martes, 02 de septiembre del 2014 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡La Vida! ¿Cómo surgió en el Cosmos?

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Bioquímica    ~    Comentarios Comments (6)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Vida en el Cosmos

Astrobiologia

Una característica sorprendente de nuestro retrato reconstruido del antepasado primitivo es su carácter moderno. Si este organismo lo encontráramos hoy, seguramente no delataría su inmensa antigüedad, excepto por sus secuencias de DNA. Tuvo que estar precedido, necesariamente, por formas más rudimentarias, estadios intermedios en la génesis de sistemas estructurales, metabólicos, energéticos y genéticos complejos que son compartidos por todos los seres vivos de hoy en día. Por desgracia, tales formas no han dejado descendientes igualmente primitivos que permitan su caracterización. Esta carencia complica mucho el problema del origen de la vida.

homo_sapiens.gif

 

Pasado por un buen baño, una peluqueria y con un buen traje, podría, sin duda alguna, pasar inadvertido por cualquier calle del mundo.

La Tierra nació hace unos 4.550 millones de años. Se condensó, junto con los otros planetas del sistema solar, en un disco de gas y polvo que giraba alrededor de una joven estrella que iba a convertirse en nuestro Sol. Fenómenos de violencia extrema,  incompatible con el mantenimiento de ningún tipo de vida, rodearon este nacimiento. Durante al menos quinientos millones de años, cometas y asteroides sacudieron la Tierra en formación, con lo que la hicieron capaz de albergar vida durante todo este tiempo. Algunos impactos pudieron haber sido incluso suficientemente violentos como para producir la pérdida de toda agua terrestre por vaporización, después de lo cual los océanos se habrían vuelto a llenar con agua aportada por cometas. Según esta versión de  los acontecimientos, los océanos actuales de remontarían a la última oleada de bombardeo cometario intenso, que los expertos creen que tuvo lugar hace unos cuatro mil millones de años. Existen señales de que había vida en la Tierra poco después de que dichos cataclismos llegaran a su fin.

Algunos investigadores creen que el tiempo que pasó entre el momento en el que la Tierra se hizo habitable y aquel en el que apareció la vida, fue demasiado corto para que surgiera algo tan complejo como una célula viva. De ahí la hipótesis de que la vida llegó desde otro lugar. ¿Qué debemos pensar de ello?

 ¿ Que la vida llegó al espacio exterior?

Sección cortada que muestra la apariencia del interior y la textura de la zona de fractura del meteorito.

 

La teoría de que la vida es de origen extraterrestre ha tenido ilustres defensores. Entre ellos, el químico sueco Svante Arrhenius, ganador del premio Nobel de química de 1903 y recordado hoy por su concepción profética del efecto invernadero, acuñó el término <<panspermia>> para su teoría de que hay gérmenes de vida que existen en todo el cosmos y caen continuamente sobre la Tierra. Más recientemente, un célebre astrónomo inglés, sir Fred Hoyle, quien murió  en 2001, afirmó, junto con un colega de Sri Lanka, Chandra Wickramasinghe, haber detectado pruebas espectroscópicas de la presencia de organismos vivos en cometas. Más adelante veremos cuáles son estas pruebas. Francis Crick, codescubridor con James Watson de la estructura en doble hélice del DNA, ha propuesto incluso, con otro científico de origen inglés, Leslie Orgel, que los primeros organismos vivos pudieron haber alcanzado la Tierra a bordo de una nave espacial enviada por alguna <<civilización distante>>. Ha dado el nombre de <<panspermia directa>> a esta hipótesis.

El meteorito destaca la presencia de lo que parecen ser microbios fosilizados.

 

                                    Microbios fosilizados.

Dejando a un lado la nave espacial, de la que hasta ahora no se ha encontrado señal alguna, un origen extraterrestre de la vida es perfectamente verosímil. La objeción que tantas veces se ha manifestado de que organismos vivos no podrían soportar las condiciones físicas que hay en el espacio, especialmente la intensa radiación ultravioleta, no se sostiene, porque rápidamente se advierte que cometas o meteoritos pueden ofrecer protección a los organismos. La destrucción por el calor durante su entrada en la atmósfera terrestre podría evitarse de forma similar. Además, la posibilidad de que la vida pueda ser un fenómeno extendido, que exista en muchos lugares del universo, es algo que tiene cada vez más adeptos. Así, la eventualidad de que organismos vivos viajen a través del espacio en varios <<objetos voladores>> está lejos de ser inverosímil. Pero, ¿qué hay de las pruebas?

Bombardeo de asteroides en la Tierra temprana. d. a. aguilar/harvard-smithsonian

Bombardeo de cometas y asteroides en la Tierra primigenia

 

La argumentación de que no hubo tiempo suficiente para que la vida surgiera localmente en la Tierra se basa en una valoración puramente subjetiva y arbitraria, que no está corroborada por ningún elemento objetivo. No existe prueba alguna de que la aparición de la vida requiera cientos de millones de años, como se ha afirmado. Por el contrario, como señalaré más adelante, la visión esencialmente química y determinista que hay que tener de este fenómeno lleva a creer, más bien, que la vida surgió de manera relativamente rápida, en un período de tiempo que ocn probabilidad hay que contar milenios y no en millones de años, Según esta concepción, el margen de unos cien millones de años que permiten los datos actuales deja tiempo suficiente para que la vida naciera en la Tierra. Es incluso posible que la vida surgiera y desapareciera varias veces antes de establecerse.

Buscar moléculas de azucar en el espacio exterior, sería una manera de acercarnos a posibles formas de vida en las que, estas moléculas están presentes.

Quedan todas esas observaciones, claramente innegables, que demuestran que los constituyentes elementales de la vida existen en cometas y otros objetos celestes. Pero, ¿estas sustancias son producto de la vida, como creen los defensores de la panspermia? ¿O bien son, por el contrario, el fruto de reacciones químicas espontáneas? la segunda explicación se considera la más probable de las dos.

Es probable que los procesos que tienen lugar en el espacio exterior hayan llevado a que las moléculas biológicas se encuentren exclusivamente en forma destrógira o levógirao. Esta es la conclusión que arroja unos experimentos llevados a cabo en la instalación de sincrotrón SOLEIL cerca de París, en la cual se encontró que un número de moléculas simples en regiones de formación estelar expuestas a radiación polarizada creaban aminoácidos con un desequilibrio de moléculas dextrógiras y levógiras.

Las conocidas como m0léculas quirales pueden existir en dos formas, siendo una la imagen especular no superponible de una sobre la otra, incluso aunque ambas tienen la misma composición química. Si bien los experimentos de laboratorio tienden a producir cantidades iguales de las versiones dextrógiras y levógiras, muchas de las moléculas quirales encontradas en organismos vivos proceden de una de las variedades. Por ejemplo, los aminoácidos que forman las proteínas solo aparecen en la forma levógira, mientras que los azúcares del ADN sólo en la dextrógira.


Ahora se cree que es posible que moléculas como las encontradas en esta gigantesca nube, hayan sido de gran ayuda para crear la vida en la Tierra. Estamos en la inmensa Orión, ahí, el mayor Laboratorio químico que podamos imaginar harían las delicias de todos los químicoas de la Tierra y, no digamos de los astrónomos que darían parte de su vida por ver, in situ, como se forman las estrellas nuevas. Tambien ahí están presentes transformaciones maravillosas que van dejando a punto esos “ladrillos· constituyentes que darán lugar a que, en algín mundo cercano, pueda surgir la vida.

Tenemos un amplio campo  de complejas respuestas que tenemos que desvelar, descorriendo para ello el velo de ignorancia que cubre nuestras mentes. En este difícil tema de la Vida, aunque mucho es lo que hemos llegado a comprender, es mucho más lo que de ella ignoramos y, nadie, hasta el momento ha podido decir con palabras plenas qué es la Vida. Sin embargo, ahí está, en mil formas y estados que hacen despertar nuestra curiosidad y nos empuja a querer llegar a comprender, lo que la vida es.

Desde una charca fangoza y caliente, hasta la copia de los árboles pera, seguir hasta los pensamientos y, ahora, tratar de llegar a las estrellas. No, no ha sido fácil ni corto el camino que hemos tenido que realizar y, aunque sólo sea una fracción del tiempo del Universo, para nosotros, nuestra especie humana, es muchísimo tiempo en el que, hemos podido, al menos, llegar a comprender que aún nos queda mucho por hacer.

emilio silvera

 

  1. 1
    emilio silvera
    el 16 de diciembre del 2011 a las 11:19

    En relación a este tema de la Vida, no ya en la Tierra, sino en todo el ámbito del Universo, un amigo industrial exportador que, también está fascinado por estos temas, me propuso realizar desde este lugar un Concurso en el que, cada concursante que quisira participar, nos diera su versión de cómo surgió la vida en el Universo.
    En un principio, lo que me pareció una buena idea, no pasó mucho tiempo sin que, me diera cuenta de que, no lo era tanto, toda vez que, el tema era complejo y, mucho es lo que se desconoce del origen de la vida en nuestro Universo. Hipótesis las hay, muchas y muy buenas pero, con seguridad, ninguna de ellas se podría dar por cierta.
    Y, siendo así (que lo es), no parece apropiado involucrar aquí a unas buenas personas para que expongan lo que buenamente crean ellos sobre un tema en el que, han fallado, los más preclaros especialistas y las mentes más versadas.
    Así que, se dio por fallido el intento y todo quedo en que, pensaríamos en otro tipo de concurso en el que, el tema tratado no fuese tan “difícil” como lo es, el de ¡la vida! ese “milagro” surgido de las estrellas y que, ha sido posible gracias a que, el Universo, pudo cumplir los diez mil años. Es decir, el tiempo necesario para que la muerte de estrellas formaran nebulosas, estas estrellas que, a su vez formaron nuevas Nebulosas de las que surgieron nuevos mundos y, por fín, después de otros cinco mil millones de años…¡La Vida!
    Un saludo amigos.

    Responder
  2. 2
    kike
    el 16 de diciembre del 2011 a las 13:46

    El tema es en verdad peliagudo; no sin motivo aún en día se desconoce ese momento mágico en que elementos inanimados se unieron y consiguieron esa chispa que desde entonces diferencia enormemente a la materia, y que innumerables científicos han tratado de comprender e incluso fabricar en probetas, con escasos resultados.

     Quizás el principal problema sea emular las condiciones medioambientales existentes en el momento de crearse las primeras moléculas con vida, ya que nuestro planeta ha cambiado tanto desde entonces que es prácticamente imposible simular todos los condicionantes.

     Pero sabemos que a lo mejor no hizo falta nada, a lo mejor la vida ya nos vino conformada y latente desde el espacio; la teoría de la panspermia me parece particularmente atrayente y lógica, y además, cuanto más se estudian los meteoritos y demás cuerpos nómadas del espacio, más se comprueba que son portadores de buena parte de los componentes necesarios para la vida.

     Hasta podría ser que la vida ya existiera en la Tierra desde el primer momento de su creación, ya que cada vez se descubren más nebulosas que contienen multitud de aminoácidos tan necesarios para la vida, por lo que esta ya pudo estar presente en los momentos de la creación del planeta mediante la acreación de los restos de la nebulosa que sirvieron para crear el mismo Sol.

     Incluso algunos mantienen la hipótesis de que la vida en nuestro planeta provino de nuestro vecino Marte, donde se creó primero cuando allí existían condiciones más favorables;incluso vaticinan que con el tiempo esa vida se la pasaremos a Venus, que poco a poco irá perdiendo ese infernal efecto invernadero y podría llegar a resultar un planeta tan habitable como es ahora el nuestro.

     Hasta podría ser que se hayan dado más de una de esas u otras posibilidades, y pese a que toda la vida actual deriva de un único especimen, podría ser que en los comienzos hayan saltado a la plestra diferentes formas de vida, procedentes de fuentes también diferentes. El tema es realmente complicado y apasionante.

     Saludos a todaeos.

    Responder
    • 2.1
      emilio silvera
      el 17 de diciembre del 2011 a las 8:13

      Leyéndote, amigo Kike, veo que estás plenamente concienciado de la “realidad” relativa a la rica gama de posibilidades de la que la vida, se podría derivar, ¡son tantas! y ¡tan complejas! que, nuestro sentido común nos guía hacia caminos que parecen los más plausibles para que, la vida, pudiera surgir en nuestro planeta y, desde luego, ninguna de las posibilidades que apuntas pueden ser descartadas, la historia de la vida está rodeada de un sin fin de misterios e incognitas que no hemos podido desvelar ni despejar, sin embargo, su fascinante presencia, su diversidad, si inmenso misterio, hace que nuestras mentes insistan en querer saber y, desde luego, de una cosa sí que podemos estar seguros, el material necesario para la vida, se creó en las estrellas y, a partir de ahí, toda una serie de circunstancias “muy especiales” llevaron a la aparición de esa primera célula que supo replicarse para que la aventura diera comienzo.
      Muchos han sido los millones de años que tuvieron tenido que transcurrir para que la vida, tal cpmo la conocemos, hiciera su aparición en nuestro planeta. Su procedencia es incierta y, como bien apuntas, pudo venir de cualquier parte que, como nuestro entorno solar (todo nuestro sistema planetario), fuera poseedor de esos ingredientes que ya estarían presentes en la Nebulosa que dio lugar a la formarción de nuestro Sol y de los planetas hermanos, y, sabiendo que en un pasado lejano el planeta Marte reunía otras condiciones que pudieron ser, perfectamente aptas para la vida…¡quién sabe!
      La diversidad biológica contemporánea es el producto de casi cuatro mil quinientos millones de años de evolución. Somos parte de ese legado y, al intentar comprender la larga historia evolutiva de la vida, comenzamos a entender nuestro propio lugar en este mundo. Está claro que las bacterias engendraron a los protozoos, los protozoos engendraron a los invertebrados, los invertebrados engendraron a los peces, y así sucesivamente. Sin embargo, nuestra insistencia en saber, nos ha llevado al nivel de engendrar nuevas ideas nacidas de la biología molecular y la geoquímica.
      Estudiando los fósiles de rocas de miles de millones de años de existencia, hemos podido llegar a comprender que, en un principio, el mundo era dominado por seres microscópicos, bacterias fotosintéticas que cambiaron las condiciones del planeta y, desde luego, no podemos saber si esos primeros signos de vida estaban ya aquí o vinieron desde el espacio exterior pero, de todas las maneras, ¿qué más dá?, el ámbito de su procedencia es también el nuestro, todo el Sistema Solar es nuestra casa y, su origen, es el mismo: aquella nube molecular de materiales complejos que fue regada por la explosión de una supernova que hizo posible nuestra presencia aquí hoy.
      En tanto que empresa humana, el querer saber sobre la historia de la vida, nos lleva a reconstruir un relato de exploración hasta el remoto pasado que se extiende desde el espacio interior de las moléculas al espacio literalmente exterior de Marte y otros planetas. Ya sabemos de resultados exploratorios de rocas venidas de Marte y, también, sabemos que los resultados obtenidos han dejado una enorme interrogación sobre tales hallazgos, nada se aclaró pero tampoco nada se puede negar y, seguimos preguntándonos que aspectos de nuestra biología terrestre se pueden encontrar allí donde exista vida y qué características son producto específico de nuestra particular historia. Aún no conocemos la respuesta, pero el camino que habremos de seguir para encontrar vida en el universo dependerá en gran parte de la respuesta que podamos dar a esta pregunta.
      La complejidad que rodea a ese misterioso y gran suceso que llamamos el “surgir de la vida” nos lleva a pensar en el modo en que se dio una efectiva coevolución de la Tierra y la Vida. Tanto los organismos como el ambiente han ido cambiando drásticamente con el tiempo, a menudo de forma concertada. Los cambios de clima, la geología e incluso la composición de la atmósfera y de los océanos han influido en el curso de la evolución (ya vez lo que es hoy Marte y lo que parece -todas las trazas lo avalan- que fue).
      La vida, parece que nació por mediación de procesos físicos en la Tierra primigenia que hizo posible el surgir de esa semilla primera para que pudiera aflorar lo que conocemos como vida. Estos mismos procesos -tectónicos, oceanográficos, atmosféricos, químico-energéticos…y otros, pudieron sustentar la vida era tras era al tiempo que modificaban continuamente la superficie terrestre. Por fín, la vida se expandió y diversificó hasta convertirse en una fuerza planetaria por derecho propio, uniéndose a los procesos que antes mencionaba (tentónicos, atmósféricos y fisico-químicos) para la transformación de la atmósfera y de los océanos, y, hasta tal punto es así que, el aumento de la población, puede requerir ( en poco más de un siglo) que la población sea evacuada hacia otros planetas o lunas del Sistema solar si no queremos quen la propia Tierra esté en peligro.
      Y, a todo esto, tenemos que ser humildes y pacientes, reconocer nuestra inmensa ignorancia y trabajar, sin descanso, para seguir buscando las raíces de nuestro origen al mismo tiempo que buscamos las soluciones para ese futuro que podemos atisbar en el horizonte lejano para evitar que, esa gran historia que llamamos vida, se extinga por falta de conocimientos. Así que, como decía Hilbert: “Tenemos que saber, sabremos”.
      Un abrazo amigo mío.

      Responder
  3. 3
    Norha Yonatan
    el 5 de enero del 2012 a las 18:50

    Shalom!!!!…..Que espectacular tema, interesante el comentario de Kike, y luego la increible reflexion del Sr Emilio, un argumento apreciable  para dar al entendimiento una extigma mas en tan inextricable tema. El Sr Emilio nos invita a reconocer nuestra humildad y ser pacientes ante los grandes lagos de ignorancia y confusion. Lo que ha de ser sera. Para mi es tan fundamental, conocer criterios, saber balancear y conjugar esas ideas con las que se posee en si mismo  para no entrar en una ambiente abismal. Mis reflexiones son muy profundas teniendo encuenta mi ignorancia, por ello plasmo todo lo que leo y comparo luego con lo que pienso, sin dar pie a la desesperacion, al miedo y sobre todo a la decepcion, esta me solia acompanar hace un tiempo, ahora gracias a sus reflexiones y tu blog me voy enterando y equilibrando mejor. Encantadisima de esta gran riqueza y necesitamos de los mejores para contagiarnos tambien!!!!! Muchas Gracias, desde Israel un fuerte abrazo.  

    Responder
    • 3.1
      Emilio Silvera
      el 6 de enero del 2012 a las 11:19

      Amiga Nohra:

      Al igual que tú dices ahora que entrar aquí le lleva a conocer y sentir nuevas cosas y sensaciones, de la misma manera, me ocurre a mí cuando me sumerjo en las profundidades de complejas lecturas que me hablan de los enigmas que la Naturaleza nos esconde.Nosotros, humanos con algo de racionalidad, pretendemos desvelar esos secretos profundamente escondidos y, en el afán de saber, no paramos en esfuerzos y ponemos nuestra imaginación al “rojo vivo” de tanto trabajar, queremos llegar a esas respuestas que, durante tanto tiempo ya, nos han sido negadas y, nuestro espíritu necesita el alimento del saber para que, de una vez por todas, nos podamos sentir realizados y que la frustración no nos lleve a un estado depresivo en el que, no pocos científicos caen al ver como, realmente, están imposibilitados para continuar avanzando en el saber del mundo.

      No está nada mal que, lo primero que hagamos para poder continuar avanzando, sea reconocer, lo poco que sabemos. A partir de ahí, tendremos un punto de partida que comienza en la realidad y, al menos, si ese es el comienzo, estará situado en la certeza y, como sabes, si se parte desde lo cierto, la llegada a la meta soñada podría ser…muy probable. Muchos cayeron por el camino por ser prepotentes, ególatras y, sobre todo, creer que en verdad, sabían.

      Popper nos decía: “Por mucho que profundizo en algún tema, por mucho que aprendo de él, la única conclusión a la que, con certeza, puedo llegar es que, mis conocimientos son limitados, mientras que, mi ignorancia, es infinita.”

      Sigue por el camino elegido, amiga Nohra y, podrás llegar a muchos puertos en los que, asombrada, admirarás como los océanos de la Naturaleza, esconden maravillas que, ni nuestra inmensa imaginación, podrían soñar. No pocas veces, la realidad sobrepasa a lo que se imagina en la Mente.

      Un abrazo amiga.

      Responder
  4. 4
    jose german vidal palencia
    el 29 de noviembre del 2012 a las 5:09

     
     
     
    ¡La vida! ¿Cómo surgió en el cosmos?:
     
    Esta interrogante, seguramente tiene una respuesta corta. Pero esa respuesta, aun corta, se podría lograr sólo después de reflexionar largamente sobre la interrogante. No dudo que el ser humano haya construido infinidad de literatura sobre el particular. Sin embargo, la respuesta todavía no se encuentra al alcance de la comprensión de las mayorías.
     
    Antiguamente los científicos se preguntaban: ¿Qué relación existe entre la masa y la energía? Y volvemos a lo mismo. Una respuesta corta dada por Einstein,  simplificaba su entendimiento: E=mc2
     
    Pero, cuanta literatura y reflexión de innumerables estudiosos se debieron dar para llegar a esta conclusión.
     
    Si de la noche a la mañana alguien hubiese dado la misma respuesta que Einstein, sin haberse reflexionado gran cosa sobre ese tema, lo más probable es que tal respuesta se hubiese ido por el tubo de desagüe más cercano, y sería olvidado el detalle durante larguísimo tiempo. Habría que esperar un Einstein para validar aquella propuesta olvidada.
     
    Igualmente, me he dado cuenta que la respuesta para la interrogante de Don Emilio, debe ser corta. Tan corta que sólo habría que responder al punto   comentado en el párrafo 2.1:
     
    “…de una cosa si que podemos estar seguros, el material necesario para la vida, se creo en las estrellas y, a partir de ahí, toda una serie de circunstancias “muy especiales” llevaron a la aparición de esa primera célula que supo replicarse para que la aventura diera comienzo”.
     
    Con esto quiero decir, que la respuesta a la interrogante que plantea como fueron las circunstancias “muy especiales” que menciona Don Emilio, y que llevarían a la aparición de una primera célula que “supo” como replicarse, aun siendo corta, debe reflexionarse lo conducente para explicar tal fenómeno. Por tanto creo que no puede darse una respuesta posiblemente valedera, en unos cuantos comentarios. Debemos asumir que sondear una posible explicación del asunto, podría ser un poco más largo de lo que se podría pensar, aun en forma resumida.
     
    En primera porque, considerando que el ser humano llegaría a evolucionar a partir de seres unicelulares, ese ser humano debe plantearse diferentes situaciones externas que propiciaron la creación de sus células primigenias, entre ellas, la sustancia química más determinante que propiciaría que el 75% de su estructura biológica sea: agua.
     
    Antes que sus células, el planeta donde se originaron (sea la Tierra o cualquier otro en los que se originan células) requerían de agua en abundancia para su catalización bioquímica.
     
    Yo considero, que existen estudios serios que nos pueden llevar a comprender los fenómenos que ocurrieron sobre la Tierra, y que hicieron posible la generación del agua oceánica, tal y como ahora la conocemos.
     
    Respecto a la posibilidad de que en otros planetas podría existir vida parecida a la de la Tierra, también se tienen estudios importantes que considerar al respecto.
     
    Otro aspecto importante sobre el origen de la vida, en la que específicamente está involucrado el ser humano, es lo que debió ocurrir durante el desarrollo de su evolución gradual, hasta que llegó a alcanzar el nivel de homo sapiens sapiens, tanto en su morfología como en lo que a la adquisición de inteligencia se refiere. Comprender este fenómeno por el cual el hombre actual posee su inteligencia característica, nos puede llevar a comprender porque puede haber seres más inteligentes que nosotros, en otras regiones del cosmos.
     
    Finalmente, se podría considerar una posible respuesta corta sobre los fenómenos físico-químicos “muy especiales” que intervinieron para que se gestara la posibilidad de la replicación celular, donde tal ocurre, gracias a leyes físicas “biogeneradoras”, que en su momento, se podrían plantear.
     
    Como ven, explicar este asunto a carta cabal, podría resultar interesante, pero, desafortunadamente, largo, aun tratándose de un resumen de las cuestiones correspondientes.
     
    Si no hay objeción de parte de los administradores de este blog, en algún momento dado podría considerar resúmenes diversos sobre el tema. Sería un honor comentar sobre el particular. De todas formas, les aseguro que no me faltará respeto ni paciencia en la espera de sugerencias de Don Emilio, al que me siento unido, más que nada por las  ideas que plantea tan exquisitamente, y yo, las aprecio, tanto por que vienen de él, como por que no hay duda de que van encaminadas a acrecentar el acervo de la Humanidad.
     
    Un saludo cordial para todas las personas que nos leen.
     
     
     
     
     
     
     

    Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Suscribirse sin comentar