sábado, 31 de octubre del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¿Empezó todo con una singularidad? ¿Salió el Universo del interior de...

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Física    ~    Comentarios Comments (50)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

El Tiempo, el Universo, el Inicio de todo.

Se han llevado a cabo muchos modelos y las distintas teorías que circulan por ahí nos hablan de muchas cuestiones. Sin embargo, la relatividad general predice que tiene que haber una singularidad en el pasado, y cerca de esa singularidad la curvatura (del espacio) debe de ser muy alta; la relatividad clásica se anula, y habrá que tomar en cuenta los efectos cuánticos. A fin de comprender las condiciones iniciales del universo, debemos dirigirnos a la mecánica cuántica, y el estado cuántico del universo determinará las condiciones del universo clásico.

En realidad, lo que allí surgió fue una descripción de evolución cósmica de una extraña belleza. Todas las líneas del universo divergen de la singularidad de la génesis, como las líneas de longitud proceden del polo norte en el globo terráqueo.

Algunos dicen que la pregunta de cuándo empezó el tiempo o cuándo terminará no tiene ningún sentido: “Si es correcta la afirmación de que el espacio-tiempo es finito pero limitado -dijo Hawkins en una ocasión-, el Big Bang es más bien como el polo norte de la Tierra. Preguntar qué ocurre antes del Big Bang es como preguntas que ocurre en la superficie de la Tierra dos kilómetros al norte del Polo norte. Es una pregunta sin sentido.”

El tiempo imaginario, en opinión de Hawkins, era el tiempo de antaño y el tiempo futuro, y el tiempo que nosotros conocemos no es más que la sombra de la simetría rota del tiempo original. Cuando una calculadora contesta “error” si se le pregunta el valor de la raíz cuadrada de -1, nos está diciendo, a su modo, que ella pertenece a este universo, y no sabe como indagar en el universo como era antes del momento de la génesis. Y este es el estado de la ciencia, hasta que tengamos las herramientas para explorar el régimen muy diferente que prevalecía cuando empezó el tiempo.

Postrados ante el tiempo inexorable que pasa, nada podemos hacer por detenerlo, estamos supeditados a su transcurrir y, el que se nos ha concedido, debe ser aprovechado para SABER, esa simple pabra que nos liberará y nos separá del resto de las criaturas de la Tierra a las que, de4 alguna manera, deberíamos tratar de entender. ¿Sabemos acaso si piensa una Ballena?

Otro enfoque cuántico de la génesis, defendida por John Wheeler, subraya la cuantización del espacio mismo. Así como la materia y la energía están hechas de cuántos, afirma esta línea de razonamiento, también el espacio debe ser cuantizado en sus cimientos. A Wheeler le gustaba comparar el espacio cuántico con el mar: contemplado desde una órbita, la superficie del océano parece lisa, pero si salimos en un bote de remos a recorrer la superficie, “vemos la espuma y las olas que rompen. Y con esta espuma es como describimos la estructura del espacio y las escalas más pequeñas”.

Nunca podremos escapar de las voraces faces del Tiempo, y de la misma manera, tampoco podremos hacerlo de la Singularidad de un agujero negro si osamos  traspasar el Horizonte de sucesos.

En el universo actual, la estructura espumosa del espacio se manifiesta en la constante aparición de partículas virtuales. En el universo muy primitivo -lo cual significa antes del Tiempo de Planck-,  el espacio habría sido un mar encrespado, realmente, y su flujo cuántico zarandeado por las tempestades quizá dominó todas las interacciones. ¿Cómo nos orientaremos aquí?

Wheeler, un estadista mayor que aprendió ciencia de Einstein y Bohr, y a su vez educó a toda una generación de físicos, pensaba que la respuesta estaba en la geometría del espacio-tiempo. “¿Qué más hay allí con lo cual construir una partícula, excepto la geometría misma?” preguntaba. Wheeler comparó el flujo cuántico del universo primitivo con un complicado nudo marinero, de tal tipo que parece imposible de desenredar, pero que se logra si uno encuentra el cabo de la cuerda y le da un tirón del modo adecuado. En la analogía, el nudo es la geometría hiperdimensional del universo original, la cuerda enredada el universo que habitamos hoy.

 

 

 

 

 

J. Wheeler

 

Penrose había dicho: “No creo que pueda alcanzarse nunca una verdadera comprensión de la naturaleza de las partículas elementales sin una simultánea comprensión más profunda de la naturaleza del mismo espacio-tiempo.” Para Wheeler, esto era verdad con respeto al universo como un todo:

“El espacio es un continuo.” En décadas pasadas, esto se suponía desde el comienzo cuando se preguntaba: “¿Por qué el espacio tiene tres dimensiones? Hoy, en cambio, preguntamos: “¿Cómo logra el mundo dar la impresión de que tiene tres dimensiones?” ¿Cómo puede haber algo semejante en un continuo espaciotemporal excepto en los libros? ?De qué modo podemos considerar el espacio y la “dimensionalidad”, si no es como palabras próximas para designar un soporte, un sustrato,  una “pregeometría”, que no tiene ninguna propiedad tal como la dimensión.

La geometría del espaciotiempo está determinada por la materia

(Así lo demostraron Riemann y otros)

Para responder a tales preguntas, argüía Wheeler, la ciencia tendría que elevarse por encima de sí misma en un nuevo ámbito, “un mundo de leyes sin leyes”, en el que, como enseña el principio cuántico de indeterminación, la respuesta depende de la pregunta formulada. Wheeler recordaba haber participado en un juego de veinte preguntas. Dejaba pasar un período en el que la respuesta era acordada por los otros jugadores, luego volvía y empezaba a hacer preguntas. Las respuestas llegaban cada vez más lentamente, hasta que Wheeler finalmente conjeturó “Nube” y se le dijo, con regocijo general, que tenía razón. Cuando sus amigos dejaron de reírse, le explicaron que le habían jugado una treta: en un principio, no había habido ninguna respuesta correcta; sus amigos habían convenido formular sus respuestas de modo que cada una fuera compatible con las respuestas dadas a sus preguntas anteriores. ¿”Cual es el simbolismo de la historia”?, pregunto Wheeler.

El mundo, creíamos antaño, existe “allí fuera”, independiente de todo acto de observación. Pensábamos que el electrón, dentro del átomo, tenía en cada momento una posición definida y un momento definido. Yo, al entrar en la habitación, pensé que había una palabra definida. En realidad. En realidad la palabra fue elaborada paso a paso mediante las preguntas que yo hacía, lo mismo que la información sobre el electrón es producida por el experimento que el observador opta por hacer; esto es, por el tipo de equipo de registro que instala. Si yo hubiera hecho preguntas diferentes habría terminado con una palabra diferente, como el experimentador habría terminado con una historia diferente de las acciones del electrón…En el juego ninguna palabra es una palabra hasta que recibe realidad por la selección de preguntas planteadas y respuestas recibidas.

Algún día tendremos en nuestras manos los secretos de la física cuántica que es, tanto como decir, que conocemos por fín la materia y sus interacciones, es decir, las fuerzas que intervienen para que sean posibles todos los cambios de fase que producen elevaciones el nivel de complejidad hasta llegar a la fase química-biológica que conduce, de manera irremediable, a la vida.

En el mundo real de la física cuántica, ningún fenómeno es un fenómeno hasta que es un fenómeno registrado.

Nos queda, pues, una imagen de la génesis como un castillo silencioso e insustancial, donde nuestros ojos que arrojan ondas homéricas innovadoras y las únicas voces son las nuestras. Después de anunciarlo y de hacer nuestros deberes científicos de manera reverente y diligente, planteamos lo mejor que podemos la pregunta de cómo se formó la creación. Llega la respuesta, resonando a través de cámaras abovedas donde se encuentran la mente y el Cosmos. Es un Eco, que aún, no hemos sabido descifrar.

Lástima que el gráfico de arriba no esté centrado para poder ver las complejidades que nos podemos encontrar en cualquiera de las cosas que deseamos comprender, nada resulta fácil y, por supuesto, su dificultad nos lleva a unos beneficios directamente proporcionales a las mismas, de ahí, la importancia de saber.

A base de estas pequeñas parcelas del pensamiento podemos ir avanzando por el camino de la Ciencia que nos lleva hacia lugares donde encontramos las respuestas deseadas y, desde luego, necesarias para poder continuar preguntando. El conocimiento siempre es parcial, los triunfos limitados. Dado que la Naturaleza es “infinita” y tiene por ello, infinidad de cuestiones que debemos resolver, la única manera que tenemos de hacerlo es ir cumpliendo etapas a medida que nuestras mentes evolucionan al compás de los nuevos descubrimientos que nos abren la perspectiva de otros nuevos horizontes hacia los que dirigirnos para poder encontrar aquello que buscamos.

¿Quién le hubiera dicho a E. Rutherford que el átomo era, en realidad, un conjunto conformado en un 99% de espacio vacío y que, su núcleo era, en realidad, 1/100 000 veces más pequeño que el resto? Y, como aquello se descubrió por casualidad como otros tantos secretos del Universo, en los que buscando una cosa nos encontramos con otra muy diferente, los hechos nos marcan la pauta y dejan al descubierto que, posiblemente, sea la misma Naturaleza la que nos lleve y guie hacia el lugar que debemos observar. Es decir, colabora con nosotros en nuestra andadura a la conquista del saber, nos pone delante las cuestiones que no siempre sabemos comprender  y, no siempre sabemos “ver”.

Sin embargo, nuestras mentes evolucionan y las conquistas parciales que se van consiguiendo, se unifican en más amplias teorías que posibilitan llegar a regiones desconocidas de la Naturaleza en el ámbito de la Materia, de la Biología, la Química y, por supuesto, de las estrellas y Galaxias que pueblan nuestro Universo que, por grande y extenso que pueda ser, es, al fin y al cabo nuestra casa. Tan grande y descomunal que tiene cientos de miles de compartimentos, habitaciones y trasteros que, estando llenos de auténticas maravillas, por nuestra juventud, aún no hemos podido buscar los medios para poder llegar hasta ellos y comprobar de qué se trata y que es lo que nos puede decir que nosotros no sepamos.

En cualquier región de nuestro Universo existen misterios, secretos que debemos desvelar. Las respuestas son llaves que nos permiten abrir puertas cerradas que nos llevarán más allá, a lugares fantásticos donde otras puertas cerradas nos esperan para que, tratemos de abrirlas y poder ver, las maravillas que allí permanecen escondidas.

La Historia, desde Babilonia y los Sumerios, ha seguido igual: Una Humanidad que busca incansable las respuestas y, para ello, mirando al cielo y a la tierra, ha tratado siempre de responder a los fenómenos observados y que, para ellos, no tenían explicación.

Muchas han sido las preguntas que encontraron la adecuada respuesta, y, muchas son las preguntas que están a la espera de  que puedan ser contestadas. Investigaciones y experimentos de todo tipo y en los ámbitos más dispares, observaciones con sofisticados aparatos tecnológicos, investigación de la materia en sus más íntimas propiedades, hemos llegado a poder clasificar de manera automática los espectros estelares mediante el uso de técnicas de I.A. sobre Archivos Astronómicos, o, aplicar el efecto de microlente en Cuásares, aprendido a detectar muones en el experimento CMS del LHC, se ha podido aplicar la Mecánica Cuántica relativista a la óptica, hemos sabido fabricar robot que buscan objetivos en entornos inciertos, en lo que se conoce como estrategia de memotaxis mediante la implantación robótica, y, un sinfín de caminos más que estamos recorriendo ahora mismo en muchos campos y, no digamos de las investigaciones en Física de materiales o de fluidos o de hiperconductividad, o, por otra parte esos experimentos y estudios de bosones y fermiones tratando de cambias sus propiedades burlando el Principio de exclusión de Pauli de manera tal que, los fermiones se comporten como bosones y estos como fermiones (sería el futuro de los ordenadores cuánticos de millones de respuestas por segundo).

¿Nos suplirán un día? No puedo contestar a esa pregunta pero, me resisto a admitir que ellos, llegarán a tener sentimientos.

No siempre, la Ciencia, está asentada sobre bases firmes y creencias ciertas, ni los hombres que la forjaron resultan ser los titulares de los méritos que la Sociedad les arroga. ¿Es Edward Lorenz, en realidad, el Padre de la Teoría del Caos? Bueno, como esa pregunta podríamos plantearnos miles y, si nos ponemos a investigar, podremos encontrar que no todos los “descubridores” lo fueron al cien por ciento, sino que, tomaron de otros ideas que, finalmente, posibilitaron la conformación de teorías consistentes que nos llevaron hacia adelante en el largo camino del saber.

Resulta que, los conocimientos, también están cuantizados. Nadie los puede poseer todos.

¡Menos mal! es un gran alivio que así sea, ya que, el saber compartido parece más democrático y, además nos da la sensación de más seguridad. ?Os imaginais alguien con todos los conocimientos del mundo? Si es verdad que el Poder Corrompe, que efecto causaría poseer todos los conocimientos.

emilio silvera


  1. ¿Empezó todo con una singularidad? ¿De dónde salió todo lo que hoy existe en el Universo? « BLOG DE FÍSICA, el 17 de agosto del 2011 a las 6:34

    [...] y las distintas teorías que circulan por ahí nos hablan de muchas cuestiones. Sin embargo, la relatividad general predice que tiene que haber una singularidad en el pasado, y cerca de esa singularidad la [...]

 

  1. 1
    Guillermo Cano
    el 22 de marzo del 2011 a las 14:58

    Amigo Emilio:
    La pregunta sobre el tiempo es quizás una de las mas importantes para la humanidad.
     
    Carl Sagan decia: “En la ciencia hay hipótesis erradas y existe el camino para descubrir lo correcto, en un proceso de auto corrección. Para ser aceptadas las ideas deben superar normas rigurosas de evidencia y examen, lo peor del caso no es que las ideas sean incorrectas o que se contradigan con los hechos, sino que ciertos científicos, intentan eliminar las ideas de los demás. La eliminación de ideas molestas puede darse en religión o en política, pero no lleva al conocimiento ni tiene cabida en la empresa científica. Ignoramos de antemano de donde provendrán los conceptos fundamentales sobre algo. Ideas aceptadas a menudo son incorrectas y la idea fundamental puede surgir de la fuente mas inesperada.”
    En el cuento infantil el traje del emperador, todo el pueblo decía ver al emperador vestido, para que no se le tildaran de ignorantes, hasta que un niño grito que el emperador estaba desnudo.
     
    Recordemos que el responder acertadamente en la ciencia conlleva a formular una mayor cantidad de preguntas. El titulo que le da Einstein y Leopold Infeld a su obra popular es muy diciente: La fisica, aventura del pensamiento.
    Veo con tristeza que se cierne actualmente una nube oscura sobre la humanidad. Recordemos también que Erastotenes dedujo muy aproximadamente las dimensiones de la Tierra, solo con sombras, palos y cerebro. Su idea fundamental fué olvidada por mucho tiempo y costó muchas vidas valiosas retomarla de nuevo.
    Le pido disculpas a usted y a los lectores de este blog que machaque nuevamente en lo que he manifestado en comentarios anteriores: es prioritario que encontremos entre todos aquellos que miramos la vida de una forma analítica, la metodología para adquirir conciencia de que hacemos nuestra propia historia.
    Nuestro cerebro no difiere mucho del de nuestros antepasados de hace 20000 años e insisto una vez más, en leer el libro del Doctor Rodolfo Llinás “EL CEREBRO Y EL MITO DEL YO”, donde de una manera magistral nos muestra la evolución del cerebro y de la conciencia, la necesidad de formar filas en torno a la conciencia colectiva para que la humanidad mejore ostensiblemente.
    Considero que, una vida perdida en aras de obtener este mejoramiento es una tragedia para la humanidad. Es tal vez una utopía, más hay que ir tras lo imposible para alcanzar lo posible. La historia humana siempre ha perseguido los imposibles.

    Responder
  2. 2
    emilio silvera
    el 22 de marzo del 2011 a las 20:17

    Amigo mío, si no persiguiéramos los imposibles, ¿que seria a estas alturas de nosotros? Precisamente, la única esperanza que le queda a la Humanidad es esa, conseguir “imposibles” para que el mañana sea posible.
    Un saludo cordial.

    Responder
  3. 3
    Filosofo Contemporáneo
    el 22 de marzo del 2011 a las 22:58

    El Tiempo existe para que tratemos de comprenderlo haciendo uso de él, no solo para descubrir qué es…

    Responder
  4. 4
    emilio silvera
    el 23 de marzo del 2011 a las 8:16

    Pasado, presente y Futuro, ¡Una Ilusión llamada Tiempo!
    ¿Qué tenemos que comprender? El Tiempo es algo (si lo es) que está ahí y para nosotros, es una dimensión que nos permite distinguir sucesos que ocurren en el mismo lugar (en nuestro caso la Tierra). La Humanidad “inventó” el Tiempo para adaptarlo al transcurrir de sus vidas y tener una referencia de los momentos en los que pasaban las cosas (segundos, minutos, horas, días, meses, años, siglos, milenios, etc.) y así, tener clasificado o situados los hechos: El (re)”descubrimiento de América”, aquella explosión de supernova, el nacimiento de un hijo, el Terremoto de San Francisco…Todo está bien situado en el “Tiempo”.
    En la física clásica de Galileo y Newton, el tiempo tenía un significado absoluto y podía adoptarse en principio una escala de tiempo de manera que todos los observadores estuvieran de acuerdo en el instante en el que ocurre cualquier suceso. Diferentes observadores verían que el suceso ocurre en tiempos distintos, pero estas diferencias podrían explicarse por el tiempo de viaje de la luz desde el suceso hasta el observador. Es más, en la física clásica clasifica esta escala de Tiempo común estaba sincronizada con la propia medida local de Tiempo de cada observador, el Tiempo propio. Todos los observadores estarían de acuerdo en que el Tiempo de cualquier suceso es el Tiempo registrado por el reloj local.
    En la Teoría de la Relatividad, el Tiempo aparece en las ecuaciones de la misma manera que las dimensiones espaciales. En esta teoría el Tiempo también es relativo, de manera que cada observador mide su propio Tiempo particular y de esa manera, se pierde el significado de Tiempo absoluto. Es todavía necesario, sin embargo, tener una versión global de Tiempo como medio de etiquetar sucesos acontecidos a lo largo del espacio y del tiempo. Esto lo suministra el Tiempo coordinado, que es el Tiempo propio de un observador específicamente seleccionado.
    Con el fin de contemplar efectos relativistas como la deflexión gravitacional de la luz, el Tiempo de Efemérides fue reemplazo por el Tiempo Terrestre, conocido originalmente como Tiempo Dinámico Terrestre.
    Con todas estas explicaciones, estoy tratando de decir que, el “Tiempo” o lo que entendemos como tal, ha sido siempre, a lo largo de la Historia de la Humanidad, un concepto utilizado para fijar momentos (la noche y el día, la rotación de la Tierra sobre sí misma, la Traslación alrededor del Sol, etc.) y, nos hemos inventado un Tiempo para todo, como por ejemplo el “Tiempo Atómico” que es la escala de tiempo utilizada para medidas precisas de Tiempo (relojes atómicos) y la unidad fundamental es el segundo del SI, que se define a partir de una línea espectral particular de átomo de cesio -133. La frecuencia de esta línea de microondas se adopta como 9 192 631 770 Hz. El segundo del SI es la base del Teimpo Atómico Internacional.
    Claro que del Teimpo hemos hecho un sin fin de clasificaciones, tales como: Tiempo civil, Tiempo coordinado, Tiempo de crecimiento, Tiempo de cruce (el invertido por una estrella o galaxia en atravesar un cúmulo de extremo a extremo), Tiempo de integración, Tiempo de relajación (tiene que ver con el Tiempo necesario para que la órbita de una estrella en un cúmulo se vea modificada significativamente por las perturbaciones gravitacionales de las demás estrellas del cúmulo), Tiempo Dinámico, Tiempo Dinámico Baricéntrico, Dinámico Terrestre, de Efemérides, Tiempo en el uso horario, Tiempo estándar, Tiempo local, Tiempo luz, Tiempo medio, Tiempo medio local, Tiempo propio, Tiempo Sidéreo, Sidéreo aparente, Sidéreo local y Sidéreo medio, Tiempo solar, solar aparente, solar medio, Tiempo Terrestre, Tiempo Universal, Tiempo Universal cooordinado, y, tantos “Tiempos” como queramos adaptar a lo que nosotros entendamos necesario para tener bien clasificado el concepto de Tiempo para cada una de las situaciones que estemos tratando.
    Está claro que, el concepto de Tiempo, es algo tan diverso y particular como cada uno de nosotros lo “sienta” y, precisamente por eso, los hombres, se inventaron todos éstos “Tiempos” que explican diferentes situaciones y hacen que fijémos, mediante la clasificación humana, lo que entendemos por tiempo en cada momento. Todo ello, claro está, sin dejar de entender que el tiempo de nuestras vidas cotidianas está reglado por el reloj.
    ¡Cuánto daría yo por saber, lo que el Tiempo es!
    Una cosa está clara, el Tiempo no es igual para todos según el momento en el qué se esté midiendo: Los japoneses, hace unos días, sintieron como el Tiempo se eternizaba y el Terremoto no terminaba nunca. Sin embargo, en situaciones  totalmente contrarias en momentos felices, el Tiempo es corto y vuela.
    Seguimos sin saber, lo que es el Tiempo.

    Responder
  5. 5
    Filosofo Contemporáneo
    el 23 de marzo del 2011 a las 13:26

    Tiempo hay uno solo, el hombre le pueda dar diferentes usos y categorías, esas son las ilusiones.
    No hay nada más real en el Universo que el Tiempo, el saber comprenderlo es lo que nos llevará a que sigamos en él.

    Responder
    • 5.1
      Zephyros
      el 24 de marzo del 2011 a las 9:27

      Filósofo eso me suena al concepto de tiempo absoluto, si es que interpreto bien el comentario, y esta idea ya ha sido superada hace más de un siglo. No sabemos lo que es el tiempo, pero lo que sí está calro que cada partícula elemental tiene su propio tiempo desde el punto de vista que dependiendo a qué condiciones la sometamos discurrirá de una manera o de otra. Para un grupo de partículas, objeto macroscópico, nosotros mismos, nuestro planeta entero, etc etc el tiempo parece único pero podría ser una ilusión debido a que todos los componentes unitarios de esa materia está sometida a las mismas o muy similares condiciones de gravedad y aceleraciones (la diferencia no es apenas suficiente sólo para detectar milésimas de diferencias temporales)
       
      Así que esa sentencia (de nuevo) de que “Tiempo sólo hay uno…” habría que mantenerla con alfileres. Seguimos con los mismos interrogantes sobre el tiempo, sobre todo porque no parece ser algo que podemos coger, estudiar y manipular en un laboratorio.
       
      Saludos!

      Responder
      • 5.1.1
        emilio silvera
        el 24 de marzo del 2011 a las 10:19

        Y que lo digas amigo. El Tiempo, es algo tan abstracto que, nos tenemos que remitir a lo poco que sobre el tema podemos constatar y, siendo así, hay muchos tiempos dependiendo de muchas cosas.
        El amigo Zephyros lleva toda la razón.

        Responder
    • 5.2
      Zephyros
      el 24 de marzo del 2011 a las 10:45

      También Filósofo te agradecería explicaras la última frase de tu comentario “… el saber comprenderlo es lo que nos llevará a que sigamos en él.”
       
      La verdad es que no la entiendo, y es que, me pongo en el caso opuesto: no saber comprenderlo. Resulta que no alcanzo a ver que no sigamos en él como sentencias.
       
      Es que a mi me gustan las cosas más claritas y no me atrae la prepotencia de las sentencias expuestas como verdades absolutas. Mi experiencia, mi formación y mi cultura me hacen ser prudente cuando no controlo todas las variables.
       
      Saludos!

      Responder
      • 5.2.1
        kike
        el 24 de marzo del 2011 a las 11:31

        No te canses Zephiros, me temo que volvemos a tener “visitas” de un antiguo forista un tanto “peculiar” que gusta de cambiar su nick.

         Para un correcto funcionamiento de este blog creo a mi humilde entender que el administrador debiera tener en cuenta a aquellos individuos que contínuamente cambian su nick para despistar, ya que, aunque se puede soslayar también la IP, cuesta más trabajo, que puede disuadirlos. en su machacona tarea de crear enfrentamientos.

        Responder
        • 5.2.1.1
          Abdel Majluf
          el 25 de marzo del 2011 a las 2:16

          Kike; siempre leo esta página de nuestro amigo Emilio, pero creo tener que reparar en algo hacia tu persona ” , siento que es sano que personas tengan distinta persepción de algunas temáticas, esa, gracias a esto hemos ido avanzando en la ciencia.
          No es bueno entrar en descalificar y familiarizar a todo comentador que no te agrade o no comparta con tu criterio y asimilarlo a algunos antiguos comentaristas que realizaban polemicas en otros sitios.
          Yo recomiendo ser mas tolerante y aprender a dialogar.
          Ejemplos poco tolerantes, hoy en día ya estan completamente alicaidos por esoso mismos problemas y por la poca tolerancia del administrador, en este caso Emilio, es una persona bastante tolerante e incluso esto mismo ha servido para que cada día se integren mas y mas comentaristas.
          Me recuerdo que yo fui uno de los que instó a emilio a darle mas movimiento a este sitio y hoy ya vemos como ha crecido.
          Saludos emilio y kike, un poco mas de tolerancia no hace daño quizas nos engrandece

      • 5.2.2
        emilio.silvera
        el 24 de marzo del 2011 a las 12:12

        En frases así, que quieren ser grandilocuentes, pero que, en realidad no dicen nada, poco jugo puedes obtener y, lo único que cabe es dejarla en el aire como algo confuso que no lleva a ninguna parte, y, claro está, tu inquietud y malestar estriba precisamente en eso, en no poder obtener de esa manera de expresión, ninguna consecuencia lógica que nos diga alguna cosa reconocible y, sobre todo, comprensible.
        Son maneras de hablar que el autor emplea para parecer más importante pero que, en la práctica, no llevan a ninguna parte. Lo mejor, la claridad y la sencillez.

        Responder
  6. 6
    Guillermo Cano
    el 23 de marzo del 2011 a las 14:34

    Amigo Emilio:
    Formulé mal el encabezamiento de mi comentario.
    Quise decir: El origen del tiempo. Pregunta que todas las culturas, como consta en las evidencias, se han hecho.
    Mil disculpas por este lapsus.

    Responder
    • 6.1
      emilio silvera
      el 24 de marzo del 2011 a las 7:50

      No hay que disculparse de nada, aquí todos, sin excepción, cometemos alguna que otra equivocación.
      Un cordial abrazo amigo.

      Responder
  7. 7
    Filosofo Contemporáneo
    el 23 de marzo del 2011 a las 15:23

    Constantemente se le atribuye al Big Bang como el causante del inicio del Tiempo, la verdad de tal acontecimiento es que quizás solo lo haya distorsionado un poco.

    Responder
    • 7.1
      emilio silvera
      el 24 de marzo del 2011 a las 7:51

      Amigo mío, incluso podría tener razón.

      Responder
  8. 8
    kike
    el 26 de marzo del 2011 a las 9:58

    Abdel; no es que critique a muchas personas; siempre es el mismo.

     Convendría que leyeras unos cuantos comentarios pasados para estar mejor informado; lo que critico es la actitud de troll que tiene cierto comentarista, que se empeña en cambiar de nick contínuamente.

     Además las críticas forman parte de los debates y son precisamente lo contrario de lo que afirmas; no es falta de tolerancia, es libertad de expresión. Todo el que comenta debe saber que está expuesto a ello, tú también.

     Y te recuerdo que  has sido una de las pocas personas que vertió insultos en una página, que al parecer  iban dirigidos precisamente hacia mí,(Que casualidad),  pero que no pude ver porque fueron borrados por el administrador, así que no hables de tolerancia (Por cierto, de humildad tampoco).

     Saluditos.

    Responder
    • 8.1
      emilio silvera
      el 26 de marzo del 2011 a las 11:00

      Amigos míos, es verdad que de vez en cuando, en lugares como éste, surgen discrepancias por una u otra razón, y, desde luego, todos tenemos el derecho a exponer lo que pensamos y opinamos sobre este o aquel asunto, y, siempre que lo hagamos desde el respeto (creo esa es la tónica general de este lugar), la cosa no pasará a más, toda vez que, como dice Kike, el que expone sus pensamientos ante un público le está dando la posibilidad de refrendarlo a rebatirlo, así son las cosas.
      No debemos, nunca, dirigirnos a otra persona mediante palabras que la puedan herir, el insulto es gratuito y de mal gusto, y, precisamente por eso, si nos limitamos a exponer nuestros puntos de vistas y a rebatir aquello con lo que no estemos de acuerdo, creo que el objetivo está cumplido: Es la esencia del debate.
      Hemos dicho desde siempre que aquí, nadie sabe más que nadie, todos somos buenos aficionados a la Ciencia en general y a la Física y la Astronomía en particular, y, aquí pasamos buenos ratos. De vez en cuando, nos aparece un personaje que nos habla desde las “alturas de sus altos conocimientos” y, cuando eso sucede, lo mejor será sonreír en silencio, toda vez que, tal personajes, ningún daño nos pueden causar y, si lo estimamos conveniente, lo dejamos pasar y, posiblemente, él solo se aburra y desaparezca.
      Sigamos con nuestros cotidianos juegos dejando volar nuestras mentes y nuestra imaginación que nos lleve a las profundidades del mundo cuántico y a los infinitos macrocosmos de lo muy grande. Allí, de seguro, hallaremos todo lo que necesitamos para nutrir nuestras necesidades de “conocer” los misterios de la Naturaleza que tanto llaman nuestra atención.
      No ahondemos en la herida y, sobre todo, procurad no producirla que la sensibilidad de todos está a flor de piel y a la más mínima…saltamos. Mejor respetar y ser respetados.
      Buen fin de semana a todos.

      Responder
      • 8.1.1
        kike
        el 26 de marzo del 2011 a las 13:30

        No puedo estar más de acuerdo; gracias por tu sabiduria, que se demuestra no sólo en las ciencias, sino también en las humanidades; feliz fin de semana y un abrazo.

        Responder
    • 8.2
      Filosofo Contemporáneo
      el 27 de marzo del 2011 a las 15:49

      Yo no ataco, me defiendo.

      Responder
  9. 9
    Filosofo Contemporáneo
    el 26 de marzo del 2011 a las 22:14

    Algunas cosas que se intentan trasmitir como verdad, solo se aceptan como tal de una simple y sencilla manera, la discusión en inútil. El Tiempo es el único que tiene la última palabra.
    Aquellas personas que se van armando como un simbolismo de la absoluta verdad colocando su firma, también puede provocar fanatismo y cegar al hombre de la realidad. El “saber” comprender algo como el mismo Tiempo, solo es posible a través del Tiempo; el querer ser grandilocuente es justamente entrar en una discusión de este estilo, esos son los debates que no llevarán a nada.

    Responder
    • 9.1
      emilio silvera
      el 27 de marzo del 2011 a las 9:37

      Estimado amigo: Si de vez en cuando nos explicaras alguna cosa, en verdad, te quedaríamos agradecidos todos.
      Dices poco y, cuando lo haces, lo enmarcas en formas de profundas sentencias que nada nos aclaran ni nos dicen, así que, aunque te cueste un poco bajar hasta nuestros niveles, el debate ganaría mucho entre opiniones más o menos contradictorias que, sin embargo, tuvieran una relación clara.
      Nos dices:
      “Aquellas personas que se van armando como un simbolismo de la absoluta verdad colocando su firma, también puede provocar fanatismo y cegar al hombre de la realidad. El “saber” comprender algo como el mismo Tiempo, solo es posible a través del Tiempo; el querer ser grandilocuente es justamente entrar en una discusión de este estilo, esos son los debates que no llevarán a nada.”
      ¿Que tratas de decirnos en realidad? ¿Lo podrías traducir a palabras sencillas y coordinadas de tal manera que hasta un niño se entere de lo que quieres decir?
      Gracias.
       

      Responder
  10. 10
    Filosofo Contemporáneo
    el 27 de marzo del 2011 a las 14:54

    Yo no digo la verdad, solo digo mi verdad.
    Mi filosofía no es imponer mi razonamiento, sino intentar que los demás razonen.
    Si tuviera que explicar cada frase a cada persona de diferente educación para que lo entienda de manera sencilla, no alcanzaría toda una vida; si lo que buscan es una sencilla ecuación que explique todo de manera simple, no soy la persona indicada. Al que le interese lo que diga bien, y al que no, también.

    Responder
    • 10.1
      emilio silvera
      el 27 de marzo del 2011 a las 17:41

      Entendido amigo.
      Sin embargo, aunque no intentes imponer tus razonamientos y solo persigas que los demás razonen, difícilmente podrñán hacerlo sin entender lo que pretyendes decir. No se trata de exzplicar a cada persona de una manera distinta y según su educación o preparación, es, simplemente, tratar de coordinar una frase detrás de la otra de manera tal que, en general, todos tengamos la oportunida de entenderte.
      No debes molestarte por esta aclaración que, sólo trata de ser eso, aclarar que, si en tí existe un potencial que quieres exponer al mundo, cuanto más claramente lo hagas mejor y, así conseguirás tu objetivo, ya que, si no tuvieras un objetivo (divulgativo), ¿para qué escribes?
      Sin querer molestar (nada más lejos de mi intención), te saludo cordialmente.

      Responder
      • 10.1.1
        Filosofo Contemporáneo
        el 27 de marzo del 2011 a las 20:12

        A buen entendedor, pocas palabras. Mi saludo siempre es cordial.

        Responder
    • 10.2
      Zephyros
      el 27 de marzo del 2011 a las 21:14

      Hay muchos foros de filosofía donde se discuten temas más o menos transcendentes y de cierto nivel, no se si alcanzarán el nivel necesario para entender y acertar con tus frases. Creo que te equivocas de foro pues este es un blog de ciencia, o quizás no quieres que filósofos de verdad te lean… en cualquier caso desde fuera me parece mal que utilices el blog del amigo Emilio a modo de cartel publicitario para tus pensamientos. Créate una web, un foro, un blog, etc hay muchas alternativas que se ajustan mejor a difundir lo que intentas hacer aquí.
       
      Por cierto, podría enseñarte muchas fórmulas y ecuaciones, de esas que llamas sencillas, que explican cosas aunque no todo y podrías necesitar una vida o varias para entenderlas.
       

      Responder
  11. 11
    Guillermo Cano
    el 28 de marzo del 2011 a las 14:48

    Amigo Zephyrus:
    He leído muchos de tus comentarios anteriores y los he visto muy acertados. Con el mayor respeto que te mereces, permítame hacerle una observación y apelar al sano juicio que en usted, con regularidad veo.
    La filosofía cabe perfectamente en este blog, pues en su introducción dice: “DEDICADO AL UNILVERSO, LA MENTE Y LA CIENCIA EN GENERAL.
    Estoy en total acuerdo con Emilio, y sería bueno que “FILOSOFO CONTEMPORANEO” , comprendiera que a pesar de los aportes en todas las ciencias, que la filosofía ha hecho durante la historia de la humanidad, la complejidad de esta rama del saber, no es entendida con facilidad por personas, que como yo no estamos a la altura de la terminología, pero somos seres humanos con curiosidad por el saber.
    El Doctor Rodolfo Llinás decía al final de una entrevista en el “auditorium of the Salk Institute in La jolla, California, respondiendo una pregunta tocante a los filósofos: … hay muchos que son buenos, pero algunos de ellos no los son, lo que les gusta hacer es; analizar los problemas, pero no están interesados en la solución de estos.
    Dicha entrevista en ingles esta en: http://thesciencenetwork.org/programs/the-science-studio/enter-the-i-of-the-vortex

    Responder
    • 11.1
      Filosofo Contemporáneo
      el 28 de marzo del 2011 a las 15:04

      La humanidad es toda una, cuándo hay un problema que les involucra a todos por igual, la solución no está ni depende de uno solo, sino de todos.

      Responder
    • 11.2
      Zephyros
      el 28 de marzo del 2011 a las 19:31

      Guillermo, gracias por la opinión que tienes de mi en cuanto a lo escrito en este lugar, me alegra leer lo que has escrito. Acepto de buen grado la observación, únicamente, decir que para nada niego las entradas filosóficas a este lugar, primero porque no es mi blog y mi intención nunca irá más allá de la opinión de un usuario. Segundo porque la filosofía me gusta, y hay muchos aspectos en los que la ciencia, y en concreto la física, en extremos roza con la filosofía, tanto que a veces no sabes si estás pensando como científico o como filósofo, o incluso diría que como creador de ciencia ficción.
       
      Me refería, ya lo he comentado más veces, a ese tipo de entradas, frases o sentencias absolutas que no dan lugar a debate y realmente son tan ambiguas que no se entiende la intención del autor, incluso parece que el autor no quiere que se entiendan ¿?. Por ello mi recomendación para que esos pensamientos puedan ser mejor interpretados y debatidos, es que se pongan en un lugar especializado, simplemente es eso, una recomendación. Si lo único que se pretende es no debatir, mostrar una frase más o menos afortunada, usar la “cartera” de lectores de este blog como escaparate, pues es el propio autor (si es que lo es) el que está metiendo ruido y por supuesto no hace filosofía. Así que si alguien quiere filosofar, filosofemos encantados (seguro que Emilio no tiene inconveniente), pero lo que escribe este señor no es filosofía, son pos-it que va dejando puestos por todos los sitios. No sólo aquí, lo hace por todo internet, por lo menos cuando usa su otro nombre.
       
      Así que, agradeciendo tus palabras, sólo me queda decir que bien por la filosofía y si está cercana a la ciencia mejor, mal por los pos-it
       
      Muchas gracias!

      Responder
  12. 12
    Guillermo Cano
    el 28 de marzo del 2011 a las 15:52

    Amigo, Filosofo Contemporaneo.

    Le transcribo un aparte del buen filosofo francés Jean Paul Sartre:
    “Así, frente al espíritu de análisis, recurrimos a una concepción sintética de la realidad cuyo principio es que un todo sea el que sea, es diferente en naturaleza de la suma de sus partes. Para nosotros, lo que los hombres tienen en común, no es una naturaleza, sino una condición metafísica,(-Introduzco acá un comentario mio: creo que es su cerebro-) y por esto entendemos el conjunto de sujeciones que los limitan a priori, la necesidad de nacer y morir, la de ser finito y existir en el mundo en medio de otros hombres. En lo demás constituyen realidades indescomponibles, cuyos humores, ideas y actos son estructuras secundarias y dependientes y cuyo carácter esencial es estar situadas; se diferencian entre ellos como se diferencian sus situaciones. La unidad de todos esos significantes es el sentido que manifiestan. Escriba o reme en una galera, elija una mujer o una corbata, el hombre se manifiesta siempre; manifiesta su medio profesional, su familia, su clase y, finalmente, cómo está situado en relación con el mundo entero. Manifiesta el mundo. El hombre es toda la tierra. Se halla presente y actúa por doquiera, es responsable de todo y tiene un destino que se esta jugando en todas partes, en París, en Potsdam, en Vladivostok.”

    Cordial saldudos a todos

    Responder
  13. 13
    Filosofo Contemporáneo
    el 28 de marzo del 2011 a las 16:51

    La verdadera manifestación del hombre, que lo engrandece y lo establece finalmente como un ser pensante-racional responsable de sus propios actos; es aquella que la convierte en su propio destino.

    Responder
  14. 14
    nelson
    el 29 de marzo del 2011 a las 2:43

    De Kike hemos aprendido la fórmula infalible para tratar estos asuntos. A pesar de ello, suele caer en la tentación al igual que otros compañeros.
    Yo creo que mientras no haya insultos o expresiones soeces, no hay problema en escribir lo que sea; incluso recuerdo cómo se tensaba el ambiente, o se generaban rispideces entre los contertulios de la otra página, cuando aparecían comentarios con contenido religioso, magufos, o similares. Cualquier comentario respetuoso, aunque refleje una visión no compartida del mundo y de las cosas, no debería molestar; en todo caso, como en el boliche, si no lo compartimos, podemos no darnos por aludidos, pues para dialogar se necesitan dos.
    Aquí ya sabemos que cada uno tiene su carácter y sus convicciones, y está bien que las mostremos y defendamos; ya contaba el Dante que a los tibios, no se les permite entrar en el Cielo, porque no han hecho nada bueno, ni al Infierno, porque no han hecho nada malo, por ello estaban en la Antesala, ; le dice Virgilio” …de ellos no hablemos, sólo mira y pasa”.
    Pero la firmeza en las propias certezas, no debe llevar a olvidar que el interlocutor tiene las suyas, y que son tan respetables como las nuestras. Por supuesto que, si aparece alguien “superior”que “posee” la Verdad en exclusividad, ubicándose al margen de los demás, pues… se impone la fórmula de Kike.
     
    Que hasta ahora no ha fallado.
     
    Saludos cordiales para tod@s.

    Responder
    • 14.1
      Filosófo Contemporáneo
      el 26 de abril del 2011 a las 0:39

      Hay veces que se suele colocar a personas al margen, habitualmente por cuestiones de diferentes ideologías, no es culpa de nadie en realidad, sigue siendo una diferencia importante de pensamientos, aunque como todo, el tiempo resuelve las problemáticas de toda contradicción no resuelta.

      Responder
      • 14.1.1
        emilio silvera
        el 26 de abril del 2011 a las 7:49

        Bueno, estimado amigo, esta vez,al menos, nos has ofrecido una oración más larga, y, además,la entiendo perfectamente. Vamos avanzando.
        Saludos

        Responder
        • 14.1.1.1
          Filosófo Contemporáneo
          el 26 de abril del 2011 a las 13:42

          Corto o largo, largo o corto, las oraciones  son como son y se hacen como se hacen por un propósito, si es corta tal vez sea para trabajar un poco más las neuronas del lector, si es larga quizás es para hacerle el trabajo más simple. Creí que le interesaba los ejercicios mentales, esos de los que le gustaba al amigo Einstein, pero supongo que ya debe tener mucho trabajo al utilizar su prodigiosa mente en su pasión, la física, lo importante aquí es que se haya entendido, al menos, esta vez.
          Saludos estimado amigo.

  15. 15
    emilio silvera
    el 27 de abril del 2011 a las 6:59

    Amigo filósofo:
    La verdades que,sean cortas o largas, lo único que importa es que diganalgo,que lleven un mensaje que las personas que puedan leerlo lo entiendan sin elmenor problema, toda vez que, si decimos alguna cosa y nadie entiende lo que pretendemos decir, ¿para qué lo decimos entonces?
    Esta bien que la comunicación entre seres racionales sea fluida, que procuremos transmitir a los demás lo que queremos decirles, y,de esa manera, facilitamos a todos los que no somos muy listos que, puedan aceeder a pensamientos profundos expuestos con sencillez.
    Simplemente a eso me refería, estimado amigo.
    Un saludo cordial.

    Responder
    • 15.1
      Filósofo Contemporáneo
      el 27 de abril del 2011 a las 13:18

      Completamente de acuerdo estimado amigo, a veces olvido que, llevar los pensamientos al escrito, no es cosa sencilla, y es que suelo opinar que la mejor manera de entender algo es que surja desde los pensamiento de uno mismo, utilizar el propio razonamiento de uno mismo para entender un concepto de una manera más profunda, a mi entender es la mejor manera.
      Comparto la opinión de que, debemos procurar que la comunicación sea fluida y se entienda con sencillez lo que queremos decirles, de esa manera, como bien dice usted estimado amigo Emilio, facilitamos a todos los que no somos muy listos, que puedan acceder a los pensamientos profundos, aunque yo agregaría y diferenciaría en este punto algo que creo importante de recalcar, hay dos tipos de pensamientos y cada uno de ellos prefiero exponerlos de dos maneras, los simples con “sencillez” explicándolo de la mejor manera(aunque sin extenderse demasiado para no aburrir a la tertulia), los “profundos” es algo más complicado, a este tipo de pensamientos personalmente prefiero realizarlos como si fuera una cosecha, se planta una semilla(breve oración) y lo demás crece y florece en la propia mente del lector por sus propios medios, tampoco hay que subestimar el razonamiento de los demás.

      Un saludo cordial amigo Emilio.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting