todo lo que conocemos acerca de la naturaleza será inválido en la escala de Planck, y nosotros que pensábamos que conocíamos todo con gran precisión. La Teoría de Einstein acerca de la naturaleza de la fuerza gravitatoria funciona espléndidamente, parte de un principio muy fundamental, uno que practicamente tiene que ser correcto: la gravedad es una propiedad del y el tiempo mismos. El y el Tiempo están “curvados” decir exactamente lo que sucede a un trozo de papel cuando se humedece: de deforma y no hay manera de alisarlo ni pasándole la plancha caliente. La fuerza Gravitatoria es la responsable de semejante rugosidad en el espaciotiempo.

 

 

Hasta aquí, al menos sí hemos podido comprender. Sin embargo, cuando nos sumergimos en el océano profundo del hiperespacio y del universo extradimensional… ¡las cosas cambian! Estamos perdidos y, nuestras mentes no encuentran esa luz que ilumine el entendimiento para , de una vez por todas, todo eso puede esatar ahí o, simplemte, son falsos escenarios que nuestras mentes imaginan para huir de la cruda realidad.

Claro que, por otra parte, como nos pasó con la paradoja del gato de Schrödinger que, al principio era tan extraña que uno podía recordar la reacción de Alicia al ver desaparecer el gato de Cheshire en el centro del cuento de Carroll: “Allí me verás”, dijo el Gato, y desapareció, lo que no sorprendió a Alicia que ya estaba acostumbrada a observar cosas extrañas en aquel lugar fantástico. Igualmente, los físicos durante años se han acostumbrados a ver cosas “extrañas” en la mecánica cuántica.

http://4.bp.blogspot.com/-xSlWe2yr2xU/Ts6MHliCC8I/AAAAAAAAAG4/D_EcfYZWynQ/s1600/10%2529+Im%25C3%25A1genes+fant%25C3%25A1sticas+by+www.JoseLuisAvilaHerrera.BLOGSPOT.com.jpg

¡Lo que no sea capaz de configurar nuestra imaginación! Y, a pesar de su “infinita riqueza, la Naturaleza la supera y contiene y ocurren cosas inimaginables. Pero, como decíamos al principio, todo, absolutamente todo lo que nos rodea y convive con nosotros, sea inerte o vivo, nos hace pensar, y, desde luego, los pensamientos nos llevarán a esos otros “mundos” futuros en los que, seguramente podremos decir… ¡Que sabemos!

Algunos, como Alejandro Jodorowsky piensan que: “Si tenemos un cuerpo imaginario, es también necesario que nos demos cuenta que tenemos una mente imaginaria. Tenemos pensamientos inconscientes, percepciones olfativas, audiciones, tactos, visiones, sabores mucho más desarrollados que los que creemos “reales”. Vemos más de lo que creemos ver, oímos más de lo que creemos oír, gustamos más de lo que creemos gustar, olfateamos más de lo que creemos olfatear, percibimos con el tacto mucho más de lo que creemos percibir, pensamos más de lo que creemos pensar. No sentimos por completo nuestras sensaciones, tenemos pensamientos de los que no nos damos cuenta, vivimos dentro de limites perceptivos, provocados desde que nacemos por nuestra familia y luego por la sociedad. Nos sumergen en prejucios y concepciones anquilosadas de la realidad y de nosotros mismos. Debemos aprender a pensar con libertad, (no digo con “inteligencia”, digo con “libertad”). El mágico consiste en disolver los límites de nuestra inteligencia y de nuestras percepciones. Estos limites nos encierran en calabozos irreales que nos impiden a la conciencia suprema.”

Si realmente eso es , estaríamos limitados por nuestras propias concepciones del mundo. Sin embargo, ahí están los físicos teóricos que se salen del “régimen” establecido y, sus mentes generan e imagina mundos y universos que, siendo muy dispares y diferentes de este nuestro -que creemos real-, podrían ser, los auténticos mundos y los auténcos paisajes que la Naturaleza trata de mostrarnos y que nosotros, nos empecinamos en no querer ver.

emilio silvera

 

  1. 1
    magointerior33
    el 2 de mayo del 2014 a las 13:00

    Buenos dias,el cerebro genera costantemente 400mil millones de bips por segundo,pero no estan integrados y solo de esos 400mil millones de bips se percoben 2000 bips….ellos son lo que nosotros llamamos realidad que hoy percibimos en el presente…nuestra vida y la vision global que tenemos esta solo en esos bips….sin duda no percibimos todo lo que (hay) y (es) como entras en los otros bips?…..cual es la forma?….la formula y la ecuacion….es…(cuando das cociencia,esos istantes coscientes,ellos haces que cuando se producen puedas ver de otra forma las cosas)….

    La naturaleza de la realidad se manifiesta en bips de informacion,pero sin ser concientes de ello no podemos integrarlos para poderlos utilizar.

    Un abrazo magointerior33 H.’.

    Responder
  2. 2
    Fandila
    el 3 de mayo del 2014 a las 6:55

    He aquí lo que para algunos solo sea un rollo macabeo, pero que para otros pueda ser digno de tenerse en cuenta.
    La simetría primera no es más que una suposición, como todo lo que atañe al inicio o los inicios.
    Si pensamos que el tándem energía masa viene regulado por la velocidad cuadrática de una partícula o del sistema de que se trate, la cosa es peliaguda, es decir, que la variable que define la proporcionalidad entre energía, propiamente dicha, y masa, es la velocidad.
    Para lo cuantico el gran handicap es determinar hasta donde pueden darse los valores de la velocidad, o si C es límite.
    Realmente nunca he entendido la masa de Planck ni a que se refiere exactamente, salvo que el límite de la velocidad sea la de la luz. Qué habría antes de la luz.
    El espacio tiempo es relativo a la energía, velocidades y masas, que puedan darse en él. Si se considera el limite de C, todo está cumplido.
    Ese punto que se supone para el inicio del Universo, no un punto matemático, habría de poseer una energía, como se dice, infinita, lo que por la misma lógica supone  que su masa sería infinitamente pequeña. Ambas variables pese a expresarse de esa manera, solo pueden significar una tendencia a infinito.
    ¿Qué ocurriría en ese punto, de donde procede tanta energía, de una compacidad sin límites pero paradógicamente “esponjoso”, o de infinitésimas, infinitésimas, masas, con una energía, como tal, tendente a infinito?. Lo que es un decir, pues a saber de dónde o de qué procedería tal punto
    Resultaria que la energía total, la pequeña másica y la enorme energia como tal, habría de ser equivalente a la del posterior Universo. La energía, ni se crea ni se destruye, solo se transforma.
    Si nos atenemos a la ecuación de la energía, salvo que se diga que en el punto inicial no se cumplese, las velocidades y fragmentación primigenia serían elevadísimas. Vagarían en pequeñísimos espacios y durante pequeñísimos tiempos. Ambos espaciotiempos, “inicial” y Universo, como en variable tándem con sus variables, serían equivalentes. Todo ello no significa que en comparación a nuestro macro la densidad no fuese inmensa.
    Por qué la gravedad sería algo especial en el tal punto, si como decimos, masa y inergía se relacionan por intermedio de la velocidad. En relatividad las masas relativas y comparadas habrían de ser más pequeñas para sus “elementos”. La compacidad según  masas “totales” muy densas, no tendrían por qué respecto a si mismas. que se verían como lo propio. Ni aún considerando a Bose Einsteín.
    Una cosa si nos queda o ha de quedarnos clara, como en el artículo se menciona: “estaríamos limitados por nuestras propias concepciones del mundo” Es difícil ver lo que no ve.
    Un abrazo.

    Responder
  3. 3
    emilio silvera
    el 3 de mayo del 2014 a las 8:44

    Amigo Fandila, como de costumbre, tus pensamientos te llevan a especular el qué podría ser, lo que sucedió para que…. y, desde luego, intoroduces los parámetros esenciales de la masa infinitamente pequeña y de una densidad también infinita que, conteniendo una infinita energía pudo dar lugar a todo lo que ahpora podemos contemplar. Sin embargo, no dejas de señalar tu incomprensión sobre la “masa de Planck” y asocias todo lo demás con la velocidad que juega en el desarrollo del universo una importante papeleta.
    La masa de Planck está referida a una partícula cuya longitud de onda Compton es igual a la Longitud de Planck,
    Ya conoces la fórmula que la denota .
    Ahí aparece la constante de Planck racionalizada, la velocidad de la luz y la constante gravitacional. La descripción de una partícula elemental de esta masa, o partículas que interaccionan con energías por partículas equivalentes a ella (a través de E = mc2), requiere una teoría cuántica de la Gravedad.
    Como la masa de Planck es del orden de 10-8 Kg (equivalente a una energía de 1019 GeV) y, por ejemplo, la masa del protón es del orden de 10-27 kg y las mayores energías alcanzables en los aceleradores de partículas actuales son del orden de 7 TeV, los efectos de gravitación cuántica no aparecen en los laboratorios de física de partículas. Sin embargo, en el Universo primitivo (ya lo dejas entrever en tus elucubraciones)las partículas tenían energías del orden  de la masa de Planck, de acuerdo con la teoría del big bang, y es, por esto, necesaria una teoría cuántica de la gravedad para poder estudiar las condiciones iniciales ahí, en aquellos primeros momentos.
    Por mucho que pretendamos hacer ver otra cosa, lo cierto es que estamos limitadosen el conocimiento del mundo subatómico. Sólo podemos obtener respuestas parciales, cuya naturaleza está determinada en cierta medida por las cuestiones que elegimos indagar que, no siempre serán las más adecuadas al faltarnos también, conocimiento para poder elegir bien.
    Cuando Heisenberg calculó la cantidad mínima ineludible de incertidumbre que limita nuestra comprension de los sucesos de pequeña escala, halló que está definida nada menos que por h, el cuanto de acción de Planck.Aquello vino a marcar un cambio fundamental en la visión del mundo de la física. Revelaba que no solo la materia y la energía sino también el conocimiento están cuantizados.
    Pudimos llegar a comprender que es, en virtur de esa indeterminación cuántica como los protones pueden saltar la barrera de Coulomb, permitiendo que la fusi`´on nuclear se produzca a una tasa suficiente para que las estrellas sigan brillando.
    Así que los que hallan sin sentido tales consideraciones (cuando decías: 

    “Realmente nunca he entendido la masa de Planck ni a que se refiere exactamente, salvo que el límite de la velocidad sea la de la luz. Qué habría antes de la luz.”

    Has entrado en el grupo de los que hayamos sin sentido muchas de todas estas consideraciones y, desde luego, estás en buena compañía, toda vez que son muchos de los mejores físicos del mundo los que tienen tus mismas dudas. Niels Bohr decía:

    “Si alguien dice que puede pensar en los problemas cuánticos sin sentir vértigo, esto sólo demuestra que no ha comprendido lo más elemental de ellos.”

    Pero la razón de esto es simplemente que nosotros, los seres hu,manos, al haber crecido en el mundo macroscópico, tendemos a concebir las cosas en términos de símiles macroscópicos; las partículas sunbatómicas son como balas de plomo, las ondas de luz son como olas del océano, los átomos son como pequeños sistemas solares,,, ¡Estos límites fallan a escala microscópica!
    Desde la física cuántica, estamos obligados a tomar en serio lo que antes era sólo una consideración peramente filosófica: que no podemos ver las cosas en sí mismas, sino solo aspectos de las cosas. Una grabación de la voz de María Callas no es María Callas. Debemos ser conscientes de que el observador desempeña un papel en lo observado y, siendo así (que lo es), habrá que admitir que la física cuántica derribó las paredes que nos tenían confinados y, unificó nuestro mundo con todo el vasto universo del que, de alguna manera, formamos parte.
    Así que hemos llegado a saber y de ello podemos dar una explicación científica de cómo las diversas partículas de la materia dse comportan bajo la influencia de tres de las cuatro fuerzas fundamentales y ese conjunto recibe el nombre de teoría cuántica de campo relativistas. Son llamadas así porque utilizan tanto las reglas cuántica como la teoría especial de la relatividad, a fin de tomar en cuenta los efectos que aumentan la masa de las partículas que se desplazan a velocidades cercanas a c. En todo esto, la Gravitación, sigue siendo una excepción y, se mantiene al margen, no quiere mezclarse con esa teoría anterior y se agarra firme a la relatividasd general que la describe en solitario.
    ¿Por qué esos dos “mundos” tan opuestos” Si el Universo es sólo uno.
    Aquel punto de materia que mencionas al principio de tu comentario, que estaba dotado de una infinita densidad y energía, cuando la liberó, transformó, un univereso opoca en otro transparente, los fotones corrieron libres y la luz se hizo en nuestro universo. Los fotones de Einstein, los portadores de la fuerza electromagnética, son partíuclas gauge, mensajeros de simetría. Lo mismo los gravitones que se consideraban los portadores de la gravitación. Pero, ¿cuáles son las partíuclas gauge de las fuerzas débil y fuerte?
    A partir de ahí comenzó otra búsqueda que mantuvo a grandes mentes ocupadas para poder desentrañar los secretos de la Naturaleza que no podíamos comprender y, cuando fueron descubiertas esas partículas, los Bosones masivos W+, W- y Zº, vinieron otros muchos enigmas nuevos que teníamos que resolver. Aquello no terminaba nunca y, siempre, aparecía una nueva puerta cerrada detrás de la cual, se encontraban las respuestas que buscábamos pero, no teníamos las llavez para abrirlas y, cuando encontrábamos alguna y la puerta era abierta, detrás de ella, aparecían otras muchas puertas cerradas… ¿Qué hacer?
    Bueno, lo único que podemos hacer es admitir nuestra ignorancia y seguir buscando, tratando de desvelar esos secretos que tanto trabajo cuesta dejar al descubierto, toda vez que, nuestra comprensión del mundo es limitada y, nurestras mentes, deben seguir la evolución marcada por la propia Naturaleza que, no quiere, darnos nada, antes de que estémos preparados para ello.
    Un abrazo amigo.
     
     

    Responder
  4. 4
    Fandila
    el 3 de mayo del 2014 a las 10:01

    Lo cierto es que yo pongo objeciones a los límites de Planck. no a todos. Tampoco puedo entender que se hable de ondas, y por lo tanto de ondas particula, hasta en la sopa, sopa primigenia, y por otra parte se hable también de los misterios cuanticos de esas mismas ondas. No comprendo lo del hiperespacio, como no sea allende del Universo, que vete a saber, Las dimensiones extras, por muy matemáticas que sean, se me antojan como vueltas de tuerca de una realidad más simple. Tampoco entiendo que las formulaciones para la energía por ejemplo resulten de otra índole para la cuantica y subcuantica, por la sencilla razón que no podamos aprehenderla. Si hablásemos de otros universos sin conexión física con éste la cosa sería distinta. Pero los subuniversos o periodos de éste solo pueden regirse por las misma propiedades materiales o no casarían en el tiempo.
    Esperemos que alguna vez se desvelen esos misterios que los físicos plantean, y se hagan realidad las elucubraciones de unos yo de otros. Largo nos lo fían.
    Será que yo particularmente posea un espiritu rebelde, o maniatico, con aquellos temas en los que de otra forma no podría participar.
    Por lo menos que los pensamientos de cada cual, puestos en común, sivan para aunar ciertas conlusiones, e incitar al dialogo, de hacerlo  si no que sentido tendrían si lo cierto ya está todo dicho.
    Hubieron muchos y los sigue habiendo que sin ser físicos reconocidos, descubrieron grandes verdaderas para la física. Su interés, su complementación y autodidactica, eran y son su secreto.
    Particularmente me ocurre una cosa, que los caminos trillados, me aburren sobremanera, seguro que porque no tengo ocasión de ponerlos en práctica porque mi ocupación principal va ligada a otras materias.
    Eso sí, por nada del mundo quisiera que otros anden confundidos con mis teoría o mis pensamientos, por esos esos galimatias que a veces formo, que no persiguen sino dilucidar aquello que expreso, pero no sé si lo consigo. Por eso es mejor hablar de lo sencillo, que las complicaciones vendrán solas. Supongo que a otros muchos les pasará algo parecido.
    Ahora que lo miro…pero si esto más parece una confesión en toda regla…
    Un fuerte abrazo.

    Responder
    • 4.1
      Emilio Silvera
      el 3 de mayo del 2014 a las 11:11

      Más que una confesión es dejar volar libres tus pensamientos, y, amigo mío, con casi todo lo que dices coincido.

      Un abrazo.

      Responder
      • 4.1.1
        Fandila
        el 6 de mayo del 2014 a las 15:56

        Siguiendo con lo de las constantes de Planck, encuentro que Mp tiene una elaboración matemática impecable. Lo que no comprendo es como se aplica al Tp, el tiempo de Planck) nada menos que para el inico del Universo.
        En relidad no sabemos con la precisión dada para la Mp, la edad del Universo, ni tan siquiera que pasaba entonces.
        Se habla de homeoformismo en la evolución, pero los cambios de densidad y masa, no pueden ser tan exactos. La Gran explosión por ejemplo, se saldría de la norma, al no saber a ciencia cierta el mecanismo que la originara. Todas estas cuestiones solo pueden ser aproximativas.
        Por otra parte, que es parte de lo mismo, se pone en duda la constancia de los parámetros fundamentales ( G,h, c…)
        La Mp, la Ep… y longitud y tiempo de Planck, son fáciles de obtener. Así sus fómulas o relaciones, para el aso de Mp y Ep, es decir sus demostraciones, serían estas:

        Las de Lp Tp, longitud y tiempo de Planck, han de acomodarse por definición a la longitud de onda Compton. Aunque en mi monografía, “Fotón y onda partícula” yo las obtenía de una forma menos diáfana para el lector pero con la misma cuantificación final. Todo ello a partir de la onda normalizada y unas  consideraciones de estrctura interna.
        Aparte eso, como siempre me planteo la constancia o no de las variable fundamentales.
        Planck pudo obtener lo que se llama el sistema natural de unidades, aplicable a cualquier fórmula o relación de la Fisica, al hacer 1 las constantes fundamentales, con lo que la complicación formularía se reduce.
        Bien que nos vale toda esta Física de cuantos, mientras no ahondemos más allá. Para nuestra vida macro nos sirve y nos sobra.
        Abrazos

        Responder
  5. 5
    Fandila
    el 6 de mayo del 2014 a las 15:58

     

     

    Responder
  6. 6
    Fandila
    el 6 de mayo del 2014 a las 15:59

    Las formulas no las admite los comentarios. Me quedo con las ganas de ofrecer las demostraciones.

    Responder
  7. 7
    kike
    el 6 de mayo del 2014 a las 19:27

    Si que las admite Fandila, mira:

     2 + 2 = 4 

     Lo ves? 

     Ahora en serio, no creo que importe demasiado incluir fórmulas, ya que únicamente están al alcance de unos pocos y por contra suelen aburrir bastante.
     
     Además, ¡ Si nos lo creemos sin necesidad de demostrarlo !

     Saludos cordiales. 

    Responder
  8. 8
    magointerior33
    el 6 de mayo del 2014 a las 19:48

    Toda formula define un concepto,los conceptos aun sido creados,por un observador,el experimentador de la experiencia,que mejor formula que observarse a si mismo,alli se allan todas las formulas posibles e inimaginables.

    Un saludo 

    Responder
  9. 9
    Fandila
    el 6 de mayo del 2014 a las 21:15

    Bien dicho Kike, que para lo que tenemos que cuantificar, con las cuatro reglas va que chuta.
    Un abrazo

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting