domingo, 15 de diciembre del 2019 Fecha
Ir a la página principal Ir al blog

IMPRESIÓN NO PERMITIDA - TEXTO SUJETO A DERECHOS DE AUTOR




¡Marte a la vista!

Autor por Emilio Silvera    ~    Archivo Clasificado en La Conquista del Espacio    ~    Comentarios Comments (2)

RSS de la entrada Comentarios Trackback Suscribirse por correo a los comentarios

Current view of the Mars Science Laboratory's position on the journey between Earth and Mars. Image is generated by NASA's Eyes on the Solar System 3-D interactive

 

El cuarto planeta a partir del Sol, el planeta rojo que tiene el nombre del dios de la guerra, siempre fue un gran misterio para nuestros antepasados cercanos que, dejaron volar su imaginación y “navegaron” por sus inmensos canales y soñaron con “marcianos” con todo tipo de morfologías.

Artist's concept depicts the moment that NASA's Curiosity rover touches down onto the Martian surface

Camino del planeta vecino, con seguridad y sin incidentes, viaja la Mars Science Laboratory (Curiosity) que, a dos meses de su llegada, prevista para Agosto próximo y con dos años de retraso sobre la fecha inicialmente planeada, podrá inciar sus labores principales de comprobar si alguna vez pudo haber vida en Marte, estudiar su clima, su geología, y recopilar datos para una futura exploración humana del planeta. Se trata del rover más grande de la historia de la NASA, cinco veces más pesado y con diez veces el peso en instrumentación científica de Spirit y Opportunity, sus predecesores en la superficie del planeta rojo.

Para ello lleva a bordo diez instrumentos científicos, que van desde cámaras a medidores que son capaces de determinar la composición de rocas y suelo hasta a siete metros de distancia del rover, pasando por otros que adquirirán muestras de la atmósfera y del suelo para su análisis. Estos instrumentos incluyen también una estación meteorológica diseñada por el Ministerio de Educación y Ciencia españoles con colaboración del Instituto Meteorológico Finlandés.

El REMS (ya expliqué aquí ampliamente sobre este ingenio), que es como se llama este instrumento, medirá la presión atmosférica, la humedad, la velocidad y dirección del viento, la temperatura del aire y del suelo, y los niveles de radiación ultravioleta. No es, además, la única colaboración internacional en esta misión, pues también Francia, Canadá, Alemania, y Rusia han participado en el diseño de algunos otros de los instrumentos de a bordo.

See Explanation.  Clicking on the picture will download<br />
the highest resolution version available.

 

Este será el destino elegido por la misión, el Cráter Gales de Marte. Después de un viaje de ocho meses hacia aquel planeta, Curiosity se posará a los pies de una montaña de 4,8 kilómetros de altura, una montaña en medio de un cráter de impacto. ¿El impacto no debería de haberlo aplastado y dejado plano? Algunos científicos piensan que el cráter de 155 kilómetros  de ancho se llenó con sedimentos a lo largo del tiempo y los vientos implacables de Marte tallaron una montaña en el centro, donde ahora se erige casi tres veces más alta que la profundidad del Gran Cañon. Debido a su historia, esta montaña extrañamente esculpida es el lugar ideal para que Curiosity lleve a cabo su misión de exploración hacia el pasado del Planeta Rojo.

Debido a su historia, esta montaña extrañamente esculpida es el lugar ideal para que Curiosity lleve a cabo su misión de exploración hacia el pasado del Planeta Rojo. Joy Crisp, quien es científico adjunto del proyecto MSL del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, explica: “Ésta podría ser una de las secciones de rocas sedimentarias expuestas en capas más gruesas en el sistema solar. El registro de roca preservado en estas capas contiene historias que datan de miles de millones de años; historias acerca de si Marte podría haber sido habitable, cuándo y por cuánto tiempo”.

File:Mars-Schiaparelli.jpg

Hoy día el planeta Marte está inundado por la radiación y hace que la vida en su superficie (al menos eso creo) sea imposible. Sin embargo, no sabemos lo que podremos encontrar en lugares que, preservados de la radiación exterior (en el subsuelo), pueda existir. Si en efecto. la vida se puso en marcha en la superficie del planeta Marte hace 3.800 millones de años, según todos los indicios, se habría enfrentado a una desesperada carrera contra el tiempo. Apenas había terminado el bombardeo esterilizante cuando el clima allí empezó a deteriorarse. A medida que la temperatura descendía  y el agua se congelaba, los habitats apropiados habrían sido cada vez más escasos. en tan sólo algunos cientos de millones de años, cualquier organismo remanente se habría retirado, con toda probabilidad arefugios especiales, tales como lagos desolados protegidos por cubiertas de hielo, o lugares profundos horadados por la actividad volcánica del planeta en el subsuelo.

Pero conozcamos algo mejor lo que hay en aquel planeta. Arriba contemplamos una vista de la montaña marciana del Monte Olimpo que se eleva 27 kilómetros sobre el macizo Tharsis y tiene 550 kilómetros de diámetro. Es la montaña más grande de su tipo en todo el Sistema solar, equivalente a amontonar siete montes Everets de la Tierra. La importancia del Monte Olimpo no está en su tamaño, sin embargo, sino en el hecho de que es un volcan. Donde se dan juntos volcanes y agua, pueden aparecer fuentes calientes: sistemas hidrotermales como los que conocemos aquí en la Tierra que muy probablemente fueron un hogar para aquellos primeros organismos vivos. ¿Habrá florecido también la vida microbiana en Marte hace 3.800 millones de años, quizá en alguna fuente burbujeante en las pendientes del Monte Olimpo, o en las profundidades de rocas porosas por debajo de un mar marciano hace mucho tiempo desaparecido? Y, si fue así, ¿seguirán aún allí escondidos en habitats ignotos lejos de la temible superficie?

Conforme a los datos que tenemos del pasado volcánico de Marte, ¿quién sabe qué maravillas podríamso encontrar en sus entrañas? Estamos enviando costosos ingenios con la esperanza de que nos diga si alguna vez, o, también ahora, hubo o hay vida en aquel planeta. Sin embargo, es difícil que podamos conseguir resultados positivos tal y como queremos hacerlo. ¿Sabremos elegir el lugar adecuado? Y, si en verdad hay vida microbiana o de cualquier otro tipo en aquel planeta, ¿Estará en la superficie, o, por el contrario habría que buscarla en las profundidades de Marte?

Hace cuatro mil millones de años, Marte aún resplandecía con el calor de su formación. La radiactividad calentaba la corteza. Los impactos cósmicos fundían la superficie. A medida que el planeta luchaba para deshacerse de este calor primordial, escupía lava de los inmensos volcanes a una escala masiva, creando inmensas llanuras de roca fundida similares a los mares de la Luna. A medida que su corteza se enfriaba lentamente, el vulcanismo declinaba continuamente; para la época en que cesó el bombardeo iontenso, estaba básicamente confinado a tres regiones principales: Tharsis, Elisium y Hellas. Si hay volcanes vivos hoy en Marte, no están manifestando ningún signo de actividad. Sin embargo ha habido erupciones a lo largo de toda su historia: Por ejemplo, alrededor del Monte Olimpo dentro de los últimos mil quinientos millones de años, y cerca de Alba Patera en épocas tan recientes como hace quinientos millones de años. Parece razonable pensar que pueden seguir existiendo algunos puntos calientes probabablemente en el subsuelo profundo que incluso, podrían mantener activas algunas fuentes termales que, como sabemos, son precursoras de vida.

Los especialistas de la NASA han estado estudiando de manera profunda los lugares en los que podían encontrarse los puntos en la superficie del planeta en los que, en el pasado, pudo existir actividad hidrotermal y, la ladera del volcan Hadriaca Pladera parece un buen lugar. Allí existen muchos valles fluviales enmarañados que fluyen desde el borde de la antigua caldera, cruzados por un canal espectacular que emerge abruptamente a mitad de pendiente.

http://www.xtec.cat/~aparra1/astronom/mars/marsv.jpg

Otro volcan, Apollinaris Patera (arriba), domina una región de aspecto singularmente brillante cerca del borde de la caldera, que podría ser un depósito mineral de fuente caliente. Un volcan similar en el área llena de cráteres conocida como tierra Cimmeria ha erosionado fuertemente las pendientes y está situado en el comienzo de un enorme curso de agua. Muchos valles fluviales en Marte se dan en terreno caótico, done hay grandes bloques de roca en masas revueltas. Se cree que esta topografía se formó cuando la roca fundida se introdujo en el hielo del suelo. Cuando el hielo se fundió, el agua fluyó haciendo haciendo que la tierra colapsara de una forma azarosa. Tales áreas serían buenos lugares para que se pudieran encontrar sistemas hidrotermales poco profundos.

Imágenes de Curiosity camino a Marte

Ahí va Curiosity, temeraria y en la soledad del espacio interestelar, pero, sin embargo decidida a desvelar los misterios que esconde el planeta Marte.  Misiones como esta son las únicas posibles que podemos intentar para desplazarnos a esas distancias, y, aunque lo ideal sería una misión tripulada, ésta que lejos de nuestros actuales posibilidades, toda vez que, nuestra tecnología no es lo suficientemente avanzada para garantixar la integridad de tripulantes humanos que, dicho sea de paso, serían los que, realmente, podrían encontrar la Vida en aquel planeta al poder tener acceso a otras dinámicas distintas a las que las máquinas puedan tener por muy sofisticadas que nos puedan parecer, nunca podrán reemplazar el ingenio y la repentización ante problemas inesperados que pueden resolver los seres humanos.

En las suaves laderas alrededor de la montaña, Curiosity buscará moléculas orgánicas, los componentes químicos fundamentales de la vida. El Orbitador de Reconocimiento de Marte ha encontrado una intrigante marca de arcilla cerca de la parte inferior de la montaña y sulfatos minerales un poco más arriba. Ambos minerales se forman en presencia de agua, lo cual incrementa la posibilidad de existencia de ambientes propicios para la vida. En ese lugar se pueden encontrar todos los tipos de minerales acuosos que han sido detectadfos hasta la fecha en Marte

La arcilla se deposita lentamente en el agua y forma pequeñas plaquetas que se colocan alrededor de las cosas, endureciéndose con el tiempo y envolviéndolas como un “molde”. La arcilla podría sellar los componentes orgánicos del ambiente exterior así como ésta preservó los huesos de dinosaurios aquí en la Tierra. Se cree que, si los compuestos orgánicos existieron alguna vez en marte, podrían estar preservados en la arcilla de de las laderas del Cráter Gale.

http://algoestacambiando.files.wordpress.com/2010/03/marte_pinos.jpg

Sí, sería una temeridad descartar al planeta Marte como un posible refugio para la vida actual. Los volcanes en erupcion y las chimeneas vomitantes podrían ser algo básicamente algo del pasado, pero un calnetamiento geotérmico sustancias podría seguir teniendo lugar en el subsuelo profundo. Aunque el permofrost se extiende hasta varios kilómetros de profundidad, bajo él podría habeer grandes cantidades de agua líquida, y probablemente salada. Sabemos que la biosfera de la Tierra penetra a gran profundidad dentro de la corteza. Si hay organismos que pueden morar tranquilamente en la zona subsuperficial, también podrían hacerlo en Marte. Y, aunque en Marte no existan las ricas chimeas oceánicas de la Tierra, sí que es posible que, los organismos vivos de allí, se pudieran haber adaptado a las condiciones espartanas allí reinantes en las que, sistemas ecológicos bacterianos, de hongos o líquenes y hasta susanos, pudieran estar adaptados y ricamente instalados. Todos conocemos de las inhóspitas condiciones en que bacterias y arqueas pueden vivir en lugares de la Tierra en los que, normalmente, para nosotros resultan un infierno. Así que, las condiciones que puedan existir bajo el permafrost marciano, podrían ser, para esta clase de seres benigna.

Gale se ubica en Elysium Planitia, la segunda región volcánica más grande en Marte. Está aproximadamente 4,5 grados al sur del ecuador marciano. El cráter es muy grande y tiene una amplia cantidad de características geológicas interesantes. Tiene una posición de baja elevación sobre la superficie marciana, lo que significa que si en el pasado hubo agua en la superficie de Marte, es posible que corriera cuesta abajo por el cráter Gale. El cráter muestra una formación llamada abanico aluvial  que probablemente se formó con sedimentos transportados por el agua.

        Lo cierto es que, algunas de estas instantáneas del lugar, son muy sugerentes de lo que allí se pueda encontrar.

En el medio del cráter hay una gran montaña que contiene varias capas de sedimentos con diferentes minerales que se formaron durante diferentes periodos de la historia de Marte, pudiendo revelar pistas acerca de cómo fue Marte en el pasado. Las capas en la base de la montaña contienen arcillas y sulfatos, ambos conocidos por formarse en presencia de agua. El lugar, según los expertos, aunque nos ofrece un paisaje visualmente dramático, también reune características que se traducen en un real y gran potencial para hacer inportantes hallazgos científicos.

                                           Imágenes muy sugerentes, ¿qué pueden encerrar?

El planeta Marte y la posible existencia de vida allí, tanto en el pasado conmo en la actualidad, siempre ha despertado mi curiosidad y, he tratado de documentarme al respecto teniendo un buen arsenal de datos y resultados de estudios e investigaciones que sobre el planeta se han realizado, así como todos los resultados de las misiones que allí se han enviado. Creo firmemente que, en aquel planeta, está presente la vida en aquellos lugares que les son permitidos lejos de la superficie, Y, lo que un día podamos allí encontrar, serán “seres” microscópicos y, posiblemente, algunos hongos, líquenes y, posiblemente gusanos del barro entre otros similares que, son las únicas formas de vida que se pudieran permitir en aquellas condiciones (sobre todo) subterráneas con más benignas temperaturas y el agua corriente circulando.

Auqnue creo que la vida, como tal, sólo la encontraremos nosotros cuando vayamos al planeta. Estos ingenios sí podrían encontrar vestigios de la vida pasada. Sus caracterísiticas no son las más idóneas para poder introducirse en profundas galerias a gran profundidad que, serán los lugares donde la vida se pudo refugiar.

Olvidaos de encontrar marcianitas como la de arriba, ¡ya quisieran algunos! Y pensar que nuestra Galaxia está llena de mundos en los que prolifera la vida y no podemos tener acceso a poder contactar con ella. ¿Cómo serán? ¿Que civilizaciones habrán creado? ¿Qué grado de inteligencia habrán podido alcanzar? ¿Qué sabrán de Astronomía, de Física o de Matemáticas? ¿serán parecidos a nosotros?

Una puesta de Sol en Marte

 

La manera más fácil de hacer un planeta más caliente es utilizando el efecto invernadero. Los gases invernadero tales como el dióxido de carbono actúan como un parasol, atrapando el calor del Sol cerca de la superficie del planeta. Hoy la atmósfera marciana es demasiado delgada para producir mucho calentamiento por efecto invernadero, pero ciertamente habría sido mucho más espesa durante los primeros mil millones de años. Como sucede con la Tierra, Marte adquirió una densa atmósfera inicial tanto por la degasificación del planeta como por el aporte de sustancias volátiles por parte de cometas, asteroides y planetesimales helados. Un CO2 abundante habría elevado la temperatura de modo espectacular. Claro que algún día, lejos en el futuro, podremos  terraformar Marte para hacerlo habitable por los humanos. Lo creo firmemente.

Lejos quedan ya los grandes Canales de Marte de Schiaparelli, un científico reputado, dieron mucho que hablar y estuvieron bastante tiempo en las primeras planas de todo el mundo. Consecuencia de todo aquello fue el movimiento social que, en torno a aquel planeta se gestó y que ha llegado hasta nuestros días. Marte, siempre misterioso y queriendo decirnos alguna cosa que aún, no hemos podido oir. Percival Lowel, un rico terrateniente, se construyó un inmenso telescopio para observar los canales.

Una vez que acabó el bombardeo, el dióxido de carbono de Marte siguió fugándose, por varias causas. Parte de él escapó al espacio, parte se disolvió en el agua o quedó absorbido en el regolito, y una gran cantidad puede haber quedado incorporada en carbonatos u otros minerales en las rocas. Sin algún proceso compensatorio, el CO2 hubiera sido engullido en muy poco tiempo. Probablemente, el calentamiento geotérmico invirtió algunos de estos procesos y devolvió parte del CO2 a la atmósfera.

 

Marte tuvo un período de calentamiento que permitió la presencia de agua líquida, como se deduce de las miles de imágenes tomadas por los distintos ingenios enviados por la NASA. Durante unos cientos de millones de años puede haber habido una presión  atmosférica moderadamente alta y un calentamiento asociado por efecto invernadero. Finalmente, sin embargo, el calor geotérmico desapareció, el reciclaje del CO2 flaqueó, y la presión atmosférica cayó en picado, produciendo el desierto liofilizado que vemos hoy en Marte.

 

Monte Olimpo, considerado el Volcan más grande del Sistema Solar.

 

Otro mecanismo comodín concierne al movimiento del planeta. Marte tiene una órbita bastante excéntrica, y ninguna luna que pueda estabilizar su eje de giro. Habría habido veces en que condiciones favorables de los movimientos de rotación y orbital condujeran a un calentamiento solar considerablemente aumentado. En ocasiones, el eje de rotación podría haberse inclinado mucho, de modo que los polos recibieran más luz del Sol que las regiones ecuatoriales. Esto hubiera fundido los casquetes polares y producido un efecto invernadero en aumento. En el balance global, episodios repetidos de inundación, formación de océanos y glaciación, seguidos por largos períodos de inactividad, parecen más probables que el simple enfriamiento ininterrumpido.

 

 

¿Dónde reside la fuente del Metano detectado en Marte? ¿Es de origen biológico?

 

Respecto a la posibilidad de vida, el hecho de que Marte  estuviese caliente y húmedo hace entre 3.800 y 3.500 millones de años es altamente significativo, pues significa que Marte se parecería a la Tierra en una época en que la vida existía aquí. Esto ha llevado a algunos científicos a concluir que Marte habría sido también en esa época un lugar apropiado para la vida. Por sí misma, sin embargo, la presencia de agua líquida es sólo una parte de la historia. Lo que hace que las perspectivas de vida parezcan tan buenas es que Marte no sólo tiene agua líquida, sino también volcanes.

Bueno, después de este pequeño recorrido por el planeta, mejor será que nos quedemos a la espera de que, Curiosity pueda llegar sin novedad a aquel planeta y, una vez se asiente en la superficie, comience su misión y, sin demora, empiece a enviar los resultados obtenidos de sus distintas actividades que, al menos a mí, me interesa más aquella que está centrada en la existencia de materia orgánica.

¡Ya veremos que pasa!

emilio silvera

 

  1. 1
    josé
    el 10 de junio del 2012 a las 4:49

    excelente entrada ,según mi opinión un mejor sitio para el amartizaje de Curiosity era el delta Eberswalde pero el cráter Gale tambien es un buen sitio con respecto al metano de Marte pienso que es la mejor prueba de la existencia de vida en la actualidad sobre este planeta ya que aparentemente presenta un ciclo cicardiano que varía con las estaciones esperemos que todo vaya bien en el amartizaje de Curiosity el cual es muy dificil ya que se probarán nuevas tecnologías.

    Responder
    • 1.1
      emilio silvera
      el 10 de junio del 2012 a las 5:16

      Hola, José:
      Efectivamente es como dices y, no pocos de los responsables, llevan ya mucho tiempo encomendándose a la providencia para que no les juegue una mala pasada. Esperémos que todo vaya bien en favor de la ciencia y del conocimiento que necesitamos tener de los objetos que nos rodean en el Sistema solar, y, Marte, amigo, es uno de los muchos retos que tenemos que aceptar y vencer.
      Un saludo cordial.

      Responder

Deja un comentario



Comentario:

XHTML

Subscribe without commenting