domingo, 26 de enero del 2020 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡Esos puntitos luminosos del cielo!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en Astronomía y Astrofísica    ~    Comentarios Comments (3)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Las estrellas, surgidas de enormes bolas de gas y polvo creadas por la Gravedad y convertidas en plasma luminoso que, desde su nacimiento, producen energía por la fusión nuclear del Hidrógeno para formar Helio. El termino, por tanto, no solo incluye estrellas como el Sol, que están en la actualidad quemando Hidrógeno, sino también protoestrellas, aún no lo suficientemente calientes como para que dicho combustión haya comenzado, y varios tipos de objetos evolucionados como las estrellas gigantes y supergigantes, que están quemando otros combustibles nucleares más complejos que el hidrógeno, o las enanas blancas y las estrellas nucleares, que están formadas por combustibles nuclear gastado.

Comtemplamos el comienzo del final de una estrella como nuestro Sol. Finalizado el consumo del combustible nuclear y, en la fase de Gigante roja, comienza a expulsar las capas exteriores al espacio para formar una Nebulosa Planetaria. Mientras, en el centro, la estrella se contrae hasta convertirse en una densa enana blanca que radia con violencia en el ultravioleta ionizando las partículas circundantes.

La masa máxima de una estrella es de unas 120 masas solares, por encima de la cual sería destruida por su propia radiación.La masa mínima está calculada en 0’80 masas solares; por debajo de ella, los objetos no serían lo suficientemente calientes en sus núcleos como para que comience la combustión del hidrógeno, y se convertirían en enanas marrones.Las luminosidades de estrellas varían desde alrededor de medio millón de veces la luminosidad del Sol para las más calientes hasta menos de una milésima de la del Sol para las enanas más débiles.Aunque las estrellas más prominentes visibles a simple vista son más luminosas que el Sol, la mayoría de las estrellas son en realidad más débiles que este y, por tanto, imperceptibles a simple vista.

Una estrella que tenga una masa cercana a las 100 masas solares está en peligro y le puede ocurrir como a la que, arriba en la imagen podemos ver, será destruida por su propia radiación y, ni la fuerza de Gravedad,  puede mantenerla estable.

Las estrellas brillan como resultado de la conversión de masa en energía por medio de reacciones nucleares, siendo los más importantes los que involucran al hidrógeno.Por cada kilogramo de hidrógeno quemado de esta manera, se convierte en energía aproximadamente siete gramos de masa (el 7‰). De acuerdo a la famosa ecuación E=mc2, los siete gramos equivalen a una energía de 6’3×1014 julios.Las reacciones nucleares no solo aportan el calor y la luz de las estrellas, sino que también producen elementos más pesados y complejos que el hidrógeno y el helio.

La energía presente en las estrellas es la que hace posible las distintas fases de la materia que, a partir del Hidrogeno se van convirtiendo, mediante el proceso de fusión nuclear, en elementos cada vez más complejos y pesados hasta conseguir completar la larga lista de elementos que en la Tierra conocemos.

Leer más