lunes, 22 de julio del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR



RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Un comentario del contertulio Adolfo en el trabajo titulado ¿Nos arrepentiremos de crear la I.A.?,  me ha llevado a mirar por ahí y, encuentro cosas como éstas:

Finalmente, llegará el día en que se extinga completamente la vida en la Tierra. Puede ser mañana o dentro de millones de años, pero ocurrirá. Dejando las especulaciones de lado, hasta donde sabemos, es el único sitio del Universo que posee vida. Pero existe la posibilidad de sembrar las semillas de la vida terrestre en el espacio, para que se desarrolle en planetas jóvenes de sistemas solares ubicados a muchos años luz de distancia. Si dicha empresa fuese realmente posible, ¿tenemos la obligación moral de hacerlo, para proporcionar a nuestra línea evolutiva la oportunidad de continuar de manera indefinida?

Creo que son muchos los que piensan que, hasta dónde nuestras posibilidades lo permitan, sí debemos expandir la vida por otros mundos y dejar abierta la posibilidad de que, cuando el Sol llegue a su fin (si es que antes no ocurre algún trágico suceso), debemos intentarlo al menos.

Michael Mautner, Profesor Investigador de Química en la Universidad de Virginia Commonwealth, dice que: “…sembrar el universo con vida no es sólo una opción, es nuestra obligación moral.”

Por otra parte, cuando pensamos en la posinble caída de cometas sobre nuestro planeta, en lo primero que pensamos en en nuestra propia seguridad pero, no nos paramos a pensar en que, dichos impactos, pueden producir grandes levantamientos de material terrestre que, son expulsados de manera violenta al espacio y llevando material biológico, llegar a otros sistemas planetarios y sembrar la vida en ellos.

Con esto, simplemente quiero considerar la posibilidad de que, el Universo tenga sus propios mecanismos para que la vida, no se extinga. Si lo pensamos bien, le ha llevado mucho tiempo (al menos hasta donde sabemos) traerla aquí al planeta Tierra. Se han necesitado miles de años para que las estrellas transmutaran los elementos necesarios para que, la vida, hiciera acto de presencia.

La teoría de la evolución química y celular: Mantiene que la vida apareció, a partir de materia inerte, en un momento en el que las condiciones de la Tierra eran muy distintas a las actuales y se divide en tres. Evolución química. Evolución prebiótica. Evolución biológica.

Todo eso está bien pero…,  la aparición del protoplasma vivo que dio lugar a todo eso… ¿Cómo se pudo formar?

Todos sabemos de las muchas cosas que no sabemos. Sin embargo, eso no impide que incluso pensemos en sembrar la vida por el Universo. ¿Quiénes nos creemos que somos? ¿Nos sentimos moralmente portadores de una misión tan grande como la de procurar conservar la vida en el Universo? ¿Acaso no es el propio Universo el que tiene que hacer su trabajo y expandirla por todos los lugares que sean idóneos para ello? ¿Cómo podemos arrogarnos una misión de tal envergadura?

Personalmente creo que, la idea es innecesaria y que, la Vida, surge por sí misma en todos aquellos lugares que, como aquí en la Tierra, tengan las condiciones necesarias para ello. Incluso es posible que existan formas de vida que, ni podamos imaginar. Claro que, como humanos que somos, tendemos a exaltar lo nuestro y, cuando decimos que tenemos la obligación moral de llevar la vida a otros mundos situados en otros sistemas solares, en lo que en realidad estamos pensando es, en que “nuestra forma de vida, nuestra especie”, no se extinga.

Claro que, no creo que sembrar la vida por el Universo sea algo parecido a sembrar árboles en un jardín. La vida, amigos míos, es simplemente un estado de la materia evolucionada, es ese estado máximo en el que la materia, genera pensamientos y…sentimientos.

    Hasta llegar aquí, nos ha costado miles de millones de años

Lo cierto es que, nuestra imaginación no tiene límites y está en función de los conocimientos que vamos adquiriendo. A mayor saber, mayor imaginación para poder leer artículos en el que se digan cosas como ésta:

“La panspermia es un mecanismo para la dispersión del material orgánico a través de la galaxia, pero los efectos destructivos de los rayos cósmicos y la luz ultravioleta tienden a que la mayor parte de los organismos sean destruidos, o lleguen a un nuevo mundo rotos y muertos. Ahora, Paul S. Wesson, investigador visitante en el Instituto Herzberg de Astrofísica en Canadá, sugiere que la información contenida dentro del material orgánico dañado, podría ser la semilla de la nueva vida. Llama a este proceso necropanspermia.”

Como veréis, por imaginar que no quede. Lo cierto es que, el Universo nos ha demostrado tener sus propios mecanismos para generar la vida y, siendo eso así (que lo es), no creo que tengamos que inmiscuirnos nosotros en tal empresa que, por otra parte y aunque no sea de manera intencionada, ya estamos realizando al enviar ingenios contaminados de microbios a otros lugares del espacio. ¿Cómo sabemos las consecuencias que, finalmente puedan tener esas sondas y naves espaciales que mandamos a investigar el espacio y los objetos que en él están presentes.

Quién sabe lo que no habremos hecho ya con nuestras actividades espaciales que, no siempre están limpias de sospechas y…de bacterias. El mismo planeta Marte tiene ya una larga lista de maquinas terrestres sobre su superficie y, si no había vida propia en aquel planeta… ¿Quién puede afrimar que no la hayamos llevado nosotros?

¡La Actividad Humana! Es a veces tan criticable que, percibe uno la sensación de que aún, no hemos madurado lo suficiente para ocupar el lugar que, en el contexto del Universo tendríamos que tener. La misma idea de sembrar vida en otros mundos puede parecer algo pretenciosa y, si me apuráis mucho, hasta escandalosa.

Desde el supuesto Big Bang…, la perspectiva que del Universo tenemos, nos lleva a pensar que la Vida es algo natural, un estado de la materia que ha pasado por uno y un millón de pruebas hasta surgir contra todo pronóstico en los lugares más insospechados. Y, nosotros, sabiendo eso, queremos ser los responsables de llevarla a otros lugares del Cosmos. ¡Se habrá visto mayor osadía!

                         Moléculas y reacciones químicas

En la Tierra, la mayoría de los átomos no existen por sí mismos, sino que se unen con otros átomos en forma de moléculas. O usando una terminología diferente, podemos decir que la mayoría de los elementos se combinan para formar compuestos. La química se trata acerca de las reacciones que forman y reorganizan los enlaces entre los átomos.

La química orgánica se concentra en el carbono, el cual puede formar una mayor variedad de compuestos que cualquier otro elemento. Las moléculas más importantes para la vida, las proteínas y el ADN, se basan en largas cadenas de átomos de carbono unidos a otros elementos, particularmente hidrógeno, oxígeno y nitrógeno.

     Como todos saben, en las Nebulosas están presentes muchas moléculas necesarias para la vida. En comentarios anteriores, ya nos referimos a los elementos más abundantes del Universo: carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno (CHON). Las estrellas convierten unos elementos más sencillos en algo como el CHON y arroja esos materiales al espacio, en explosiones supernovas que forman nebulosas en las que están los materiales complejos para formar nuevas estrellas, nuevos mundos y…¿Por qué no? nuesvas formas de vida.

Todas las reacciones químicas implican un cambio en la energía. La mayoría de ellas liberan energía, usualmente en forma de calor; nuestros cuerpos son calentados por las reacciones orgánicas basadas, en última instancia, en la oxidación de los alimentos que comemos. (Algunas pocas reacciones liberan energía en forma de luz en lugar de calor, una propiedad que ha sido explotada por las luciérnagas y los gusanos brillantes). Por otro lado, las reacciones “endotérmicas” absorben energía del ambiente. De la misma manera. En las Nebulosas, están presentes fuertes emisiones de energías que emergen de las estrellas nuevas para ionizar el material circundante. ¿Qué efectos, tendrá realmente esas fuertes energías sobre el materia allí presente? ¿Qué cambios se producirán? En Nubes como esas, han sido descubiertos más de 100 moléculas distintas y, algunas, son las que se necesitan para que la química-biológica haga su aparición en los mundos.

La mayoría de las reacciones químicas necesitan un empujón para iniciarse. Este es proporcionado por un “catalizador”, una sustancia que acelera las reacciones sin ser consumida por éstas. Por ejemplo, las enzimas son catalizadores biológicos de los cuales depende la vida.

Claro que nosotros, aunque no sea conscientemente, podemos enviar las semillas de la vida a otros lugares. Nuestros experimentos y misiones extraterrestres conllevan esa posibilidad que, aunque nunca la podamos constatar, ciertamente está ahí. Sin embargo, sigo apostando por la otra forma. La manera natural de que la Vida se genere en el Universo es, el Universo mismo, el que la tiene que determinar.

Insisto: ¿Quiénes somos nosotros para subrogarnos una misión tan importante?

emilio silvera

 

  1. 1
    andres
    el 4 de diciembre del 2012 a las 13:18

    muy interesante, creo que estos debates estaran a la orden del dia en unos cuantos cientos de años, lo mas dificil no sera plantar la vida en un planeta o en otro sino conservarla y mas dificil todavia conservarnos nosotros mismos para poder servirnos de todo ello de una forma sostenible y duradera. No creo que sea un exceso de arrogancia humana ya que si la vida es abundante en el universo la destruccion es mucho mayor muchisimo tanto como para que la vida parezca un milagro…

    un saludo. 

    Responder
  2. 2
    Adolfo
    el 4 de diciembre del 2012 a las 14:24

    ¡Hola, Emilio!
    La imagen con la que abres este tema (una panorámica de la Tierra desde la estratósfera mientras se libra una guerra nuclear) sin duda la has tomado de Terminator III: “El Juicio Final” cuando, Skynet, al ser activada, toma conciencia de sí misma y decide la destrucción de la Humanidad. Ese es un riesgo al que nos exponemos y es aquel al que me refiero cuando hago referencia a la necesidad de una inteligencia artificial incapaz de sentir TEMOR.
    Si haces click-derecho sobre la imagen y accesas sus propiedades, verás que la URL es:
    “http://miedoalmiedo.com3.tv/wp-content/uploads/2011/04/So%C3%B1ar-con-el-fin-del-mundo.jpg”
    El sitio de origen es http://miedoalmiedo.com3.tv
    Atentamente…
    Adolfo

    Responder
  3. 3
    Adolfo
    el 4 de diciembre del 2012 a las 15:11

    ¡Hola, Emilio!


    Respecto del título:


    “¿Sembrar la vida en otros mundos? ¿Quienes nos creemos que somos?”


    ¿es necesario recordar que somos no un agente externo al Universo, sino parte de éste? Somos la parte del Universo que logró evolucionó hasta volverse consciente, y, haciendo uso de esa conciencia, transformó los procesos que antes eran sólo cuestión de azar y ciega evolución.
     
    Claro que, hay que reconocerlo, tal ingerencia transformadora debe ser encarada con responsabilidad.
     
    Según el extinto Carl Sagan, si en Marte se descubriera siquiera vida microbiana, el planeta sería propiedad de ellos debiéndonos abstenernos de intervenir en su evolución, con la esperanza de que con el transcurrir de los millones de años tal vez esa vida primigenia mutara y evolucionara en otras formas más avanzadas, quizá inteligentes.
     
    Deberíamos, pues, centrar nuestros esfuerzos terraformadores en callejones sin salida evolutivo como el infernal Venus ó, teniendo en cuenta las ideas del Dr. Paul LaViolette, procurar trasladarnos al espacio interestelar ó a alguna estrella del halo de la Vía. Láctea.
     
    Atentamente…
    Adolfo

    Responder
  4. 4
    Fandila
    el 4 de diciembre del 2012 a las 19:17

     
    Me ha llamado la atención ese  Paul S. Wesson.
    Hay que reconocer que en eso de la necropanspermia no le falta su parte de razón. Estamos hartos de saber como las mutaciones o accidentes genéticos variados dan lugar a individuos distintos, unas veces más afortunados que otras funcionalmente. La variedad de organismos se debe de una forma mayoritaria a esos accidentes, tergiversaciones o faltas de ciertos genes. Bien podría ocurrir lo que este investigador dice y todo depende además de las condiciones ambientales en que la “semilla viajera” fuese a caer.
    Sembrar la vida por esos mundos no estaría exento de peligros para las vidas autócttonas que ya pudieran existir. Lo menos lícito sería implantar a tontas y a locas nuestra propia biología o la más cercana. Sin embargo como una base “colchón” en la que nosotros pudiesemos subsistir adaptándonos sería algo loable, siempre que en ese empeño no destruyéramos a otras especies “superiores”, si es que ellas nos lo permitían. Para qué hablar de los posibles patógenos. Muy complicado sin duda.

    Responder
  5. 5
    kike
    el 5 de diciembre del 2012 a las 0:36

    Solo una inteligencia superavanzada tendría en cuenta los derechos de los seres biológicos que pudieran existir en mundos diferentes al orígen propio.

     Esa idea en si misma es indicadora de lo contrario, ya que para poder conocer diferentes mundos, algunos lejanos, primero se deberían conocer otros mundos más cercanos, y eso en la línea del tiempo/civilización pudiera significar que para llegar a ese estadio de conocimiento y aceptación de los derechos de las diferentes especies, primero e irremediablemente se tendrían que haber pisoteado algunos mundos con vida biológica en diferentes niveles (siempre tecnológicamente inferiores, por supuesto). 

     Con ello vengo a significar que no deberíamos pensar que existen las “milongas”; atendiendo (como no puede ser de otra forma), a nuestro normal y sobradamente verificado comportamiento, lo que importa siempre en primer lugar es lo propio, y únicamente cuando esa propiedad esté bastante extendida (sin peligro alguno), se podrá llegar a consideraciones de alta o muy alta moral y ética. 

     En la práctica supongo que eso significará que si nuestra raza alcanza agún día un desarrollo tan grande que le permita poder proteger especies biológicas de diferentes mundos que vaya explorando, pese a esa loable intención, siempre existirá el oscuro pasado de haber atropellado a diferentes especies con anterioridad, quizás como insoslayable camino hacia la perfección como especie.

     Por eso mismo, prefiero que lo de los alienígenas en nuestro planeta no sea verdad, ya que no sabríamos en que escala evolutiva se encuentran…..XC   

    Responder
    • 5.1
      Adolfo
      el 5 de diciembre del 2012 a las 2:55

      ¡Hola, kike!
       
      Por todo lo que has expuesto, lo mejor sería confiar tal tarea a una legión de máquinas inteligentes.
       
      En razón de que serían inmortales, serían muy pacientes. Y muy probablemente se abocarían a su tarea, sin importar cuestiones tales como grandeza personal, fama, orgullo, etc.. Por demás serían incansables y muy minuciosos en su quehacer; sobre todo, respetarían la encomienda (empresa) que les demos. Respetarían la vida ya afincada y, sólo tras una exigente valoración de los pros y contras, se resolverían a actuar interfiriendo la normal evolución de los seres a cuyo mundo hubieran llegado.
       
      Atentamente…
      Adolfo

      Responder
  6. 6
    emilio silvera
    el 5 de diciembre del 2012 a las 6:12

    Amigos Andrés, Adolfo, Fandila y Kike:
    Lo cierto es que, he disfrutado leyendo vuestros comentarios tanto como cuando estaba escribiendo este trabajo. Lo que ha pasado por vuestras mentes, es una prueba de la diversidad de pensamientos ante una misma situación y las variables que, el mismo escenario, nos puede plantear.
    Cada uno, a su manera, ha elegido una de esas circunstancias y la expone. Si cogemos todas y hacemos un cóctel con las ideas expuestas, podemos llegar a una conclusiòn que abarca muchos de los supuestos que se podrían dar en el caso que aquí comentamos y que, como queda patente, puede ser expuesto desde diferentes puntos de vista que, mezclados, nos daría la respuesta de lo que, en realidad, podríamos hacer.
    Lo cierto es que, cuando una especie ajena al lugar llega, siempre fastidia a las autóctonas. Aquí en la Tierra tenemos muchos ejemplos de ello y, de la misma manera, pasaría si nos presentamos en otros lugares, en otros mundos. Si la cuestión que nos lleva a esa aventura (suponiendo que ya tenemos la tecnología para ello), no es la propia supervivencia de la especie…, creo que nos tendríamos que mantener alejados como observadores y, si los habitantes de esos mundos son inteligentes tratar de contactar con ellos sin incidir en el devenir de sus vidas.
    Claro que, lo que yo diga aquí, lo mismo que lo que ustedes exponen, nada tiene que ver con la realidad de lo que, en su momento, podamos hacer. No siempre hemos demostrado tener comportamientos racionales a lo largo de nuestra Historia y, sobre este particular que aquí debatimos…tampoco creo que lo pudiéramos tener.
    En situaciones como la que aquí tratamos, lo primero que pienso es en el posible escenario de unos visitantes (¿invasores?) del espacio exterior a nuestro mundo. ¿Qué reacción tendríamos ante tal acontecimiento? Algunos puntos de los que Kike ha mencionado, dan mucho que pensar.
    Por mi parte, preferiría no tener visitas extrañas…¡Ya somos bastantes en éste mundo!
    Por otra parte, dejar que la Naturaleza siga su curso…parce la mejor opción. Si evolucionamos lo suficiente para poder hacer frente a circunstancias extremas futuras, también podremos buscar soluciones para nuestra especie en el futuro. Lo cierto es que, según todos los indicios, las especies tienen “su tiempo” y, siempre llegan otras nuevas (en el mismo mundo) que han mutado para suplir a aquellas otras que fueron necesarias, como escalones para poder subir a más altura evolutiva. Si miramos hacia atrás, tenemos esa respuesta en la evolución y los cambios a que nuestra propia especie se ha visto sometida.
    No descansaremos hasta que lleguemos a otros lugares y fastidiemos la vida que, posiblemente, allí se encuentre en una apacible vía evolutiva que, de alguna manera, fastidiaremos: Europa, Encelado, Titán…
    ¡La Humanidad! ¿Quién la entiende?
    Saludos cordiales.

    Responder
  7. 7
    Fandila
    el 5 de diciembre del 2012 a las 11:24

    Nuestra justificación estaría en conseguir nuestra propia supervivencia.
    Para ello nos valemos del artificio, de esa función pensante que para bien y para mal nos es dada, que engañosamente sus limitaciones  no nos las vemos.
    Sefuir el curso natural de las cosas es fácil de concebir como idea, pero precisamente por serlo es una virtualidad de cuyo yugo no podemos evadirnos. El ser vivo es una autonomía dentro del Universo y ha de regirse por sus propias normas, que él mismo ha de “inventarse”. Nuestro artificio es nuestra garantía de supervivencia. Al cabo, y si no antes después el Universo gana la partida. Aquí nos movemos como “peleles” creyendo que podemos dominar a ese todo que nos domina.
    Actuar de forma natural es como pedir peras al olmo pues desconocemos sus claves y en el fondo somos artificio. Solo una voluntad de evolución positiva y su perseverancia sería la hipotética salvación de todos. Pero no nos engañemos, biologicamente, “predador y depredado” estan en la base de la evolución de los seres vivos. Tal vez esta norma podría superarse. También depende de como la pensemos.
     
    Pero no pensemos demasiado. Saludos.

    Responder
  8. 8
    andres
    el 5 de diciembre del 2012 a las 11:51

    una pequeña cosa mas que a todos se nos a pasado por alto, un español estudiante de astrobiologia piensa que pese a todas esas mutaciones climas etc,ect.La vida es recurrente acatando siempre los mismos caminos ( y de igual forma que un planeta y otro pese a sus diferencias son redondos u ovalados) esta persona de gran preparacion y seriedad lleva años recreando las diversas especies que pueden poblar el universo basandose en todo lo dicho por ello no hay que ser tan critico a la hora de juzgarnos cuando el propio universo lo esta haciendo ya…
    un saludo. 

    Responder
  9. 9
    emilio silvera
    el 5 de diciembre del 2012 a las 12:44

    ¡Como peleles en el centro del huracán! Bueno, en algunos aspectos podría ser pero, por otra parte, si consideramos lo ya hecho, podríamos tener algún escaso margen de maniobra y, si sabemos aprovecharla…salvaríamos a nuestra especie sin causar, nignún daño a otras que, como nosotros mismos, sólo quieren prosperar y subsistir dentro de ésta vorágine que el Universo es.
    Tú mismo lo has dicho amigo Fandila: “…Pero no nos engañemos, biologicamente, “predador y depredado” estan en la base de la evolución de los seres vivos.”
    Claro que, depredar a otros seres inteligentes…se hace muy cuesta arriba y, por otra parte, ni sabemos el nivel de inteligencia que otros seres, de nuestro mismo entorno puedan tener, sólo lo sospechamos y, a pesar de ello, nuestro comportamiento en las relaciones…¡dejan mucho que desear!
    Pero, en el fondo de todo esto, no debemos olvidar nuestra condición animal. En nuestros genes están escritos los recuerdos, tenemos un instinto de conservación, y, sobre todo y de manera instintiva, queremos preservar la supervivencia, ya que, la dejación de la defensa sería…¡la muerte! y, eso, ¿quién lo quiere?
    Por muchas vueltas que le demos, siempre irá por delante “lo nuestro” y, lo que venga detrás…que arree, como aquel que dice. El Nosotros y finalmente el Yo, siempre irán por delante cuando entren en basa posibles adversarios o contrincantes en la posesión de lo que podamos necesitar.
    Así nos hizo la Naturaleza y así (creo) que seguiremos a pesar de nuestros avances y conocimientos que, pueden suavizar nuestras acciones siempre que, no se nos ponga ante límites que hagan salir el instinto de salvación, de supervivencia que todos llevamos dentro.
    Así son las cosas y así las tendremos que aceptar. Es cierto amigo, que llevamos un Yugo del que no podemos escapar, forma parte de nuestro ser y subyace en lo más profundo de nuestros genes. Así nos hizo la Naturaleza y, nos guste más o menos, lo tendremos que aceptar.
    Saludos.
     
     
     

    Responder
  10. 10
    andres
    el 5 de diciembre del 2012 a las 18:19

    muy gracioso eso de como peleles en medio de un huracan pero a decir verdad y segun los documentales que e visto por el youtube todo hace parecer que nuestro futuro como especie y la tecnologia de que dispondremos le quita emocion a todo ese futuro de accion basado mas en peliculas que en la propia logica, por un futuro tranquilo me decanto yo un futuro dedicados a las artes y el conocimiento,con mucho amor y lio de faldas…si esto no fuera asi mas que de evolucion hablariamos de involucion…
    un saludo. 

    Responder
  11. 11
    Fandila
    el 5 de diciembre del 2012 a las 23:00

    “Aquí nos movemos como “peleles” creyendo que podemos dominar a ese todo que nos domina”
    Lo de peleles viene a ser sinónimo de “marionetas” del Universo. El Universo, o mejor, el Todo, relativamente mueve nuestros hilos…  No es algo literal, sino una forma de decir aquello de: “que no somos nadie”, que solo participamos a nuestro manera del Universo o del Todo (Y que algunos identificarían con Dios).
    Una forma de expresarlo nada seria, “la realidad supera a la ficción”.
    Tienes razón en lo que dices Andrés, si no, qué valdría la pena…
    Un cordial saludo.

    Responder
  12. 12
    emilio silvera
    el 6 de diciembre del 2012 a las 4:08

    Amigos Andrés y Fandila:
    Está claro que es una forma de hablar queriendo significar que estamos a merced de los elementos, de la Naturaleza, del Universo en fin y que, de ninguna manera que lo podamos mirar, estamos en disposición de hacer frente a eventos que sobrepasan todas nuestras capacidades humanas que, si somos sinceros y reconocemos la inmensidad de las fuerzas a las que nos enfrentamos…¿Qué podremos hacer?
    El deseo de Andrés secundado por Fandila sería suscrito por cualquiera pero, la realidad, amigos míos, no siempre coincide con nuestros deseos. De todas las maneras y al objeto de posibles imprevistos, mejor sería que todos estuviéramos alertas y prevenidos.
    Muchas son las veces que hemos hablado aquí de que, nuestras mentes, no siempre están en disposición de reconocer la realidad y, esa falsa seguridad que tenemos en nuestras propias posibilidades llevan a muchos a sentir como Andrés, al que dicho sea de paso, le recomiendo elegir bien los documentales que ve en Youtube que, si se atienen a la verdad…el futuro que puedan exponer, no será muy alagüeño para la Humanidad.
    Lo de las películas sólo es una forma de pasar el rato pero, ¿quién las puede creer? Sin embargo, como pasa con las historias de ficción, nos pintan escenas en posibles escenarios que podrían ser. De hecho, grandes meteoritos han caído algunos sobre la Tierra.
    La conformidad y la esperanza de ese futuro que deseáis, está limitada en el Tiempo, lo irremediable, tarde más o menos, tendrá que llegar, no siempre estará la suerte de nuestra parte y, mi manera de expresarlo es sólo una forma de ver (sin que sean distorsionados) los hechos irreversibles que le espera a nuestro futuro en el planeta Tierra.
    “…por un futuro tranquilo me decanto yo un futuro dedicados a las artes y el conocimiento,con mucho amor y lio de faldas…si esto no fuera asi mas que de evolucion hablariamos de involucion…”
    Respetemos tu deseo pero, me temo que, la realidad está muy lejos de ese mundo que imaginas y deseas. El Universo no se parará a pensar en nosotros antes de que, su dinámica, su ritmo y su devenir en fin…nos destruya. Ninguna estrella del cielo dejará de titilar entristecida por nuestra pérdida y, el único atisbo de esperanza que podamos tener…está centrado en nuestra capacidad para entender los secretos de la Naturaleza, del Universo y, posiblemente de otros universos que ahora, simplemente presentimos.
    No, no lo tendremos nada fácil. Tu bucólica escena del futuro, amigo Andrés, si miras bien las noticias, si atiendes a la Historia, si tienes en cuenta todos los parámetros conocidos de nuestra especie en el mundo y de lo que el Universo es…¡es simplemente un sueño! efímero por cierto en el contexto temporal del Universo y del mundo.
    El Universo nos trajo y él se nos llevará. Eso, como el paso irreversible del Tiempo, es el inexorable futuro. Claro que, mientras tanto, hemos conocido el Amor, hemos disfrutado de la parte buena del ser humano y nos hemos nutrido de altos pensamientos, al mismo tiempo que, se han generado ideas que nos han posibilitado avanzar. Todo ésto, no exento de dolor y sufrimiento que, desde siempre, ha estado también con nosotros. No todos son favorecidos por la fortuna, ni tienen un techo bajo el que cobijarse, ni vestido para abrigarse, ni bocado que llevarse a la boca: ¿Cruda realidad? Pues de la misma manera, está esa otra realidad que el futuro ¿lejano?…nos promete.
    Un cordial saludo amigos.
     

    Responder
  13. 13
    andres
    el 6 de diciembre del 2012 a las 12:06

    amigo Emilio sin duda la experiencia es un grado pero en mi opinion no hay que decantar la balanza al razocinio y dejar a un lado los sueños o acaso antes que los reactores nucleares de aviones  existieran no habia personas que soñaron volar como pajaros,hoy en dia ciertamente existe un insomnio evolutivo,pero que nadie se alarme tambien existen grandes mentes que poco a poco alejan los mostruos que nos desvelan en nuestra cueva.
    Fandila creo que se por donde vas pero no comparto ese vinculo entre las marionetas de la materia y de otras energias cosmicas y el ser divino (por asi decirlo)ya que si todos esos hilos que nos atan conectan o estan conectados intrinsicamente a (dios) eso no seria el final sino el principio voy a tirar de mi enciclopedia personal con un refran: cada uno es dueño de lo que piensa pero presa de lo que hace- de igual manera (dios) seria dueño de las leyes que fuerzan la estructura y logica del universo (en el caso de que lo tubiera)pero seria presa de lo que se materializaria de ti de mi y todo lo demas, como dijo Einstein estamos dentro de los pensamientos de dios,y como dice la religion hindu el aliento materializo el verbo creando asi el universo…. a voz de pronto es mas o menos lo que pienso. (me gusta debatir)…
    un saludo. 

    Responder
    • 13.1
      emilio silvera
      el 6 de diciembre del 2012 a las 12:13

      Amigo mío, Sin sueños, sin Imaginación…¿Qué tendríamos? NADA.
      Los sueños y la imagfinación que genera ideas, son los padres de los inventos, de las nuevas teorias, de los grandes logros de la Humanidad que…¡siempre soñó! En cada momento y lugar, con aquello que sus conocimientos le permitía soñar.
      En pleno siglo XXI, seguimos con los suelos a cuesta y, ¡que no nos dejen nunca!
      Está bien saber, experimentar y observar pero, con un poco de fantasía controlada.
      Saludos.
       

      Responder
    • 13.2
      Fandila
      el 6 de diciembre del 2012 a las 13:24

      Esa es también mi tendencia aunque con ciertos matices. Ante todo el interrogante último de qué somos realmente.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting